Po­lí­ti­ca EX­TE­RIOR

JO­SÉ GAN­DÍA-BLAS­CO, CON SU LLE­GA­DA AL NE­GO­CIO FA­MI­LIAR DE MAN­TAS,LO AGI­TÓ TO­DO Y LO ACER­CÓ AL OUT­DOOR. ES­TE AÑO LA FIR­MA CUM­PLE 75 AÑOS PE­RO CA­DA DÍA ES­TÁ ME­JOR.

AD (Spain) - - Bus­ca­dor - Por to­ni to­rre­ci­llas

N o hay fa­mi­lia que se li­bre de los cho­ques por el cam­bio ge­ne­ra­cio­nal, tam­po­co la su­ya. “No es que no me gus­ta­ran las man­tas con pa­vos reales que pro­du­cía la fá­bri­ca de mi pa­dre, es que me ho­rro­ri­za­ban”, nos con­fies­ta di­ver­ti­do Jo­sé Gan­día-blas­co, el em­pre­sa­rio y di­se­ña­dor que hi­zo de la mar­ca que lle­va su ape­lli­do lo que hoy co­no­ce­mos: una de nues­tras po­ten­cias de mo­bi­lia­rio ex­te­rior. “En 1985, tras de­di­car ocho años a es­tu­diar De­re­cho, que tam­po­co me gus­ta­ba, me im­pli­qué en el ne­go­cio. Sa­bía que po­día­mos lle­gar le­jos, aun­que en ese mo­men­to es­tu­vié­se­mos ca­si en la rui­na, pe­ro sin deu­das, lo que nos sal­vó”, re­cuer­da so­bre su lle­ga­da. En ese mo­men­to tu­vo que en­fren­tar­se a su tío y al res­to de fa­mi­lia­res pa­ra con­du­cir el ne­go­cio por una vía dis­tin­ta a la­mar­ca­da en 1941 por don Jo­sé, su pa­dre, cuan­do fun­dó la em­pre­sa pa­ra fa­bri­car tex­til de ho­gar. “Aun­que tí­mi­da­men­te, fue él el úni­co que me apo­yó. No ce­dí. Así pre­sen­ta­mos en 1989 una co­lec­ción de al­fom­bras re­ver­si­bles en co­la­bo­ra­ción con el es­tu­dio La Na­ve, que tu­vie­ron un >

gran éxi­to y sa­nea­ron las fi­nan­zas”. Con ella apa­re­cía su ac­tual lo­go, el ga­to, di­se­ña­do por­ma­ri­sa Ga­llén y San­dra Fi­gue­ro­la. “Nun­ca me ha­bían in­tere­sa­do los fe­li­nos, pe­ro la idea de uno acos­ta­do tan a gus­to so­bre una al­fom­bra me en­can­tó”. Hoy es el se­llo por el que le re­co­no­cen en el ex­tran­je­ro. “Es más fá­cil pa­ra ellos fi­char­nos por la mas­co­ta que pro­nun­ciar nues­tro nom­bre”, ex­pli­ca. Des­de en­ton­ces no tu­vo que vol­ver a jus­ti­fi­car an­te na­die que él es­ta­ba en lo cier­to. Los nú­me­ros lo ex­pli­ca­ban me­jor. Ya, con me­nos obs­tácu­los, lo vol­vió a ha­cer, lle­ga­ba una nue­va re­vo­lu­ción, pe­ro es­ta vez por ca­sua­li­dad. En 1996 fi­na­li­za­ba su ca­sa de Ibi­za, Na Xe­me­na. “Al de­co­rar­la sur­gió un in­con­ve­nien­te, no exis­tía mo­bi­lia­rio de ex­te­rior que en­ca­ja­ra con sus lí­neas de­pu­ra­das y, por su­pues­to, no que­ría me­ter un clá­si­co so­fá de mim­bre. Así ideé unas pie­zas ex­pre­sa­men­te pa­ra ella, con las que que­dé tan sa­tis­fe­cho que de­ci­dí co­mer­cia­li­zar­las”. Des­de ese año has­ta 1999 las lle­vó a su stand de al­fom­bras en la Fe­ria de Va­len­cia. “Aun­que la gen­te re­pa­ra­ba en la co­lec­ción, pa­ra la que to­dos eran ha­la­gos, no ven­di­mos nin­gu­na. Pe­ro te­nía cla­ro que al fi­nal triun­fa­rían”. Hoy el 80% de la fac­tu­ra­ción de Gan­día Blas­co se de­be al mo­bi­lia­rio out­door y aque­lla pri­me­ra lí­nea, bau­ti­za­da co­mo su ca­sa ibi­cen­ca, se ha con­ver­ti­do en uno de sus bes­tse­llers. (con­ti­núa en pág. fi­na­les)

Sis­te­ma Cris­tal Box, de Jo­se A. Gan­día-blas­co. Aba­jo, me­ce­do­ra Do­ze­quin­ze de Fran­ces­co Si­llit­ti, al­fom­bra bor­da­da a mano Si­laï de Char­lot­te Lan­ce­lot pa­ra Gan y tum­bo­na Na Xe­me­na, de Gan­día Blas­co. Arri­ba dcha., fá­bri­ca de la fir­ma en On­tin­yent.

Al­fom­bra Ca­ne­vas de Char­lot­te Lan­ce­lot y Ruff Pouf de Ro­me­ro Va­lle­jo, am­bos pa­ra Gan, su fir­ma de al­fom­bras. Al la­do, so­fá Jian de Ne­ri & Hu.

En el sa­lón de su ca­sa de On­tin­yent, a la iz­da., Ale­jan­dra y Ál­va­ro, hi­jos de Jo­sé (de­lan­te) y don Jo­sé, su pa­dre. En la es­ca­le­ra tres de sus di­se­ña­do­res. Des­de arri­ba, Bor­ja Gar­cía, Ma­rio Ruiz y San­dra Fi­gue­ro­la. A la dcha., vis­tas des­de Na Xa­me­na, su ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.