HA­CE UNA DÉ­CA­DA QUE ES­TA PA­RE­JA LLE­GÓ A MA­RRA­KECH DES­DE CA­LI­FOR­NIA, PE­RO TAN SO­LO UNOS ME­SES

QUE LLE­NA­RON DE CO­LOR ES­TA CA­SA DE GUE­LIZ, EL BA­RRIO DE MO­DA EN­TRE LOS

AD (Spain) - - Pre­mio Mas­si­mo Dut­ti -

la per­so­na­li­dad mar­ca­da, al igual que en es­ta, por las geo­me­trías y el co­lor de su pro­pia fir­ma de bal­do­sas hi­dráu­li­cas, Pop­ham De­sign. Sa­muel y Caitlin Do­we-san­des la fun­da­ron al po­co tiem­po de ate­rri­zar en el país. Caitlin era re­la­cio­nes pú­bli­cas pa­ra em­pre­sas de ar­qui­tec­tu­ra y Sa­muel, pro­duc­tor de ci­ne y es­cri­tor. De­ci­die­ron to­mar­se un año sa­bá­ti­co y via­jar, pe­ro el país me­di­te­rrá­neo les atra­pó. Con la obra de su pri­me­ra vi­vien­da des­cu­brie­ron lo fá­cil que re­sul­ta­ba con­se­guir ar­te­sa­nos que desa­rro­lla­ran sus pro­pios di­se­ños. Así na­ció su em­pre­sa. Aban­do­na­ron las es­tre­chas ca­lles del cas­co vie­jo de su pri­mer pi­so cuan­do lle­gó su hi­ja Geor­gi­na, a la que lla­man Gi­gi. “Nos atra­jo lo fá­cil que re­sul­ta­ba vi­vir en Gue­liz –ex­pli­ca Caitlin–. La es­cue­la de la ni­ña, los res­tau­ran­tes y las tien­das es­tán ame­nos de cin­co­mi­nu­tos”. Su pri­me­ra pa­ra­da en es­te dis­tri­to fue en un bun­ga­low que pron­to se les que­dó pe­que­ño. Así ter­mi­na­ron en es­te uni­fa­mi­liar jun­to al­mer­ca­do de las Flo­res. “A pe­sar de que el edi­fi­cio ne­ce­si­ta­ba bas­tan­te tra­ba­jo, el es­que­le­to, con te­chos al­tos y una es­pa­cio­sa es­ca­le­ra, apun­ta­ba ma­ne­ras”, con­ti­núa. En la plan­ta de aba­jo am­plia­ron al­gu­nas ven­ta­nas y de­mo­lie­ron va­rias pa­re­des pa­ra lo­grar es­pa­cios más diá­fa­nos. Arri­ba, con­vir­tie­ron dos pe­que­ñas ha­bi­ta­cio­nes en un so­lo dor­mi­to­rio con chi­me­nea y ar­ma­rios a me­di­da. Al prin­ci­pio si­tua­ron en es­te mis­mo ni­vel la ofi­ci­na, que pos­te­rior­men­te ha si­do con­ver­ti­da en cuar­to de in­vi­ta­dos con ba­ño en sui­te. Las bal­do­sas de Pop­ham son las pro­ta­go­nis­tas in­dis­cu­ti­bles. “En ellas he­mos plas­ma­do nues­tra ob­se­sión por los azu­les de Mai­ne y por los ro­jos y ama­ri­llos del de­sier­to. In­cor­po­ra­mos al­gu­nos gri­ses que re­cuer­dan la in­fluen­cia de los fran­ce­ses, fun­da­do­res de es­ta zo­na de la ciu­dad en los años 20. Las rá­fa­gas aza­frán y tur­que­sa son un ho­me­na­je a nues­tro ori­gen”, cuen­ta Caitlin. El mo­bi­lia­rio es un ba­ti­bu­rri­llo de an­ti­güe­da­des de me­dia­dos de si­glo y pie­zas ac­tua­les que han com­pra­do en zo­cos y cha­ma­ri­le­ros de­ma­rra­kech y en via­jes por to­da Eu­ro­pa, es­pe­cial­men­te en Pa­rís. Allí en­cuen­tran mu­chas de las jo­yas que ven­den en su tien­da, en el cen­tro de la ciu­dad. “No nos gus­ta cir­cuns­cri­bir­nos a un pe­rio­do con­cre­to, nos en­can­ta la mez­cla de di­fe­ren­tes épo­cas y es­ti­los”, di­ce Sa­muel. En el ex­te­rior, aña­die­ron la pis­ci­na y una ca­ba­ña se­cre­ta pa­ra la pe­que­ña. “Ella tie­ne su pro­pio bal­cón y has­ta un co­lum­pio, ¿qué­más pue­de pe­dir una ni­ña de cin­co años?”, di­ce Sa­muel. Ellos, tam­po­co.

n

EL BA­ÑO DE LA PLAN­TA BA­JA CON DE­MI HEX LONG DE POP­HAM DE­SIGN, LÁM­PA­RA DE MUU­TO, ES­PE­JO DE MER­CA­DI­LLO Y UR­NA, EN MUS­TAP­HA BLAOUI. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: EL BA­ÑO DE IN­VI­TA­DOS, CON HI­DRÁU­LI­COS AN­DO DE POP­HAM DE­SIGN, SE ABRE AL JAR­DÍN GRA­CIAS A UNOS CE­RRA­MIEN­TOS

(ver car­net de di­rec­cio­nes)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.