“PA­RA­MU­CHOS, LAAR­QUI­TEC­TU­RA ES EL MAR­CO Y EL LIEN­ZO. MO­BI­LIA­RIO, EL PA­RA MÍ ES AL CON­TRA­RIO”. J.-F. DE­CLERCQ

AD (Spain) - - Pre­mio Mas­si­mo Dut­ti -

ivir en una obra cum­bre de la ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na. Es el pri­vi­le­gio de Jean- Fra­nçois De­clercq, em­pre­sa­rio y mar­chan­te bel­ga de 43 años. En con­cre­to, en la ca­sa- ate­lier del es­cul­tor ex­pre­sio­nis­ta Os­car Jes­pers en Bru­se­las, quien, des­pués de no en­ten­der­se con Le Cor­bu­sier, le con­fió el pro­yec­to a su ami­go el ar­qui­tec­to Vic­tor Bour­geo­is, un ex­po­nen­te del Mo­vi­mien­to Mo­derno en el país. De hor­mi­gón ar­ma­do, una téc­ni­ca ex­pe­ri­men­tal en­ton­ces (co­rrían los años 20), blan­co en­te­ro, li­so y des­po­ja­do, con la fa­cha­da cur­va, gran­des ven­ta­nas a lo lar­go y los te­chos pla­nos, el edi­fi­cio, avan­za­dí­si­mo pa­ra la épo­ca, des­ta­ca del res­to de cons­truc­cio­nes del ba­rrio re­si­den­cial très bour­geo­is de­wo­lu­we-st-lam­bert. En él, la geo­me­tría rem­pla­za a la or­na­men­ta­ción, la com­po­si­ción es ar­mó­ni­ca y los vo­lú­me­nes re­sal­tan sim­ples, ro­bus­tos y pu­ros. Bour­geo­is pen­só el es­pa­cio pa­ra que Jes­pers pu­die­ra crear en la plan­ta ba­ja y ha­cer su vi­da en la de arri­ba. Son 500m2 con va­rios ni­ve­les y mu­chí­si­mas es­tan­cias, pe­ro co­mu­ni­ca­das vi­sual­men­te. El es­cul­tor vi­vió en ellos des­de 1928 has­ta su muer­te, en 1970. “Max Ernst, Ma­grit­te, Paul Klee, Mon­drian... To­dos se pa­sea­ban por aquí, fue un lu­gar de reunión de la van­guar­dia –co­mien­za el due­ño–. Des­pués se con­vir­tió en un la­bo­ra­to­rio de fo­tos. Ti­ra­ron una par­te de la bi­blio­te­ca, hi­cie­ron mez­za­ni­nes y los áci­dos des­tru­ye­ron los sue­los: una ca­tás­tro­fe”. A prin­ci­pio de los 2000 el hi­jo de Os­car la re­cu­pe­ró, la res­tau­ró lo más fiel­men­te po­si­ble y la hi­zo más ac­ce­si­ble pa­ra ser ha­bi­ta­da. Jean-fra­nçois la com­pró ha­ce dos años, ha man­te­ni­do más o me­nos las fun­cio­nes ori­gi­na­les y so­lo ha aña­di­do los to­ques de co­lor en las pa­re­des en la pa­le­ta de Le Cor­bu­sier. “Pa­ra mu­chos de­co­ra­do­res, la ar­qui­tec­tu­ra es el mar­co y el mo­bi­lia­rio, el lien­zo; pa­ra mí es al con­tra­rio. En lu­gar de aña­dir, ca­da vez qui­to más mue­bles por­que me he da­do cuen­ta de que cuan­tos me­nos hay, más bo­ni­ta es­tá la ca­sa”, de­cla­ra. Des­de bien pe­que­ño se in­tere­só por el ar­te y el di­se­ño. Con 8 años se com­pró un li­bro so­bre El Bos­co y con 16, dos lám­pa­ras Ara de Phi­lip­pe Starck pa­ra Flos. “En los 90 em­pe­cé a co­lec­cio­nar: pa­sé del plás­ti­co al de­sign ame­ri­cano de los 50, al es­can­di­na­vo y al bel­ga. Lle­gué a te­ner 150 si­llas de Ja­cob­sen, acu­mu­lé tan­to que no me ca­bía na­da más... Era un po­co en­fer­mi­zo y, ade­más, al­go iló­gi­co por­que los guar­da­ba en tras­te­ros sin dis­fru­tar­los, así que hi­ce bo­rrón y cuen­ta nue­va. Co­men­cé a com­prar so­lo lo que po­día usar, abrí una pe­que­ña ga­le­ría que du­ró cin­co años y me hi­ce mar­chan­te. Hoy so­lo tra­ba­jo por en­car­go, con clien­tes so­bre to­do en EEUU y Co­rea”, pro­si­gue. Ha­ce unos años des­cu­brió a Jean Prou­vé y fue amor a pri­me­ra vis­ta: “Me atraen las pie­zas de ar­qui­tec­tos con for­mas sim­ples y ma­te­ria­les no es­pe­cial­men­te no­bles, pe­ro só­li­das, in­te­li­gen­tes y bien di­se­ña­das, en cu­ya uti­li­dad ra­di­ca su be­lle­za (to­das ellas son siem­pre ori­gi­na­les, ja­más edi­cio­nes mo­der­nas). Pe­ro me in­tere­sa tam­bién la crea­ción con­tem­po­rá­nea: Ben Storms y Ge­rard Kuij­pers, por ejem­plo”. De he­cho, des­de sep­tiem­bre pa­sa­do lle­va a ca­bo un pro­yec­to, el Ate­lier Jas­pers, que con­sis­te en or­ga­ni­zar ex­po­si­cio­nes de au­to­res, no pa­ra ven­der sino pa­ra en­se­ñar y de­ba­tir. La pró­xi­ma se­rá so­bre los 20 años de la edi­to­ra Do­meau& Pé­rès a fi­na­les de es­te mes, du­ran­te la fe­ria Art Brus­sels. “Así, ade­más, re­cu­pe­ro la fun­ción ori­gi­nal de la ca­sa 45 años des­pués: mos­trar ar­te”, re­ma­ta.

n

EN EL DOR­MI­TO­RIO, BU­TA­CA AN­TONY DE PROU­VÉ, ME­SI­TA DE DO­NALD JUDD Y AL­FOM­BRA BOU­CHE­ROUI­TE. EN LA PA­RED, APLI­QUE ITA­LIANO DE LOS 70 DE NEW LAMP Y, EN PRI­MER PLANO, ES­CUL­TU­RA RO­JA DE AGOS­TINO BO­NA­LU­MI. EN LA VEN­TA­NA, ES­TAN­TE PA­RA LI­BROS DE BRUNO MATHS­SON Y T

(ver car­net de di­rec­cio­nes)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.