Ma­ti­zar so­lem­ni­dad ori­gi­nal En­ric Sag­nier qui­tar­le pro­ta­go­nis­mo”.

AD (Spain) - - Pre­mio Mas­si­mo Dut­ti -

n el Ei­xam­ple de Bar­ce­lo­na, en un es­pec­ta­cu­lar edi­fi­cio del si­glo XIX cons­trui­do por En­ric Sag­nier, una pa­re­ja y sus dos hi­jos en­con­tra­ron el lu­gar per­fec­to pa­ra vi­vir. En cuan­to en­tra­ron les con­ven­cie­ron las ven­ta­nas con mol­du­ras de ma­de­ra de la épo­ca, las bi­sa­gras de la­tón an­ti­guas, los­mar­cos ori­gi­na­les de las puer­tas y los pla­fo­nes de es­ca­yo­la en el te­cho. Pe­ro por en­ci­ma de to­do se enamo­ra­ron de los sue­los hi­dráu­li­cos de co­lo­res, tan tí­pi­cos de la ciu­dad. “Bus­cá­ba­mos un apar­ta­men­to que es­tu­vie­se co­nec­ta­do con el Mo­der­nis­mo ca­ta­lán y nos que­da­mos im­pre­sio­na­dos por la be­lle­za de es­te”, cuen­ta la due­ña. La fa­mi­lia com­pró la ca­sa na­da más ver­la y en­car­gó al es­tu­dio Vi­la­blanch, co­no­ci­do por la de­li­ca­de­za con la que en­ca­ran la reha­bi­li­ta­ción de pi­sos pro­te­gi­dos, su re­for­ma. Ag­nès Blanch, una de las so­cias, ase­gu­ra que el pun­to de arran­que fue­ron las bal­do­sas. “Par­ti­mos de ellas pa­ra con­ce­bir el res­to de los ele­men­tos e in­ten­ta­mos con­ser­var la fun­ción ori­gi­nal de ca­da ha­bi­ta­ción pa­ra no da­ñar­las”, di­ce. Agran­da­ron los dor­mi­to­rios, ba­ja­ron al­gu­nos de los te­chos pa­ra es­con­der la ins­ta­la­ción eléc­tri­ca y con­vir­tie­ron la sa­la de plan­cha, la­va­do­ra y al­ma­cén en cua­tro ba­ños, uno pa­ra ca­da cuar­to. Las es­tan­cias, que for­man un rec­tán­gu­lo per­fec­to, es­tán co­nec­ta­das a tra­vés de un ves­tí­bu­lo, y la bi­blio­te­ca y el sa­lón, los dos es­pa­cios más im­pre­sio­nan­tes, es­tán ge­ne­ro­sa­men­te de­co­ra­dos con es­tu­co y se si­túan en los dos ex­tre­mos opues­tos, uno mi­ran­do al pa­tio y el otro, a la ca­lle. A pe­sar de que la gran sa­la de es­tar es­tá flan­quea­da por dos im­pac­tan­tes co­lum­nas sa­lo­mó­ni­cas blan­cas, el co­ra­zón de la ca­sa no es­tá aquí sino en la co­ci­na. Siem­pre pa­sa al­go al la­do de los fo­go­nes. Co­ci­na­mos, lee­mos y has­ta re­ci­bi­mos a nues­tros ami­gos”, ex­pli­ca la pro­pie­ta­ria. De he­cho, la pie­za fue di­se­ña­da con el sis­te­ma B3 de Bult­haup pa­ra que las per­so­nas que es­tán gui­san­do pue­dan char­lar con las que se sien­tan en el co­me­dor o en la ba­rra. “La co­mu­ni­ca­ción es to­tal”, con­clu­ye. Ade­más, si­llas his­tó­ri­cas de Carl­han­sen& Søn y una só­li­da me­sa de E15 com­ple­tan el am­bien­te. “Que­ría­mos ma­ti­zar la so­lem­ni­dad del edi­fi­cio sin qui­tar­le pro­ta­go­nis­mo”, cuen­ta Ag­nès. Qui­zá por eso el mo­bi­lia­rio es de una sim­pli­ci­dad ra­di­cal y prác­ti­ca­men­te to­do, de los ar­ma­rios a las ca­mas, tie­ne pa­tas, lo que apor­ta li­ge­re­za y de­ja ver el sue­lo sin in­te­rrup­cio­nes. “Los hi­dráu­li­cos eran en aquel tiem­po un sím­bo­lo de ri­que­za. Cuan­tos más hu­bie­se y cuan­to más de­ta­lla­dos fue­sen, me­jor”, re­la­ta la due­ña, que in­ves­ti­gó la his­to­ria de la cons­truc­ción. Una de las co­sas que más lla­ma la aten­ción son las lám­pa­ras, to­das de re­nom­bra­das edi­to­ras co­mo San­ta& Co­le o Flos. Las obras de ar­te, tam­bién muy pre­sen­tes, fue­ron com­pra­das cui­da­do­sa­men­te por el pro­pie­ta­rio. La re­no­va­ción to­tal lle­vó ca­si un año, in­clui­dos tres me­ses pa­ra res­tau­rar el sue­lo, pe­ro aho­ra ca­da co­sa ha en­con­tra­do su lu­gar. Los cua­tro miem­bros de la fa­mi­lia tie­nen su pro­pio re­fu­gio: la sa­la de mú­si­ca, el cuar­to de ma­nua­li­da­des y la zo­na chill out pa­ra los ni­ños, y la bi­blio­te­ca y el dor­mi­to­rio prin­ci­pal pa­ra el ma­tri­mo­nio. El es­pa­cio se re­su­me a sí mis­mo en el sa­lón, con la car­ga de pa­sa­do de su ar­qui­tec­tu­ra y sus aca­ba­dos es­te­ti­cis­tas y la mo­der­ni­dad y sen­ci­llez de sus mue­bles de di­se­ño con­vi­vien­do en ar­mo­nía.

n

“Que­ría­mos

la

del edi­fi­cio del ar­qui­tec­to mo­der­nis­ta

pe­ro sin

EN EL CO­ME­DOR, ME­SA AN­NA DE PHI­LIPP MAIN­ZER PA­RA E15 Y SI­LLAS DSW DE LOS EA­MES PA­RA VI­TRA. DE­TRÁS, AR­MA­RIOS HE­CHOS A ME­DI­DA POR UN CAR­PIN­TE­RO. LÁM­PA­RA DE TE­CHO GT7 DE SAN­TA & CO­LE Y DE PA­RED, 265 DE PAO­LO RIZ­ZAT­TO PA­RA FLOS.

(ver car­net de di­rec­cio­nes)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.