“No se pue­de vi­vir en una ca­sa co­mo es­ta si no eres hu­mil­de de es­pí­ri­tu”, di­ce Mar­yam Mah­da­vi pa­ra de­jar cla­ra su opo­si­ción a la for­maen­la­queo­tros­tra­tan­las­cons­truc­cio­nes y gris, cuel­gan obras de ar­te y di­cen con or­gu­llo que son co­lec­cio­nis­tas”.

AD (Spain) - - Pre­mio Mas­si­mo Dut­ti -

Ella pre­fie­re re­su­ci­tar los lu­ga­res, co­mo cuan­do en­con­tró su vi­vien­da de 320 m2, re­par­ti­dos en

cua­tro plan­tas, en una fron­do­sa zo­na a las afue­ras de Bru­se­las. “Ca­da día sien­to que en­tro en una obra de vo­de­vil o que Jo­sep­hi­ne Ba­ker pue­de apa­re­cer en cual­quier mo­men­to tras las cor­ti­nas”. Su ho­gar, un edi­fi­cio de la Be­lle Épo­que bel­ga de 1920 que ha res­tau­ra­do con mi­mo, lo vi­ve co­mo un es­ce­na­rio. Se de­tie­ne en la es­ca­le­ra de ma­de­ra ma­ci­za ta­lla­da y, con ai­re tea­tral, di­ce sen­tir­se co­mo “una gran da­ma his­té­ri­ca”. Ca­da una de sus ha­bi­ta­cio­nes es un de­co­ra­do ex­cén­tri­co y sin­cré­ti­co en el que las pie­zas de már­mol, piel, cris­tal y la­tón con­vi­ven, y en oca­sio­nes se en­fren­tan, a tra­vés de vi­bran­tes to­nos. “El co­lor pa­ra mí es co­mo el oxí­geno. Es una ener­gía sin la que no po­dría vi­vir”. Sus es­pa­cios los con­ci­be co­mo una ca­ja de tex­tu­ras en los que el fuc­sia, el vio­le­ta o el ver­de le­chu­ga fres­ca, su fa­vo­ri­to, dan la bien­ve­ni­da a mue­bles de de Gio Pon­ti, Flo­ren­ce Knoll o Ee­ro Ar­nio, jun­to con obras de ar­te tan dis­pa­res co­mo fo­to­gra­fías de Da­vid La­cha­pe­lle y pin­tu­ras de la di­nas­tía ira­ní Qa­jar del XIX. “Atra­ve­sar una puer­ta es co­mo abrir un ca­pí­tu­lo de un li­bro, por eso les pon­go un tí­tu­lo a los es­pa­cios, co­mo El bar He­ming­way, Sos­pe­cha o In­fiel”. Una crea­ti­va for­ma de tra­ba­jar que par­te de su in­fan­cia. Na­ci­da en Irán, a los seis años se tras­la­dó con su pa­dre, em­ba­ja­dor de Fran­cia, a Sui­za. “Pa­ra mí fue co­mo ba­jar al in­fierno, fue la pri­me­ra vez que sen­tía que no en­ca­ja­ba. En­ton­ces creé una bur­bu­ja ima­gi­na­ria en la que vi­vir”. Más tar­de re­si­dió en Pa­rís, don­de es­tu­dió mo­da en Es­mo­de e His­to­ria del Ar­te en el Lou­vre. En sus ta­lle­res tra­ba­jó co­mo res­tau­ra­do­ra de pin­tu­ras del si­glo XVIII. Dos for­ma­cio­nes de­ter­mi­nan­tes a la ho­ra de en­fren­tar­se a un di­se­ño. “Ado­ro res­tau­rar re­tra­tos, so­bre to­do los ojos. Es co­mo en­trar en tran­ce, co­mo el pa­so por un tú­nel que con­du­ce al in­te­rior de una per­so­na. Y es lo que sien­to hoy cuan­do co­mien­zo un pro­yec­to de de­co­ra­ción, en los que me exi­jo la mis­ma pre­ci­sión”. So­lo pa­ra aten­der a sus clien­tes, que de­fi­ne co­mo “ex­cén­tri­cos, sen­si­bles y cul­tos”, sa­le de su ma­dri­gue­ra de Ali­cia en el País de las Ma­ra­vi­llas. Así ha si­do en el ca­so de su co­la­bo­ra­ción con­wil­frid Va­cher, di­rec­tor de la pres­ti­gio­sa ca­sa de subas­tas bel­ga Cor­net­te; o la fir­ma de mo­da Jo­seph, en Lon­dres, pa­ra quien hi­zo ins­ta­la­cio­nes en 2014. “No soy la per­so­na in­di­ca­da pa­ra aque­llos que quie­ren vi­vir en un show­room. Mis tra­ba­jos tie­nen pa­sa­do y yo los lleno de emo­cio­nes ba­sán­do­me en él. Me ins­pi­ro es­cri­bien­do en un cua­derno so­bre el edi­fi­cio, quién vi­vía, qué es­con­de. Una vez abra­zas su his­to­ria, el res­to vie­ne de ma­ne­ra na­tu­ral. Es un pro­ce­so cu­ra­ti­vo, igual que an­tes sa­na­ba una pin­tu­ra con un pin­cel, aho­ra con el in­terio­ris­mo lo ha­go en las ca­sas”.

n

his­tó­ri­cas.“las des­nu­dan has­ta que de­jan su es­truc­tu­ra al des­cu­bier­to, las vis­ten de hor­mi­gón, las pin­tan de blan­co

EN LA EN­TRA­DA, LA IN­TERIO­RIS­TA MAN­TU­VO LAS PUER­TAS DE MA­DE­RA Y EL SUE­LO DE MÁR­MOL ORI­GI­NAL SO­BRE EL QUE DES­CAN­SA UN LEÓN QUE SU PRO­PIE­TA­RIA CON­SI­DE­RA “EL GUAR­DIÁN DE LA CA­SA”. PA­PEL DE CO­LE & SON Y ES­CUL­TU­RA EL ÁR­BOL DE LA VI­DA OBRA DE MAH­DA­VI.

(ver car­net de di­rec­cio­nes).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.