FO­TÓ­GRA­FO EDI­FI­CAN­TE

PACO GÓ­MEZ FUE EL RE­TRA­TIS­TA OFI­CIAL DE LA ME­JOR AR­QUI­TEC­TU­RA DE LA POS­GUE­RRA. SUS EDI­FI­CIOS CAR­GA­DOS DE POE­SÍA TO­MAN DE NUE­VO AL­TU­RA EN UNA MUES­TRA EN MA­DRID.

AD (Spain) - - Arte - Por it­ziar na­rro

H ay fo­tó­gra­fos que va­len más por lo que ca­llan que por lo que cuen­tan. Es el ca­so de Paco Gó­mez, miem­bro de co­lec­ti­vos tan im­por­tan­tes como La Pa­lan­ga­na que, sien­do ami­go de otros ilus­tres co­le­gas como Joa­quín Ru­bio Ca­mín o Ga­briel Cua­lla­dó, su­po crear una obra pro­pia, po­co con­ven­cio­nal, ale­ja­da del pic­to­ria­lis­mo im­pe­ran­te en la dic­ta­du­ra. Sus imá­ge­nes, como de­cía, son si­len­cio­sas. Su­gie­ren más que ex­pli­can. Es­tán lle­nas de va­cíos, des­cam­pa­dos, edi­fi­cios aban­do­na­dos y per­so­na­jes di­fu­mi­na­dos. “Mis fa­vo­ri­tas son las de de­ta­lles: sus pa­re­des, los la­dri­llos su­per­pues­tos...”, nos cuen­ta Ra­món Ma­sats, Pre­mio Na­cio­nal de Fo­to­gra­fía 2004, que le co­no­ció en los 50 cuan­do re­cién lle­ga­ba a Ma­drid. “Al­qui­lé una ha­bi­ta­ción cer­ca de la ca­sa de su fa­mi­lia. Era un tío sim­pa­ti­quí­si­mo, te­nía mu­cho sen­ti­do del hu­mor. Siem­pre he pen­sa­do que era el me­jor de nues­tra ge­ne­ra­ción por su sen­si­bi­li­dad”, re­ma­ta. La obra de Gó­mez, sien­do tan de pos­gue­rra como sus co­lo­res, blan­co y ne­gro, es­ca­pa de ese mo­men­to his­tó­ri­co y ro­za la abs­trac­ción. Le han re­la­cio­na­do con Sis­kind, Bras­saï o Strand y al­go de ellos hay en su ne­ga­ción

a con­ver­tir­se en un me­ro cronista de la épo­ca. Gó­mez na­ció en 1918 en Pam­plo­na y siem­pre se de­fi­nió como ama­teur, aun­que in­gre­só en la Real So­cie­dad Fo­to­grá­fi­ca en 1956. Un año des­pués en­tró en gru­po Afal y más tar­de en La Pa­lan­ga­na. Du­ran­te 15 años co­la­bo­ró con la re­vis­ta del Co­le­gio de Ar­qui­tec­tos, y pa­ra ella in­mor­ta­li­zó la épo­ca más glo­rio­sa de la cons­truc­ción pa­tria, la de Fer­nan­do Hi­gue­ras, Sáenz de Oi­za o Javier Car­va­jal, en­tre otros. Me­nos co­no­ci­dos son sus re­tra­tos y, ya ca­si al fi­nal de su ca­rre­ra, sus au­to­rre­tra­tos in­ti­mis­tas en mi­tad de la na­da, sim­bó­li­cos, ca­si fan­tas­ma­les. So­bre uno de sus pai­sa­jes ru­ra­les es­cri­bió: “En es­te cam­po (…) hay tiem­po de so­bra pa­ra pen­sar, dor­mir y ru­miar con con­cien­zu­da y sor­da pre­me­di­ta­ción ca­da fo­to”. Así tra­ba­ja­ba. Mu­rió en 1998 pe­ro des­de en­ton­ces, por suer­te, su le­ga­do ha si­do res­ca­ta­do por nu­me­ro­sas ex­po­si­cio­nes que mues­tran sus más de 25.000 ne­ga­ti­vos. La última, y la más com­ple­ta y con­tex­tua­li­za­da, es la que la Sa­la Ca­nal de Isa­bel II le de­di­ca aho­ra gra­cias a los fon­dos de la Fun­da­ció Fo­to Co­lec­ta­nia, que tie­ne los de­re­chos de su obra, y de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid. Cua­tro­cien­tas pie­zas co­mi­sa­ria­das por Al­ber­to­mar­tín así lo corroboran. ‘Ar­chi­vo Paco Gó­mez. El ins­tan­te poé­ti­co y la

n ima­gen ar­qui­tec­tó­ni­ca’. Has­ta el 24 de julio enma­drid. www.ma­drid.org

Iz­da., To­rres Blan­cas de Fran­cis­co Javier Sáenz de Oi­za, Ma­drid (1968). Arri­ba, re­tra­to de Ga­briel Cua­lla­dó (1959) y vi­vien­da pa­ra Fe­li­pe Huar­te de ar­qui­tec­to Fer­nan­do Re­dón, La Man­ga del Mar Me­nor (1971).

Aquí y dcha., Vi­vien­da uni­fa­mi­liar (1969) de Javier Car­va­jal. Arri­ba, Cen­tro de Res­tau­ra­cio­nes Ar­tís­ti­cas (1970) de I Fer­nan­do Hi­gue­ras y Antonio Mi­ró, y dcha., Edi­fi­cio Cen­tro de Ge­na­ro Alas y Pe­dro Ca­sa­rie­go (1970), to­dos en Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.