“Es una ma­sía que per­mi­te ver el va­lle y, al fon­do, el al­go po­co co­mún en la zo­na”.

Mi­quel al­zue­ta

AD (Spain) - - Lugares -

ue ha­ce 15 años cuan­do el an­ti­cua­rio y ga­le­ris­ta Mi­quel Al­zue­ta en­con­tró es­ta ma­sía del si­glo XVIII en un pue­blo de ape­nas 300 ha­bi­tan­tes del Ba­jo Am­pur­dán. “Lo que más me gus­tó es que es­ta­ba ele­va­da, al­go que no es na­da ha­bi­tual en las ca­sas ca­ta­la­nas de es­ta zo­na. Gra­cias a eso te­nía unas vis­tas im­pre­sio­nan­tes so­bre el va­lle y, a lo le­jos, el mar”, nos cuen­ta. Su pun­to de par­ti­da era una cons­truc­ción prác­ti­ca­men­te en rui­nas. “La vi­vien­da ha­bía per­te­ne­ci­do des­de ha­cía tres si­glos a la mis­ma fa­mi­lia, que se de­di­ca­ba a la agri­cul­tu­ra y po­seía tam­bién ani­ma­les, pe­ro en los úl­ti­mos tiem­pos es­ta­ba aban­do­na­da”, re­la­ta. La res­tau­ra­ción fue com­ple­ta, aun­que in­ten­ta­ron no to­car la es­truc­tu­ra ori­gi­nal. Aña­die­ron, eso sí, el gran sa­lón con co­me­dor y la ca­sa de in­vi­ta­dos, de unos 100 m2 y dos dor­mi­to­rios, don­de se re­fu­gian sus hi­jas cuan­do van a ver­le. La cons­truc­ción pri­mi­ge­nia, de unos 300 m2, es­tá dis­tri- bui­da en dos plan­tas. La baja in­clu­ye en­tra­da, co­ci­na, un am­plio sa­lón que fun­cio­na tam­bién como es­pa­cio ex­po­si­ti­vo y tres más re­du­ci­dos. En el pri­mer pi­so con­vi­ven una ha­bi­ta­ción prin­ci­pal con ba­ño, ves­ti­dor y es­tu­dio, y dos dor­mi­to­rios con sus aseos res­pec­ti­vos. “Cuan­do la com­pré aco­me­ti­mos la re­for­ma fun­da­men­tal, pe­ro ha­ce un año, con la ayu­da de Fran­cesc Ri­fé, nos pro­pu­si­mos una re­no­va­ción que le die­se un to­que más mo­derno y mi­ni­ma­lis­ta”, di­ce. La apor­ta­ción más im­por­tan­te y sig­ni­fi­ca­ti­va de es­te se­gun­do la­va­do de ca­ra es sin du­da la pér­go­la del por­che. “Bus­cá­ba­mos aña­dir un ele­men­to ar­qui­tec­tó­ni­co ex­terno que fue­ra in­con­fun­di­ble­men­te con­tem­po­rá­neo y se nos ocu­rrió es­ta on­da que une el edi­fi­cio prin­ci­pal con el de in­vi­ta­dos”, ex­pli­ca. Se tra­ta de una es­truc­tu­ra de hie­rro en for­ma de ola que sua­vi­za y ac­tua­li­za la fa­cha­da. “En to­da la ca­sa ele­gi­mos ma­te­ria­les no­bles pe­ro muy po­co so­fis­ti­ca­dos, como la pie­dra o la ma­de­ra, pa­ra que se ase­me­ja­sen lo

EN UNO DE LOS DOR­MI­TO­RIOS DE SENCILLEZ PA­YE­SA, CA­MA HE­CHA DE MA­DE­RA TI­PO FUTÓN Y ES­CUL­TU­RA DE LAW­REN­CE CA­RROLL. EN LA OTRA PÁGINA: EN OTRO DOR­MI­TO­RIO, PIE­ZA DE CA­BE­CE­RO-ME­SI­LLA HE­CHO A ME­DI­DA, OBRA DE MI­QUEL MONT Y BU­TA­CA DE HANS PIECK. LAS PUER­TAS SON LA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.