Ade­más de re­fu­gio la ma­sía es un don­de ex­po­ne las pie­zas de su ga­le­ría.

AD (Spain) - - Lugares -

más po­si­ble a los uti­li­za­dos en el si­glo XVIII. Tra­ta­mos de ser fie­les a lo que ha­bía si­do la cons­truc­ción du­ran­te tan­tas dé­ca­das”. Una par­te del sue­lo, eso sí, es­tá he­cha de mi­cro­ce­men­to blan­co. “Lo in­clui­mos en las zo­nas don­de se si­tua­ban las cua­dras de los ani­ma­les, no te­nía­mos otra op­ción. El res­to cuen­ta con ma­de­ra si­mi­lar a la de aque­lla épo­ca o bal­do­sas de ba­rro tí­pi­cas ca­ta­la­nas”. Al es­tu­dio de Ri­fé y a Al­zue­ta les lle­vó tres me­ses ha­cer reali­dad el pro­yec­to, más tres de tra­ba­jo pre­vio de­di­ca­dos a la in­ves­ti­ga­ción de ma­te­ria­les, for­mas e his­to­ria de la ar­qui­tec­tu­ra de la zo­na. Los mue­bles lle­van to­dos el se­llo de Mi­quel Al­zue­ta y res­pon­den a una lí­nea di­rec­triz muy cla­ra. Son gran­des pie­zas de di­se­ña­do­res fran­ce­ses de los 50 de su co­lec­ción par­ti­cu­lar y de la ga­le­ría: Jean Prou­vé, Char­lot­te Pe­rriand, un di­bu­jo de Le Cor­bu­sier, lám­pa­ras de Ser­ge Mouille, so­fás ins­pi­ra­dos en Jean Royère... El po­de­río es con­si­de­ra­ble. Es­tán to­dos los que son. “Ten­go, jun­to a dos so­cios, una se­gun­da ga­le­ría en el cam­po muy cer­ca de aquí lla­ma­da Pa­lau de Ca­sa­vells, así que mu­chos de mis clien­tes vie­nen a la ma­sía a ce­nar o a co­mer, y es­te es­pa­cio me sir­ve tam­bién como show­room pa­ra en­se­ñar las co­sas que ven­do”. En cuan­to al ar­te, hay obras con­tun­den­tes y muy es­co­gi­das de con­tem­po­rá­neo, en­tre ellas dos de gran for­ma­to de ar­tis­tas ale­ma­nes, una de Imi Knoe­bel, que ejer­ce de an­ti­frio­na en el sa­lón, y otra Pe­ter Zim­mer­man. “Lo in­tere­san­te es que he­mos con­se­gui­do crear un cho­que, un con­tras­te vi­sual en­tre la piel de la ca­sa, fiel a su ori­gen, y un mo­bi­lia­rio ur­bano y de con­cep­ción muy mo­der­na, que no se sue­le ver en una vi­vien­da de es­te ti­po”, con­clu­ye Al­zue­ta. El re­sul­ta­do es una ma­sía que cau­ti­va gra­cias a sus bó­ve­das añe­jas, sus vi­gas de ma­de­ra en­ve­je­ci­das y su fa­cha­da en­tre so­fis­ti­ca­da y rús­ti­ca pla­ga­da de abun­dan­te ve­ge­ta­ción. Es un ex­pe­ri­men­to bien ges­tio­na­do que ma­ri­da pa­sa­do y fu­tu­ro sin lap­sus de tiem­po.

n

EN UNO DE LOS BA­ÑOS, HE­CHO A ME­DI­DA EN MÁRMOL Y HIE­RRO PU­LI­DO, SI­LLA DE CHAR­LOT­TE PE­RRIAND. EN LA OTRA PÁGINA: LA FA­CHA­DA DE PIE­DRA DE LA CONS­TRUC­CIÓN PRIN­CI­PAL, A LA QUE SE AÑA­DIÓ UN SA­LÓN GRAN­DE, UNA PE­QUE­ÑA CA­SA DE IN­VI­TA­DOS Y UNA PÉR­GO­LA EN EL POR­CHE.

(ver car­net de di­rec­cio­nes)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.