“¿Quie­res co­no­cer a Si­mon?”, pre­gun­ta Ch­ris­top­he Co­moy mien­tras se co­lo­ca un som­bre­ro de pa­ja des­gas­ta­do en la ca­be­za.

AD (Spain) - - Lugares -

Es­tá ha­blan­do de uno de los tres ga­llos que ac­tual­men­te rei­nan en Com­be­nè­gre, la ca­sa de ve­rano en la re­gión fran­ce­sa Midi-py­ré­nées, al su­r­oes­te del país, don­de vi­ven Co­moy y el ar­qui­tec­to y de­co­ra­dor ar­gen­tino con se­de en Pa­rís Luis La­pla­ce. La pa­re­ja, so­cios en la vi­da y en los ne­go­cios (Co­moy de­jó una ca­rre­ra en fi­nan­zas pa­ra en­trar en la fir­ma de La­pla­ce), com­pró la fin­ca de 48 hec­tá­reas a los pri­mos del pri­me­ro ha­ce seis años cuan­do su abue­la, la pro­pie­ta­ria de to­da la vi­da, fa­lle­ció. “La pa­sión de Ch­ris­top­he es es­tar con los po­llos. Pa­sa ho­ras con ellos”, di­ce La­pla­ce, que pre­fie­re in­ver­tir su tiem­po en los pue­blos cer­ca­nos pes­can­do en bro­can­tes, y ad­mi­te que le gus­ta el po­llo de su­per­mer­ca­do. Aquí no so­lo hay ga­lli­ne­ros, tam­bién huer­to y col­me­nar. En la des­pen­sa, La­pla­ce y Co­moy tie­nen to­do un ar­ma­rio lleno de miel, así como un po­pu­rrí de mer­me­la­das de fru­tas del bos­que pro­ve­nien­tes del vas­to po­ta­ger. Cuan­do re­gre­san a Pa­rís en el vue­lo de una ho­ra des­de la cer­ca­na Tou­lou­se via­jan car­ga­dos de hue­vos, to­ma­tes, ca­la­ba­ci­nes, pa­ta­tas, ce­bo­llas y cha­lo­tas. “Bá­si­ca­men­te tra­fi­ca­mos”, bro­mea Co­moy, que ya se ha pues­to a tra­ba­jar en las con­ser­vas. Así es su día a día en la ca­sa, que fue un vi­ñe­do en el si­glo XVII, aquí ca­da detalle se tra­ta con amor y pa­cien­cia. Es­pe­ra­ron tres años has­ta en­con­trar las vi­gas de ála­mo del ta­ma­ño per­fec­to pa­ra res­tau­rar el es­ta­blo y to­da­vía tie­nen pro­yec­tos en cur­so o fu­tu­ros: un hammam ma­rro­quí pre­vis­to en el gra­ne­ro, un po­si­ble ate­lier de pin­tu­ra... A pri­me­ra vis­ta, to­do el lu­gar pa­re­ce un mun­do apar­te le­jos de la lim­pia y de­li­be­ra­da­men­te ní­ti­da pa­le­ta cro­má­ti­ca de los di­se­ños de La­pla­ce. Y, sin em­bar­go, un exa­men más de­ta­lla­do ad­vier­te la aten­ción exac­ta y de­fe­ren­cia ha­cia la cul­tu­ra que sus­ten­tan to­dos ellos: aquí el re­cuer­do de una vi­lla en es­qui­na que cons­tru­yó pa­ra un clien­te en Ibi­za, allá su cé­le­bre trans­for­ma­ción de una gran­ja de So­mer­set (In­gla­te­rra) en el nue­vo es­pa­cio ex­po­si­ti­vo de la ga­le­ría Hau­ser& Wirth. “Siem­pre es­toy tra­tan­do de pre­ser­var la pe­cu­lia­ri­dad de la vi­vien­da –ex­pli­ca La­pla­ce mien­tras se aga­cha ba­jo el mar­co in-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.