Si­tua­da en la plan­ta baja, La­pla­ce es­tá po­nien­do la me­sa so­bre un gran ban­co de tra­ba­jo. Es ho­ra: “Allons man­ger!”.

N

AD (Spain) - - Lugares -

cli­na­do de la puer­ta del dor­mi­to­rio prin­ci­pal–. La for­ma en que se desa­rro­lló fue muy na­tu­ral, muy po­co aca­dé­mi­ca”. No ol­vi­de­mos que la sec­ción más an­ti­gua, la ca­va o bo­de­ga, da­ta de 1661. “Es­te lu­gar ne­ce­si­ta mu­cho tra­ba­jo –aña­de Co­moy un po­co can­sa­do–. Mi abue­la vi­vió en Tou­lou­se y es­ta era su ca­sa de ve­rano. Ya sa­be, la tí­pi­ca fin­ca fran­ce­sa, con un po­co de pol­vo y des­de no­viem­bre a Pas­cua no se vol­vía a abrir”. Aho­ra ellos la uti­li­zan du­ran­te to­do el año. “No ten­go una fór­mu­la pe­ro siem­pre in­ten­to con­tex­tua­li­zar”, pun­tua­li­za el ar­gen­tino con res­pec­to a su es­ti­lo. Pa­ra res­tau­rar Com­be­nè­gre vi­si­tó gran­jas, igle­sias, mer­ca­di­llos, pue­blos y mu­seos cer­ca­nos con el fin de en­ten­der los ma­te­ria­les lo­ca­les, así como la his­to­ria de la zo­na y su pa­le­ta cro­má­ti­ca. Él, pre­ci­sa­men­te un maes­tro del co­lor, que desafía la teo­ría de que los ar­qui­tec­tos con­tem­po­rá­neos evi­tan los to­nos vi­bran­tes, des­cu­brió un pro­vee­dor en la zo­na que los con­se­guía de ma­ne­ra in­creí­ble y ca­si 100% na­tu­ral. El púr­pu­ra de la bi­blio­te­ca es el re­sul­ta­do de mez­clar la plan­ta de lino con vio­le­ta y la­van­da; el cre­ma de la es­ca­le­ra cen­tral, tri­go y cá­ña­mo, y el di­mi­nu­to aseo ba­jo la mis­ma se ilu­mi­na como el in­te­rior de un ru­bí. Mu­chos de los mue­bles se con­ser­van de la abue­la de Co­moy, pe­ro han si­do per­so­na­li­za­dos pa­ra adap­tar­se a su es­té­ti­ca, como un ar­ma­rio de cao­ba del co­me­dor al que le qui­ta­ron las puer­tas. En las pa­re­des, bus­tos de va­cas y ca­ba­llos, y en la es­ca­le­ra, una co­lec­ción de lá­mi­nas or­ni­to­ló­gi­cas lo­ca­les de un an­ti­cua­rio de Pa­rís. En el ter­cer pi­so, col­cho­nes vin­ta­ge de gim­na­sia de cue­ro co­ñac se api­lan pa­ra des­can­sar o echar­se la sies­ta y dos gran­des abre­va­de­ros de ma­de­ra de vid, más una de las puer­tas re­ci­cla­das de la ca­sa, sir­ven como con­so­la de te­le­vi­sión. El des­ván ofre­ce una vis­ta pa­no­rá­mi­ca de la pro­pie­dad, un mo­sai­co de cam­pos de maíz, col­za, gi­ra­so­les y tri­go. Cuan­do la pa­re­ja la ad­qui­rió, los te­rre­nos que ro­dea­ban el edi­fi­cio eran com­ple­ta­men­te sal­va­jes. “No pa­ra­mos con el trac­tor”, con­fie­sa Co­moy, pe­ro la plan­ta­ción que han lle­va­do a ca­bo pa­re­ce es­pon­tá­nea. Un ti­lo, ha­yas ro­jas, un ce­dro del Lí­bano, una jo­ven aca­cia, un al­ga­rro­bo, un man­za­nar... En la co­ci­na

EL LU­GAR FA­VO­RI­TO DEL DE­CO­RA­DOR PA­RA VER EL ATAR­DE­CER DE LA FIN­CA. “ME TRAI­GO QUE­SO, SAL­CHI­CHÓN Y UN VINO RO­SA­DO –DI­CE LA­PLA­CE–. ES TO­DO LO QUE NE­CE­SI­TO”. EN LA OTRA PÁGINA: ARRI­BA, EN EL PRI­MER PI­SO, SI­MON, EL GA­LLO MARANS, EN UN SO­FÁ NAPOLEON DE DU LONG

Car­net de di­rec­cio­nes) (ver

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.