Zaha fu­tu­ro vio el

AD (Spain) - - Y Digo Yo... - EN­RIC PAS­TOR, DI­REC­TOR

La pri­me­ra vez que pi­sé un in­te­rior crea­do por Zaha Ha­did no pu­de evi­tar que un es­ca­lo­frío re­co­rrie­ra mi es­pi­na dor­sal. Era 2005, y la ar­qui­tec­ta más fa­mo­sa, vi­sio­na­ria y to­zu­da de la his­to­ria inau­gu­ra­ba su pri­mer in­te­rior, la plan­ta 1 del ‘Ho­tel Sil­ken Puer­ta Amé­ri­ca’ en Ma­drid. Re­cién ate­rri­za­ba yo en AD pa­ra pre­pa­rar su lan­za­mien­to y es­ta­ba muy in­tere­sa­do en co­no­cer nue­vas ma­ne­ras de vi­vir (to­da­vía si­go así), y aque­lla vi­si­ta me pa­re­ció de cien­cia fic­ción. Zaha dis­pu­so sus for­mas or­gá­ni­cas na­da más sa­lir del as­cen­sor en un distribuidor ilu­mi­na­do por un ser­pen­tean­te ‘chan­de­lier’ con luz de co­lo­res. Tam­bién las sui­tes, en blan­co o en ne­gro a elec­ción, mos­tra­ban sus su­per­fi­cies on­du­lan­tes for­man­do mue­bles, y me hi­cie­ron sen­tir que le­vi­ta­ba. En los ba­ños ca­si te­nía que avan­zar con las ma­nos de­lan­te pa­ra evi­tar cho­car­me con las pa­re­des. Tal fue el ‘shock’ que se­ma­nas des­pués me alo­jé en el ho­tel y ele­gí los dor­mi­to­rios de Ara­ta Iso­za­ki, en la plan­ta 10, y su pla­cen­te­ro mi­ni­ma­lis­mo ja­po­nés. Hoy me arre­pien­to. Aho­ra que ya no es­tá, he vuel­to allí pa­ra fo­to­gra­fiar el reportaje ‘Que­ri­da Zaha’ y me he re­con­ci­lia­do con su es­pe­cial ma­ne­ra de con­ce­bir el há­bi­tat. He ab­sor­bi­do su cre­do es­té­ti­co, aquel que des­cu­bri­mos cuan­do nos abrió su ca­sa en el nú­me­ro 25 de AD. Cris­tal de co­lo­res, mue­bles ‘spa­ce age’, ja­rro­nes co­mo sus edi­fi­cios, pu­re­za má­xi­ma... En ese uni­ver­so que ella nos ade­lan­tó se pue­de vi­vir (y muy bien). So­bre to­do con los nue­vos di­se­ños que aca­bo de ver en la fe­ria de Mi­lán y que bri­lla­rían co­mo dia­man­tes den­tro de una de sus crea­cio­nes. Es­toy con­ven­ci­do: el fu­tu­ro es Zaha.

“El úni­co ca­pri­cho que nos di­mos fue co­no­cer la Fon­da­zio­ne Pra­da de Rem Kool­haas. Epa­tan­te”, des­cri­be Isa­bel. Tam­bién nos dan en­vi­dia y pa­re­ja de he­cho pro­fe­sio­nal, que in­mor­ta­li­za­ron y has­ta dur­mie­ron en la gran­ja del in­terio­ris­ta Gre­gory Me­llor en Su­dá­fri­ca. “Desa­yu­nar

Isa­bel, En­ric y Pa­blo, epa­ta­dos en Mi­lán. Pe­te Ber­me­jo Mon­tse Garriga, Ja­vier Sa­las, Da­mián Or­te­ga

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.