OLER A PALLADIO

LOS PAI­SA­JES Y AR­QUI­TEC­TU­RAS DE AN­DREA PALLADIO EN VICENZA HAN INS­PI­RA­DO PARCO PALLADIANO, LA NUE­VA CO­LEC­CIÓN DE FRA­GAN­CIAS DE LA AR­TE­SA­NAL FIR­MA ITA­LIA­NA BOTTEGA VENETA.

AD (Spain) - - Buscador - Por to­ni torrecillas

A ntes de que los di­se­ña­do­res elo­gia­ran los ma­te­ria­les hu­mil­des o prac­ti­ca­sen la mez­cla en­tre tex­tu­ras lu­jo­sas y po­bres, mu­cho an­tes, exac­ta­men­te cin­co si­glos, el neo­cla­si­cis­ta An­drea Palladio ya lo hi­zo, y na­die lo ha he­cho me­jor. “No hay com­po­nen­tes más va­lio­sos que otros, lo que hay es téc­ni­ca y de­di­ca­ción pa­ra tra­ba­jar­los. Tras ese es­fuer­zo re­sul­tan ri­cos o no”. Es­ta fue una de sus gran­des lec­cio­nes, y la dio con su pe­núl­ti­ma obra, el Tea­tro Olím­pi­co en Vicenza, inau­gu­ra­do en 1585, cin­co años des­pués de su muer­te. Un icono en el que la es­ca­yo­la, la ma­de­ra y el es­tu­co re­sul­tan a la vis­ta pie­dra o már­mol, se­gún la cien­cia con la que se tra­ta­ron. Su­ya tam­bién es la Ba­sí­li­ca y de­ce­nas de pa­la­cios, pe­ro si hay al­go que se va­lo­ra en la re­gión son sus vi­llas ajar­di­na­das o le­van­ta­das en zo­nas agres­tes. Un ejem­plo es Vi­lla Ca­pra (1570), co­no­ci­da co­mo La Ro­ton­da, una man­sión en la ci­ma de una par­ce­la ha­bi­ta­da por ocio­sas es­cul­tu­ras. Aun­que es una pro­pie­dad pri­va­da, abre sus puer­tas pa­ra ex­cep­cio­na­les oca­sio­nes, co­mo la pre­sen-

ta­ción de Parco Palladiano de Bottega Veneta: una co­lec­ción de seis aro­mas ins­pi­ra­dos en sus pai­sa­jes. “Pa­ra su crea­ción in­ves­ti­gué so­bre to­das las va­rie­da­des que crecen en ellos. Hay di­fe­ren­tes fa­mi­lias de flo­res, ma­de­ras, es­pe­cias y ár­bo­les fru­ta­les. A par­tir de es­tos in­gre­dien­tes, los per­fu­mis­tas han desa­rro­lla­do los aro­mas”, ex­pli­ca To­mas Maier, di­rec­tor crea­ti­vo de la azien­da ita­lia­na, que es­te año ce­le­bra su 50 aniver­sa­rio. Ca­da uno de ellos es­tán de­li­ca­da­men­te guar­da­dos en fras­cos que re­pre­sen­tan las ca­rac­te­rís­ti­cas bó­ve­das del maes­tro del Cin­que­cen­to. “Mi pa­dre era ar­qui­tec­to y es­tu­dió la obra de Palladio, por lo que sus en­se­ñan­zas siem­pre han for­ma­do par­te de mi vi­da, in­clu­so an­tes de mi eta­pa en es­ta ca­sa –con­ti­núa Maier–. Es­te no so­lo era pro­yec­tis­ta, sino tam­bién un ar­te­sano que bus­ca­ba el equi­li­brio y la ar­mo­nía en to­do. Sus pai­sa­jes, que se re­crean en es­ta nue­va lí­nea de per­fu­mes, re­pre­sen­tan la per­fec­ción en la Tie­rra y una uto­pía agrí­co­la”. Una he­ren­cia mo­nu­men­tal que ya no so­lo se ve y se to­ca, tam­bién se hue­le. www.bot­te­ga­ve­ne­ta.it

n

Fa­cha­da de Vi­lla Ca­pra de Palladio tam­bién co­no­ci­da co­mo La Ro­ton­da (1570). Abajo, es­cul­tu­ra en un jar­dín pro­yec­ta­do por el ar­qui­tec­to en el Vé­ne­to.

Vi­lla Fra­can­za­ni , de Fran­ces­co Mut­to­ni, dis­cí­pu­lo de Palladio. Abajo, es­ce­na­rio del Tea­tro Olím­pi­co que fi­na­li­zó Vincenzo Sca­moz­zi tras la muer­te del ar­qui­tec­to.

Las fra­gan­cias Parco Palladiano, lí­nea he­cha por el na­riz Ale­xis Di­dier y To­mas Maier, el di­se­ña­dor de Bottega Veneta. Dcha., cú­pu­la de La Ro­ton­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.