TOMÁS en su TE­LA­RA­ÑA

AD (Spain) - - Arte Ad - POR ITZIAR NA­RRO FO­TOS: DA­NIEL SCHÄFER

N ació en Tu­cu­mán en 1973, en el nor­te de Ar­gen­ti­na, esa par­te del país to­da­vía en bru­to que no se pa­re­ce na­da al tan­go por­te­ño ni a los al­fa­jo­res, pe­ro sí a la obra cós­mi­ca, di­fe­ren­te, gi­gan­tes­ca y di­fí­cil de cla­si­fi­car de Tomás Sa­ra­ceno, uno de los ar­tis­tas con­tem­po­rá­neos más co­no­ci­dos de La­ti­noa­mé­ri­ca. Cre­ció en Ita­lia exi­lia­do por cul­pa de la dic­ta­du­ra y es­tu­dió Ar­qui­tec­tu­ra en Bue­nos Ai­res. “Me gus­ta­ría vi­vir si­mul­tá­nea­men­te en di­fe­ren­tes lu­ga­res del mun­do. Me sien­to más có­mo­do con una iden­ti­dad múltiple”, nos cuen­ta. Su pri­mer via­je, de mo­men­to sin re­torno, fue a los vein­ti­tan­tos a la es­cue­la Staatli­che Hochs­chu­len de Fránc­fort, don­de da­ba clases En­ric Mi­ra­lles. “Cuan­do lle­gué él ya ha­bía muer­to, pe­ro le co­no­cí en la Ar­gen­ti­na, don­de for­mó par­te del ju­ra­do que ad­ju­di­có la obra del mu­seo Mal­ba de la ca­pi­tal, mi­rá vos, de­bió de ser en el 98 o 99. Des­pués par­ti­ci­pé con su viu­da, Be­ne­det­ta (Ta­glia­bue), en el con­cur­so del puer­to de Ró­ter­dam y me que­dé en su ca­sa de Bar­ce­lo­na du­ran­te va­rios días”, re­cuer­da. Ale­ma­nia sig­ni­fi­có tam­bién otro ti­po de via­je, de la ar­qui­tec­tu­ra al ar­te y de lo uni­ver­sal a lo pe­que­ño, a las te­las de ara­ña, una de sus gran­des ob­se­sio­nes y el eje de gran par­te de

Una de las es­cul­tu­ras de Sa­ra­ceno ins­pi­ra­da en las te­las de ara­ña. Al­gu­nas ocu­pan ha­bi­ta­cio­nes en­te­ras. En la otra pá­gi­na: El ar­gen­tino Tomás Sa­ra­ceno, que ha ex­pues­to en los me­jo­res museos del mun­do, in­clui­do el Me­tro­po­li­tan de Nue­va York, po­sa en su est

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.