Mun­do, cues­tio­nar­se dis­ci­pli­nas”.

“Un ar­tis­ta de­be el pe­ro no so­lo des­de el ar­te. Es pre­fe­ri­ble pre­gun­tar a otros y mez­clar

AD (Spain) - - Arte Ad -

su obra, jun­to con los glo­bos, el ai­re, lo cós­mi­co y las re­des. Ha ex­pues­to ara­ñas en ca­jas de cris­tal (Hy­brid Webs), las ha he­cho bai­lar (So­nic Cos­mic Webs) y has­ta se ha ins­pi­ra­do en ellas pa­ra crear ga­la­xias cons­trui­das con cuer­das (Ga­la­xies For­ming Along Fi­la­ments) en las que deam­bu­lar. El ar­gen­tino ra­zo­na de for­ma cir­cu­lar. Se pier­de, vuel­ve, as­cien­de, re­co­nec­ta, pien­sa, se ca­lla, no ate­rri­za. Es tan aé­reo co­mo su tra­ba­jo. Pa­re­ce un cien­tí­fi­co lo­co de otro si­glo, un yo­gui en­gan­cha­do a la as­tro­fí­si­ca, un ge­nio in­ca­paz de fi­jar la aten­ción. Sin em­bar­go, aquí es­ta­mos en su es­tu­dio de Berlín, una enor­me cons­truc­ción aban­do­na­da de cua­tro plan­tas que fun­cio­na a pleno ren­di­mien­to. “Ola­fur (Elias­son) tie­ne la cul­pa de que vi­va en es­ta ciu­dad. En 2004 co­la­bo­ré ca­si dos años con él y nos hi­ci­mos gran­des ami­gos. Yo tra­ba­ja­ba en un edi­fi­cio en Fránc­fort, pe­ro lo de­mo­lie­ron y él se es­ta­ba mu­dan­do del su­yo jus­to en aquel mo­men­to, así que me vi­ne a la ciu­dad del Mu­ro. Des­pués en­con­tré es­te es­pa­cio ma­ra­vi­llo­so y ca­si aban­do­na­do y vol­ví a cam­biar”. Sa­ra­ceno ex­po­ne en los museos y las ga­le­rías más po­ten­tes del pla­ne­ta, en­tre ellas Esther Schip­per, pun­te­ra en el me­jor emer­gen­te. Ha si­do ca­paz de ha­cer su­bir a un pu­ña­do de crí­ti­cos de ar­te a sus nu­bes in­ven­ta­das en la te­rra­za del áti­co del Me­tro­po­li­tan de Nue­va York, en una ins­ta­la­ción lla­ma­da Cloud City he­cha de blo­ques po­lié­dri­cos sus­pen­di­dos, y tie­ne a me­dia co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca (den­tro de su es­tu­dio y en las me­jo­res universidades del pla­ne­ta) in­ves­ti­gan­do in­sec­tos pa­ra él. “Las pri­me­ras hue­llas de una te­la de ara­ña que se han en­con­tra­do da­tan de ha­ce 140 mi­llo­nes de años y es­tán im­pre­sas en una pie­dra de ám­bar, pe­ro los hom­bres nun­ca les ha­bía­mos he­cho ca­so, las qui­tá­ba­mos con la es­co­ba sin pen­sar­las ni ob­ser­var­las”, ase­gu­ra. Tomás, de ma­dre bió­lo­ga, se fi­jó en ellas des­pués de leer el in­for­me de unos fí­si­cos que re­la­cio­na­ban el ori­gen del uni­ver­so con las go­tas de agua sus­pen­di­das en una

de es­tas te­las. “Pri­me­ro fue una ex­plo­ra­ción ar­tís­ti­ca, pe­ro aho­ra la es­tán apli­can­do ma­te­má­ti­cos y fí­si­cos en sus in­ves­ti­ga­cio­nes. Mi obra, ade­más, po­ne en du­da qué es lo na­tu­ral y lo hu­mano, dón­de es­tá la fron­te­ra en­tre las cien­cias ma­te­má­ti­cas, las na­tu­ra­les y las hu­ma­nis­tas. Re­ver­be­ra so­bre múl­ti­ples dis­ci­pli­nas, que es lo que me in­tere­sa”. A Tomás le gus­ta es­ta­ble­cer co­ne­xio­nes, in­te­grar y dar­le la vuel­ta a las co­sas. “Me apa­sio­na la idea de red co­mo cru­ce. Es di­ver­ti­do por­que hay mu­chos co­no­ci­mien­tos que es­tán pre­sen­tes en un cam­po y cuan­do los lle­vás a otra abren ho­ri­zon­tes”, di­ser­ta. A los 36 años pa­só ca­si cua­tro me­ses con ex­per­tos de la Nasa en la In­ter­na­tio­nal Spa­ce Uni­ver­sity de San Fran­cis­co. ¿Qué le apor­ta­ron to­dos esos se­su­dos in­ge­nie­ros, que fue­ron ca­pa­ces de po­ner al hom­bre en la Lu­na?, le in­te­rro­go. “Me gus­ta­ría cam­biar la pre­gun­ta —me suel­ta—. No es qué apren­dí yo de ellos sino qué les en­se­ñé. Pa­ra em­pe­zar se die­ron cuen­ta de que soy un ob­se­si­vo de los glo­bos, me lla­ma­ban Mis­ter Ba­lloon, y es­pe­ro ha­ber­les con­ven­ci­do de que hay otras ma­ne­ras de lle­gar al uni­ver­so, más len­tas, es ver­dad, pe­ro que no requieren que­mar hi­dro­car­bu­ros. Que­da­ron en­tu­sias­ma­dos. Al me­nos vie­ron que hay una for­ma sim­ple de ha­cer las co­sas. A ve­ces no ha­ce fal­ta in­ven­tar nue­vos elec­tro­do­més­ti­cos, pue­des po­ner la ro­pa al ai­re li­bre y tam­bién se se­ca”, se ríe re­cor­dan­do su pro­yec­to Ae­ro­ce­ne, uno de los más re­cien­tes, pa­ra el que cons­tru­yó un glo­bo eco­ló­gi­co que po­día as­cen­der y per­ma­ne­cer en el ai­re sin ne­ce­si­dad de más tec­no­lo­gías que el vien­to y el sol. “El pa­pel de un ar­tis­ta es cues­tio­nar, cues­tio­nar y cues­tio­nar, pe­ro la for­ma de ha­cer­lo tie­ne que ser com­par­ti­da. Yo siem­pre em­pie­zo los pro­yec­tos con una pro­vo­ca­ción, pe­ro lo que de ver­dad me sa­tis­fa­ce es lle­var­los a ca­bo con los in­ge­nie­ros o los bió­lo­gos. El cues­tio­na­mien­to y la res­pues­ta van cre­cien­do jun­tos. Si el plan­tea­mien­to so­lo vie­ne del ar­te la solución nun­ca es com­ple­ta. Me pa­re­ce más in­tere­san­te co­la­bo­rar con los de­más aun­que re­quie­ra más es­fuer­zo”, di­ce. No tie­ne cla­ro por qué le atraen tan­to las es­fe­ras y el cos­mos. “Me fas­ci­na el glo­bo te­rrá­queo, me pro­du­ce mu­cha cu­rio­si­dad el uni­ver­so. Pa­ra mi úl­ti­mo pro­yec­to, 163.000 Años Luz, he­mos fil­ma­do unos ví­deos en el Sa­lar de Uyu­ni, en Bo­li­via, el es­pe­jo más gran­de que hay so­bre la tie­rra. Tar­da­rán 160 mi­llo­nes de años en ser di­fun­di­dos. Es la tem­po­ra­li­dad que ne­ce­si­ta la pe­lí­cu­la pa­ra com­pro­bar que lo que ve-

Spa­ce Ti­me Foam

On

Glo­bo Poe­tic Cos­mos of the Breath. De­ba­jo, Ga­la­xies For­ming Along Fi­la­ments e In the Air. Dcha., te­la de ara­ña real. “Es un sui­ci­dio com­prar mi obra: nun­ca se sa­be has­ta cuán­do se con­ser­van las te­las”, ex­pli­ca Sa­ra­ceno.

By An­gel Mar­tí & En­ri­que De­la­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.