“Hay que in­ven­tar ciu­da­des ae­ro­puer­to en­ci­ma de las nu­bes nómadas es­pa­cia­les uto­pía”.

Vol­ver­nos en bus­ca de sol. No es una

AD (Spain) - - Arte Ad -

mos en el fir­ma­men­to es real y no so­lo una ilu­sión óp­ti­ca. Y es que las es­tre­llas son pa­sa­do, son la luz que via­ja des­de ha­ce mi­les y mi­les de años has­ta nues­tro pre­sen­te, y no sa­be­mos si lo que re­fle­jan si­gue sien­do real”, ex­pli­ca. Tam­bién le atraen los ae­ro­puer­tos. “Me gus­ta la pa­la­bra aé­reo y tam­bién el tér­mino puer­to. An­tes la gen­te se asen­ta­ba al­re­de­dor de los ríos pa­ra po­der be­ber, pes­car y na­ve­gar; aho­ra nos mo­ve­mos en fun­ción de los ae­ro­puer­tos ba­ra­tos. La di­ná­mi­ca de la ciu­dad cam­bia si Rya­nair o cual­quier otra ae­ro­lí­nea low cost de­ci­de ope­rar en ella. Por eso otro de mis pla­nes es crear ur­bes vo­la­do­ras en­ci­ma de las nu­bes en las que siem­pre ha­ya sol. El 99% de no­so­tros he­mos si­do ca­za­do­res iti­ne­ran­tes, en nues­tro ADN es­tá el cam­bio”. Le re­cuer­do su pro­yec­to On Spa­ce Ti­me Foam, una pie­za de 1.200 me­tros cua­dra­dos sus­pen­di­da a 20 me­tros del sue­lo, for­ma­da por tres mem­bra­nas que se con­vier­ten en otros tan­tos ni­ve­les ac­ce­si­bles al pú­bli­co. La ex­pu­so ha­ce tres años en Mi­lán en Han­gar Bic­co­ca pe­ro su verdadera in­ten­ción es ha­cer­la flo­tar por en­ci­ma de las Mal­di­vas. “¿Uto­pía?. De­pen­de del día y de có­mo me le­van­te. Si in­ten­ta­mos cam­biar el pla­ne­ta a ni­vel so­cial, po­lí­ti­co, si te­ne­mos que mo­di­fi­car com­ple­ta­men­te su for­ma de or­ga­ni­za­ción y la ma­ne­ra en la que uti­li­za­mos los re­cur­sos, a lo me­jor es in­via­ble de aquí a 15 años. Pe­ro si le da­mos tiem­po, tal vez no, tal vez lo real­men­te utó­pi­co sea pen­sar que po­de­mos se­guir vi­vien­do co­mo lo ha­ce­mos”, re­ma­ta el ar­tis­ta. Es di­fí­cil sa­ber si Sa­ra­ceno es un visionario, el Ba­rón Ram­pan­te de Ita­lo Cal­vino ca­mu­fla­do o un lo­co, pe­ro sus pro­yec­tos in­ter­dis­ci­pli­na­res y arries­ga­dos, que mez­clan la idea de re­des, de in­ter­co­mu­ni­ca­ción, de sos­te­ni­bi­li­dad, la be­lle­za de cons­truc­cio­nes eté­reas, la pro­fun­di­dad de la fi­lo­so­fía y la ma­gia de las pa­la­bras de Um­ber­to Eco, son un bom­ba­zo de ai­re fres­co en el ne­go­cio del ar­te con­tem­po­rá­neo. ‘Cien­to se­sen­ta y tres mil años luz’. Has­ta el 26

n de no­viem­bre en ‘Mar­co’ de Mon­te­rrey (Mé­xi­co). www.to­mas­sa­ra­ceno.com

Lá­pi­ces, or­de­na­do­res y ma­que­tas en una de las sa­las del es­tu­dio. A la iz­da., Tomás en el jar­dín del edi­fi­cio en Berlín Es­te con una de sus es­cul­tu­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.