El hi­lo Ale­xan­dra de

AL­FOM­BRAS, DE TEJEDORES ES DE KEHA­YO­GLOU GE­NE­RA­CIÓN ALE­XAN­DRA DE­CO­RA­TI­VAS, YA TER­CE­RA QUE ES LA QUE PA­RA AR­TÍS­TI­CAS NOTEN. PA­SIÓN DRIES VAN UNA PIE­ZAS, MÁS O SUS HER­MÈS GE­NÉ­TI­CA. MAI­SONS CO­MO EN LU­CEN

AD (Spain) - - Talentos Ad - TO­RRE­CI­LLAS POR TO­NI FO­TOS:

LUIS RIDAO

T oda­vía no se ha acos­tum­bra­do a su nue­va vi­da. De la cal­ma de su pe­que­ño ta­ller bo­nae­ren­se, don­de te­jía de­li­ca­das al­fom­bras, ha pa­sa­do a via­jar a Lon­dres pa­ra trans­for­mar los es­ca­pa­ra­tes de Her­mès con las pie­zas que, en me­nos de dos años, la han con­ver­ti­do en un ac­ti­vo en al­za en el mun­do del ar­te y la mo­da. No suel­ta pren­da so­bre lo que ve­re­mos a par­tir de sep­tiem­bre en las bou­ti­ques de la mai­son. “Los mo­de­los es­tán ins­pi­ra­dos en el par­que de Ham­ps­tead Heath”, es la úni­ca pis­ta que se le escapa a Ale­xan­dra Keha­yo­glou (Bue­nos Ai­res, 1982). Con es­ta cla­ve, y tras ras­trear imá­ge­nes de es­ta zo­na ver­de, nos po­de­mos ha­cer una idea de có­mo se­rá el re­sul­ta­do: par­ce­las con mon­tícu­los de la­nas en una mis­ma ga­ma cro­má­ti­ca con di­fe­ren­tes tex­tu­ras, co­mo la na­tu­ra­le­za. Una téc­ni­ca que usó al re­pro­du­cir los eco­sis­te­mas de la Pam­pa con su se­rie Pas­ti­za­les. “Son unas su­per­fi­cies de las que que­dan muy po­cas por la so­bre­ex­plo­ta­ción de la tie­rra”. Su mé­to­do de tra­ba­jo tras­cien­de el te­lar. A par­tir de una es­cul­tu­ra tri­di­men­sio­nal que crea su pa­re­ja, Jo­sé Hui­do­bro, comienza a cu­brir­la con hi­lo tra­ba­ja­do a mano has­ta al­can­zar un re­tra­to pro­pio del rea­lis­mo má­gi­co. “Es mi ma­ne­ra de lla­mar la aten­ción so­bre lo que es­tá ocu­rrien­do. Con la la­bor sien­to que in­yec­to al­go de mí en el bastidor, una fo­to de un mo­men­to que no vuel­ve pe­ro que es­tá ahí sus­pen­di­do pa­ra que po­da­mos in­cor­po­rar­lo a nues­tra vi­da”, ex­pli­ca so­bre unos com­ple­jos di­se­ños a los que ella, jun­to a sus cua­tro ayu­dan­tes, de­di­ca seis me­ses de tra­ba­jo en dos tur­nos de ocho ho­ras, cin­co días a la se­ma­na. Pre­ci­sa­men­te su la­bo­rio­si­dad e im­pac­tan­te re­sul­ta­do ha­ce que se co­ti­cen por 20.000 eu­ros. Es­tos pai­sa­jes la­no­sos

fue­ron los que lla­ma­ron la aten­ción del di­se­ña­dor bel­ga Dries Van Noten. “Vio mi tra­ba­jo en Ins­ta­gram y le gus­tó. Me con­sul­tó por mail si po­dría rea­li­zar una al­fom­bra de 4 por 50 me­tros con un tiem­po de pro­duc­ción muy rá­pi­do: 21 días. Y lo hi­ci­mos, pe­ro obli­gán­do­nos a te­ner el ta­ller 24 ho­ras ope­ra­ti­vo. En ese mo­men­to tu­vi­mos que de­ci­dir si cre­cer y par­ti­ci­par en pro­yec­tos de gran en­ver­ga­du­ra o se­guir po­co a po­co. Nos lan­za­mos”. El re­sul­ta­do fue lo que bus­ca­ba el crea­dor, al­go que re­cor­da­se al Jar­dín de las De­li­cias. “Re­me­mo­ré la obra Sue­ño de una No­che de Ve­rano de Wi­lliam Sha­kes­pea­re y la re­pro­du­je a mo­do de mus­go pri­ma­ve­ral”. El des­fi­le spring sum­mer 2015 su­pu­so no so­lo la mues­tra de la co­lec­ción, sino que el mun­do la des­cu­brie­ra. Des­de en­ton­ces su­po que na­da vol­ve­ría a ser igual. “Ce­né con Van Noten la no­che des­pués del show en Ro­se­val, un res­tau­ran­te de Pa­rís, y me con­tó que se lle­va­ría el Pas­ti­zal DVN a su se­de en Am­be­res”. (con­ti­núa en pá­gi­nas fi­na­les)

es­to no fa­mi­liar,

Ale­xan­dra Keha­yo­glou sen­ta­da so­bre el ár­bol Om­bú. “Es una es­cul­tu­ra te­ji­da que re­pre­sen­ta la piel de una plan­ta de la Pam­pa”. Arri­ba, so­fá con par­tes que com­po­nen sus Pas­ti­za­les. En la otra pá­gi­na: En el sue­lo de su ta­ller en Bue­nos Ai­res, la al­fom­bra Pas

Pro­ce­so de te­ji­do de uno de sus mo­de­los. Aba­jo a la iz­da., mo­men­to de la ela­bo­ra­ción de Wa­ter Spring. Arri­ba, es­ta mis­ma al­fom­bra una vez fi­na­li­za­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.