Al­go PEQUEÑITO

NO SO­LO CREAN SI­LLAS ICÓ­NI­CAS. LOS ME­JO­RES DE­SIG­NERS DEL MUN­DO TAM­BIÉN SE IN­VEN­TAN PIE­ZAS DIS­CRE­TAS EN TA­MA­ÑO PE­RO AM­BI­CIO­SAS EN BE­LLE­ZA. SON DI­MI­NU­TOS OB­JE­TOS DE DE­SEO PEN­SA­DOS Y EDI­TA­DOS POR LOS MÁS GRAN­DES.

AD (Spain) - - Diseño Ad - POR ITZIAR NA­RRO

Cuan­do en 1965 Vi­co Ma­gis­tret­ti de­ci­dió crear su lam­pa­ri­ta Eclis­se pa­ra Ar­te­mi­de no sa­bía que es­ta­ba lan­zan­do al mer­ca­do uno de esos ob­je­tos domésticos tan en­tra­ña­bles, pic­co­los y adop­ta­bles que per­ma­ne­cen en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes. No fue el pri­me­ro ni tam­po­co se­ría el úl­ti­mo. Ar­qui­tec­tos de la ta­lla de Al­do Ros­si o Al­var Aal­to in­ter­ca­la­ron sin com­ple­jos los gran­des edi­fi­cios con los ob­je­tos co­ti­dia­nos pu­ra­men­te fun­cio­na­les (el ja­rrón Sa­voy del fin­lan­dés o la ca­fe­te­ra La Cu­po­la del ita­liano son dos bue­nos ejem­plos). Di­se­ña­do­res co­mo Ale­xan­der Gi­rard o Geor­ge Nel­son tam­bién de­ci­die­ron en­fo­car su ta­len­to en men­gua­das obras de ar­te co­mo las Dolls del pri­me­ro o los re­lo­jes del se­gun­do, y los gran­des po­pes de la Bauhaus de­fen­die­ron el di­se­ño glo­bal en unas ca­sas pa­ra las que fa­bri­ca­ban des­de la es­truc­tu­ra has­ta los po­mos de las puer­tas. Más de cin­co dé­ca­das des­pués, el in­te­rés por lo re­du­ci­do no de­ja de cre­cer.

Koi­vis­to Ru­ne, A prin­ci­pios de año la ex­po­si­ción Pe­tit to­mó por asal­to la Mai­son du Da­ne­mark de Pa­rís, con ob­je­tos es­can­di­na­vos de me­nos de 60 x 60 cm. Y el trío sue­co Claes­son Koi­vis­to Ru­ne se es­tre­nó en 2015 con fir­ma pro­pia, Sma­ller Ob­jects, pa­ra la que se sa­ca­ron de la man­ga an­tor­chas de ma­de­ra, cuen­cos trans­pa­ren­tes y otras ape­te­ci­bles pie­zas de ta­lla S fir­ma­das por ellos o por ami­gos co­mo Lu­ca Ni­chet­to o Jin Ku­ra­mo­to. “Hay un in­te­rés cre­cien­te por tra­ba­jar a me­nor es­ca­la. La crea­ti­vi­dad es la mis­ma, pe­ro co­la­bo­ra­mos con pro­vee­do­res más mo­des­tos pa­ra ha­cer edi­cio­nes más cor­tas, le­jos de la pro­duc­ción de ma­sas”, nos cuen­ta Mår­ten Claes­son. Pa­tri­cia Ur­quio­la, Ine­ke Hans, Nika Zu­panc, In­dia Mah­da­vi o He­lla Jon­ge­rius tam­bién se han apun­ta­do a la mo­da de lo re­du­ci­do, y ga­le­rías de de­sign art co­mo Kreo han pues­to el fo­co en es­tas pie­zas co­ti­dia­nas del día a día. Fra­nçois Azam­bourg, uno de los nom­bres del es­pa­cio pa­ri­sino, cree que el ta­ma­ño da igual. “Mi ni­vel de de­ta­lle es el mis­mo ya se tra­te de un re­loj, una jo­ya o un edi­fi­cio”, nos di­ce. Y su ho­mó­lo­ga bel­ga Va­le­rie Traan ha em­bar­ca­do a Maar­ten Baas y Koi­chi Fu­tat­su­ma­ta en el di­se­ño de cu­bier­tos pa­ra su The Cutlery Project. Co­mo siem­pre, los nórdicos fue­ron por de­lan­te. Los chi­cos del co­lec­ti­vo sue­co No­te De­sign ya nos avi­sa­ban de es­to ha­ce me­ses: “Los ob­je­tos pe­que­ños ca­da vez tie­nen un rol más im­por­tan­te en­tre los jó­ve­nes ar­te­sa­nos es­can­di­na­vos. An­tes la ob­se­sión era crear La Silla o La Lám­pa­ra; aho­ra no”. Nos da­mos por en­te­ra­dos. Lo bre­ve, si bueno, dos ve­ces di­se­ño. n

Ta­blas de co­ci­na he­chas con plás­ti­co re­ci­cla­do de Ine­ke Hans. Dcha., co­pas Sfe­ri­co Glass de Joe Co­lom­bo re­edi­ta­das por la da­ne­sa Ka­rak­ter. In­fi­nity Clock de Nika Zu­panc pa­ra Bo­sa e iz­da., ban­de­ja Be Bop a Lu­la de In­dia Mah­da­vi. De­ba­jo, ja­rro­nes de Mi­lia S

Des­de arri­ba, cu­bier­tos de Koi­chi Fu­tat­su­ma­ta pa­ra Va­le­rie Ob­jects; me­na­je de la co­lec­ción Tra­ma de Pa­tri­cia Ur­quio­la pa­ra Kar­tell; te­te­ra de la se­rie Four Sea­sons de He­lla Jon­ge­rius pa­ra Nymp­hen­burg y va­cía­bol­si­llos Phan­tom de Jin Ku­ra­mo­to pa­ra Sma­ller O

Es­pe­jo Es­tam­pé de se­rie li­mi­ta­da de Fra­nçois Azam­bourg pa­ra la Ga­le­rie Kreo de Pa­rís y ja­rra azul Plum de Tom Di­xon, uno de los pio­ne­ros en di­se­ñar ac­ce­so­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.