“El ar­qui­tec­to tie­ne la de crear es su for­ma de dar con­ti­nui­dad a la his­to­ria y de ma­te­ria­li­zar lo AL­DO ROS­SI GE­NIO AL CUA­DRA­DO

AD (Spain) - - Icono Ad -

Sus ini­cios: En 1955 via­jó a la Unión So­vié­ti­ca y des­cu­brió los edi­fi­cios es­ta­li­nis­tas, que re­pro­du­jo en los es­tu­dios de los prag­má­ti­cos Ig­na­zio Gar­de­lla y Mar­co Za­nu­so. In­fluen­cias: Los ar­qui­tec­tos ra­cio­na­lis­tas Adolf Loos y Ma­rio Ri­dol­fi y las pin­tu­ras de Gior­gio de Chi­ri­co. Le­ga­do: Dos años des­pués de su de­fun­ción, en 1997, un pro­yec­to su­yo ga­nó el con­cur­so pa­ra la res­tau­ra­ción del Tea­tro La Fe­ni­ce de Venecia. Es­te es­pa­cio se re­abrió al pú­bli­co en 2005. Ad­mi­ra­do­res: Eduar­do Sou­to o Jas­per Mo­rri­son le con­si­de­ran un re­fe­ren­te. com­ple­jo Mon­te Amia­ta en el barrio mi­la­nés de Ga­lla­ra­te­se, con fa­cha­das que re­cuer­dan a su ad­mi­ra­do De Chi­ri­co, en el que los edi­fi­cios de vi­vien­das es­tán co­nec­ta­dos por gran­des pla­zas y zo­nas ver­des. Su sue­ño in­fan­til se cum­plía. Aun­que en­tre sus ico­nos más re­co­no­ci­bles es­tán el Mu­seo de Maas­tricht , el Mu­seo del Mar en Vigo, el Tea­tro Carlo Fe­ni­ce en Gé­no­va o las ofi­ci­nas de Dis­ney en Or­lan­do. To­do un mun­do pa­ra el dis­fru­te de los vi­vos has­ta que en 1971 un ac­ci­den­te de co­che le obli­gó a pa­sar una tem­po­ra­da in­gre­sa­do. Allí re­ca­pa­ci­tó so­bre su fi­nal. “Los di­fun­tos tam­bién ne­ce­si­tan ur­ba­nis­mo”. Así ideó ese mis­mo año La ca­sa de los muer­tos ,el Ce­men­te­rio de San Ca­tal­do en Mó­de­na. Por to­dos es­tos tra­ba­jos re­ci­bió en 1990 el Pritz­ker. Ros­si tam­bién se preo­cu­pó por lo pe­que­ño y creó me­na­je pa­ra Ro­sent­hal o Ales­si; mue­bles pa­ra Uni­for, co­mo las bu­ta­cas Pa­ri­gi, que más tar­de adquirió Mol­te­ni. Con es­ta ca­sa ita­lia­na fir­mó las si­llas Tea­tro y Mi­lano, el ca­bi­net Pi­ros­ca­fo o el ar­ma­rio Ca­bi­na dell’el­ba, con los que mos­tró su fino sen­ti­do del hu­mor y ca­pa­ci­dad de ex­pe­ri­men­ta­ción. Mu­chos de ellos es­tán pre­sen­tes en el mu­seo que la fir­ma inau­gu­ró el no­viem­bre pa­sa­do en Gius­sano. “Sus pie­zas es­tán en mi co­ra­zón por­que co­no­cí a es­te ex­tra­or­di­na­rio ar­qui­tec­to de per­so­na­li­dad arre­ba­ta­do­ra. Es­ta­mos pen­san­do en re­edi­tar sus di­se­ños des­ca­ta­lo­ga­dos”, ase­gu­ra Giu­lia Mol­te­ni, di­rec­to­ra de co­mu­ni­ca­ción de la mar­ca. To­das ellas, de acuer­do con su cre­do, po­de­ro­sas, más allá de mo­das... mo­nu­men­ta­les. www.fon­da­zio­neal­do­ros­si.org

n

obli­ga­ción ico­nos,

utó­pi­co”.

Bu­ta­ca Pa­ri­gi (1989) pa­ra Uni­for. Arri­ba, Ce­men­te­rio de San Ca­tal­do (1971), Mó­de­na. Iz­da., apa­ra­dor Cre­den­za A.R.2 (1999) de la se­rie In­tar­sia Due pro­du­ci­do por Laura Me­ro­ni.

Dcha., ar­ma­rio Ca­bi­na dell’el­ba (1980) pa­ra Mol­te­ni. “Me atraen las ca­se­tas de pla­ya por­que son la mí­ni­ma ex­pre­sión de la ar­qui­tec­tu­ra”, de­cía Ros­si. Arri­ba, ca­fe­te­ra La Cu­po­la (1988) pa­ra Ales­si.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.