Ins­pi­ra­ción

AD (Spain) - - Agenda Ad -

Flo­ren­ce ha re­de­co­ra­do le lle­ga de un su ca­sa mue­ble, un ob­je­to en o 25 un años. La

s una vie­ja co­no­ci­da. Flo­ren­ce Lo­pez, pa­ri­si­na, an­ti­cua­ria, in­terio­ris­ta, di­se­ña­do­ra y crea­ti­va a más no po­der, cam­pa por nues­tras pá­gi­nas des­de el nú­me­ro 4. De he­cho, es la quin­ta vez que pu­bli­ca­mos su ca­sa-es­tu­dio. La ra­zón es que cam­bia la de­co­ra­ción a me­nu­do, más o me­nos ca­da dos años (en to­tal ha lle­va­do a ca­bo la frio­le­ra de 18 cam­bios en más de dos dé­ca­das), y siem­pre par­tien­do de un mue­ble, un ob­je­to o un ar­tis­ta que le ins­pi­ra. Pri­me­ro fue­ron Gyu­la Ko­si­ce y Ar­den Quin (ex­po­nen­tes del Mo­vi­mien­to Ma­dí), lue­go Theo van Does­burg y Sol Le­witt, y aho­ra les ha to­ca­do al turno al pai­sa­jis­ta bra­si­le­ño Ro­ber­to Bur­le Marx, a su que­ri­do Gio Pon­ti y a Bruno Mu­na­ri. “To­do em­pe­zó con un via­je a Río de Ja­nei­ro en di­ciem­bre de 2014. Allí des­cu­brí la oní­ri­ca obra de Bur­le Marx, que par­ti­ci­pó en la ma­yo­ría de los pro­yec­tos de Os­car Nie­me­yer. Cuan­do vol­ví a Pa­rís, em­bria­ga­da por la li­ber­tad de sus di­bu­jos de jar­di­nes vis­tos des­de el ai­re, de­ci­dí ho­me­na­jear­le y pin­té el mu­ro más gran­de co­mo uno de sus ta­pi­ces. Es­to le ha da­do tan­to en­tu­sias­mo y fuer­za que no me can­so de mi­rar­lo. Los co­lo­res jue­gan con la luz, la at­mós­fe­ra es vi­va y cam­bian­te y el mo­bi­lia­rio re­sal­ta y lo com­ple­men­ta”, di­ce en­tu­sias­ma­da. Tam­bién hi­zo su par­ti­cu­lar ofren­da a Gio Pon­ti, ra­yan­do las pa­re­des de su dor­mi­to­rio en gris per­la y cru­do (el ita­liano creó es­tas lí­neas pa­ra un es­cri­to­rio y tam­bién pa­ra una vi­vien­da pri­va­da en Ca­ra­cas), y a Bruno Mu­na­ri, en el de su hi­jo, Rap­haël, con man­chas cro­má­ti­cas. “En los tres en­cuen­tro vir­tuo­sis­mo, pu­re­za, un to­que lú­di­co y ale­gría de vi­vir. Creo que to­dos de­be­ría­mos di­ver­tir­nos más en nues­tras ca­sas. Yo dis­fru­to mu­chí­si­mo in­ven­tán­do­me es­tas es­ce­no­gra­fías di­fe­ren­tes, es co­mo via­jar (tam­bién en el tiem­po) y so­ñar”, afir­ma. El apar­ta­men­to, que des­cu­brió un ne­va­do día de in­vierno de 1992, era en los años 20 el ta­ller de un es­cul­tor. Se tra­ta del úl­ti­mo pi­so (un cuar­to) de un edi­fi­cio del XVII en Saint-ger­main­des-prés, un barrio “que ha cam­bia­do, pe­ro en el que se si­gue vi­vien­do de ma­ne­ra bohe­mia y co­ol, so­bre to­do en es­ta pe­que­ña rue du Dra­gon tan ani­ma­da”. Son 90 m2 dis­tri­bui­dos en un gran sa­lón que usa co­mo es­tu­dio, un es­pa­cio cua­dra­do con te­chos de cin­co me­tros y enor­mes ven­ta­na­les, y des­pués un aña­di­do en L con un hall de en­tra­da, un aseo, un ba­ño, una co­ci­na-co­me­dor, dos

CÓ­MO­DA DE AN­DRÉ SOR­NAY CON CON­CHA DE CE­RÁ­MI­CA DE GUN­NAR NYLUND, VACIABOLSILLOS DE CO­BRE MARTELÉ DE CARL AUBOCK, CO­LLA­GE DE JAC­QUES VILLEGLÉ Y JA­RRÓN NA­RAN­JA DE POL CHAMBOST. EN LA PA­RED, NARROW BOOK 6 AV10 LA DI­SE­ÑA­DO­RA DES­CU­BRIÓ ES­TA AM­PLIA TE­RRA­ZA EN­TRE

DES­DE ARRI­BA, FLO­REN­CE LO­PEZ Y ME­SA DE OSVALDO BORSANI CON BAN­DE­JA SE­CE­SIÓN VIENESA Y TA­ZAS DE LOS 50. SO­BRE LA CHI­ME­NEA DEL SA­LÓN, DI­SE­ÑO DE FLO­REN­CE CON MORILLOS TAM­BIÉN SU­YOS, ES­PE­JOS DE ESTRID ERICSON, LÁM­PA­RA DE PIE­TRO CHIE­SA Y APLI­QUE DE LOS 50 DE G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.