Ser fe­liz vi­vo. di­ver­tir­nos ca­sas”.

FLO­REN­CE LO­PEZ

AD (Spain) - - Agenda Ad -

dor­mi­to­rios y un ves­ti­dor. Cuan­do Flo­ren­ce lle­gó, abrió el te­cho pa­ra pro­yec­tar una claraboya de 2x2 (“Es­ta luz ce­ni­tal es muy agra­da­ble”), pu­so un par­quet an­ti­guo, di­se­ñó una chi­me­nea cú­bi­ca en el sa­lón y un mez­za­ni­ne en el que dis­pu­so su bi­blio­te­ca y co­lo­có tol­dos, que tam­bién cam­bia de tono en ca­da nue­va de­co­ra­ción. Carlo Mo­llino, Osvaldo Borsani, An­dré Sor­nay, Geor­ge Na­kas­hi­ma, Lut­her Con­no­ver o Giu­sep­pe Scapinelli, apar­te de Pon­ti o Perriand, son al­gu­nos de los au­to­res que es­ta vez ha jun­ta­do con su mano ecléc­ti­ca, cos­mo­po­li­ta y, so­bre to­do, muy ex­qui­si­ta. Ve­ne­ra los 50 y los 60, el Mo­vi­mien­to Mo­derno y el Arts & Crafts, el cons­truc­ti­vis­mo ru­so, la Se­ce­sión vienesa, la Bauhaus… Flo­ren­ce es una au­tén­ti­ca ex­per­ta, un es­pí­ri­tu li­bre e in­quie­to con mi­les de re­fe­ren­cias que se ade­lan­ta a las ten­den­cias y siem­pre nos des­cu­bre nom­bres. Ce­le­bri­da­des fran­ce­sas (co­mo Char­lot­te Gains­bourg o Fra­nçois Pi­nault) y de to­do el mun­do la eli­gen por su gus­to atre­vi­do y optimista, por sus mez­clas so­se­ga­das y na­da ob­vias. “Es­pe­ro que la di­ver­sión o la pi­rue­ta es­té­ti­ca ha­gan ol­vi­dar po­co a po­co to­da de­fi­ni­ción de es­ti­lo. Bus­co por en­ci­ma de eso ser fe­liz en es­te lu­gar don­de vi­vo, tra­ba­jo, in­vi­to a mis clien­tes y or­ga­ni­zo fies­tas tre­men­das. He es­ta­do a pun­to de mu­dar­me a una ca­sa de ar­qui­tec­to en el 14ème arron­dis­se­ment pe­ro al fi­nal aquí me que­do. La intensidad de es­te úl­ti­mo es­ce­na­rio me ha con­ven­ci­do, ya me iré más ade­lan­te”. Otro de sus pun­tos fuer­tes es el uso de co­lo­res, siem­pre im­pe­tuo­sos, aun­que aho­ra re­co­no­ce que los pre­fie­re me­nos de­fi­ni­dos (¡quién lo di­ría!): “Es­toy can­sa­da de los pri­ma­rios y los pla­nos (a ex­cep­ción del ne­gro ma­te) y tam­bién de los in­de­fi­ni­bles, co­mo los ver­des ma­ri­nos o el azul de Pru­sia. La mo­da es lo que pa­sa de mo­da, co­mo de­cía Coc­teau”. Más allá de ser un te­lón de fon­do pa­ra las pie­zas que ven­de, el apar­ta­men­to de Lo­pez de­mues­tra su ta­len­to pa­ra com­po­ner una ex­pe­rien­cia sen­so­rial com­ple­ta y el amor que le tie­ne pe­ro sin ape­go. “Cam­biar­lo es co­mo un so­plo de ai­re fres­co y de ener­gía, co­mo pa­sar pá­gi­na, co­mo ate­so­rar tan­tas vi­das co­mo de­co­ra­cio­nes. Pe­ro lue­go tam­bién con­ser­vo mis puer­tos ba­se, fun­da­men­ta­les en to­da tras­hu­man­cia, que son mis otros re­fu­gios en Burdeos y las Lan­das. Allí to­do es in­mu­ta­ble”. ¿Qué tie­ne en­tre ma­nos? Tres pro­yec­tos en tán­dem con su ma­ri­do, el ar­qui­tec­to Pa­trick Her­nan­dez, y otros cua­tro en so­li­ta­rio, y la pres­ti­gio­sa edi­to­rial Riz­zo­li la ha con­tac­ta­do pa­ra pu­bli­car un li­bro so­bre su uni­ver­so. Se­gu­ro que se­rá es­pe­cial.

n

“Bus­co por en­ci­ma de to­do en es­te lu­gar don­de Creo que to­dos de­be­ría­mos

más de­co­ran­do nues­tras

EN­FREN­TE DE LA BI­BLIO­TE­CA, SILLA DE LOS 40 DE AL­VAR AAL­TO Y ES­CRI­TO­RIO DE LOS 30 DE BLAN­CHE KLOTZ CON ES­CUL­TU­RA DE NI­CO­LAS SCHÖFFER, DI­BU­JO DE KAF­KA POR ADOLF HOFFMEISTER, DOS GOUACHES DE ETIENNE BEOTHY Y LÁM­PA­RA DE LOS 30 DE OS­WALD DUBACH. AL FON­DO, SILL

(ver car­net de di­rec­cio­nes)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.