Equi­li­bra­do”.

CAR­LOS LÓ­PEZ, L.A. STU­DIO

AD (Spain) - - Agenda Ad - (ver car­net de di­rec­cio­nes)

o que em­pe­zó sien­do una re­la­ción de ne­go­cios, aca­bó trans­for­mán­do­se en una amis­tad. “Los pro­pie­ta­rios eran clien­tes ha­bi­tua­les y ter­mi­na­mos, des­pués de la reforma (y a pe­sar de ella), por co­ger­nos mu­cho ca­ri­ño”, comienza Car­los Ló­pez, due­ño de la tien­da y an­ti­cua­rio madrileño L.A. Stu­dio y ar­tí­fi­ce de la trans­for­ma­ción de es­ta vi­vien­da se­ño­rial de prin­ci­pios del XX. Cuan­do en­con­tra­ron la que se­ría su nue­va ca­sa, con­fia­ron en las ma­nos de Car­los y su equi­po pa­ra lle­var a ca­bo lo que siem­pre ha­bían que­ri­do: un es­pa­cio don­de fue­se fá­cil vi­vir y que a la vez tu­vie­ra per­so­na­li­dad. Les gus­tó des­de el pri­mer mo­men­to. Se tra­ta de un edi­fi­cio con em­pa­que, ca­rác­ter his­tó­ri­co y vis­tas al par­que de El Re­ti­ro, y es­tá en una zo­na que, pe­se a ser muy cén­tri­ca, man­tie­ne esa at­mós­fe­ra re­si­den­cial y tran­qui­la de los gran­des ba­rrios de to­da la vi­da de la ca­pi­tal. El apar­ta­men­to era una de­li­cia ar­qui­tec­tó­ni­ca: ge­ne­ro­sas ven­ta­nas bal­co­ne­ras con las car­pin­te­rías an­ti­guas de ma­de­ra, te­chos al­tos, bo­rra­che­ra de luz na­tu­ral y un to­tal de 450 me­tros cua­dra­dos di­vi­di­dos en am­plias es­tan­cias co­nec­ta­das en­tre sí en torno a un pa­tio cen­tral. “Evi­den­te­men­te a la ho­ra de la res­tau­ra­ción se res­pe­tó su li­na­je: las mol­du­ras, las puer­tas y el sue­lo de da­me­ro de la en­tra­da son los ori­gi­na­les –ex­pli­ca el an­ti­cua­rio–. Co­mo es tí­pi­co en las cons­truc­cio­nes de es­ta épo­ca, hay dos par­tes cla­ra­men­te di­fe­ren­cia­das: la pú­bli­ca, con un ex­ten­so re­ci­bi­dor que mues­tra la no­ble­za del lu­gar; el sa­lón,

co­nec­ta­do a un des­pa­cho y a un co­me­dor de ga­la; un aseo de cor­te­sía; el dor­mi­to­rio prin­ci­pal con su ba­ño en sui­te y el de la hi­ja. Aquí prác­ti­ca­men­te no ac­tua­mos, nos li­mi­ta­mos a con­ser­var el ta­lan­te. En la otra área, la de ser­vi­cio, com­pues­ta por una pro­li­fe­ra­ción de sa­las pe­que­ñas y muy os­cu­ras, fue don­de más in­ter­vi­ni­mos pa­ra adap­tar­la a las ne­ce­si­da­des con­tem­po­rá­neas. Crea­mos una co­ci­na gran­de con un co­me­dor de uso dia­rio (el due­ño es un apa­sio­na­do de la gas­tro­no­mía y le en­can­ta or­ga­ni­zar ce­nas y co­mi­das), una sa­la de má­qui­nas, dos ha­bi­ta­cio­nes más con sus res­pec­ti­vos aseos, otro ba­ño y una sa­la de te­le­vi­sión. Así con­se­gui­mos flui­dez y co­mu­ni­ca­ción”. Pe­ro don­de real­men­te L.A. Stu­dio ju­gó un pa­pel es­te­lar fue en la se­gun­da par­te: la de­co­ra­ción. Aquí tu­vie­ron to­tal li­ber­tad crea­ti­va y apor­ta­ron a la bue­na cás­ca­ra un in­te­rior ac­tual pe­ro ex­qui­si­to. “Nues­tro ob­je­ti­vo, y si­guien­do los gus­tos e in­di­ca­cio­nes de la fa­mi­lia, era crear un es­pa­cio con­for­ta­ble, ale­ja­do de la ti­ra­nía del di­se­ño por el di­se­ño, don­de con­ver­gie­ra un per­fec­to equi­li­brio en­tre pie­zas de hoy con otras del XX, an­ti­güe­da­des y ar­te con­tem­po­rá­neo. La ba­se del pro­yec­to gi­ra en torno al eclec­ti­cis­mo, la mez­cla de épo­cas y es­ti­los, pe­ro que con­si­guen un per­fec­to diá­lo­go en­tre sí. Tam­bién au­men­ta­mos los pun­tos de luz ba­ja pa­ra crear una at­mós­fe­ra ín­ti­ma. Mu­chos de los mue­bles pro­ve­nían de su vi­vien­da an­te­rior y otros son nue­vas ad­qui­si­cio­nes”. Uno de los fa­vo­ri­tos se en­cuen­tra en el hall: el velador oc­to­go­nal ita­liano de los 40 pa­ra el cual el in­terio­ris­ta creó una mar­que­te­ría de dis­tin­tos már­mo­les que ac­túa co­mo so­bre, es­ta­ble­cien­do una ana­lo­gía con el pa­vi­men­to. Tam­bién im­pri­men ca­rác­ter la me­sa del co­me­dor de ága­tas ne­gras so­bre vi­drio o la lám­pa­ra de pal­ma tu­ne­ci­na de la co­ci­na, que apor­ta un to­que or­gá­ni­co fren­te al res­to de lí­neas más fun­cio­na­les. Él pa­sa las ho­ras muer­tas en­tre pu­che­ros y fo­go­nes, mien­tras que ella pre­fie­re el des­pa­cho, ro­dea­da de sus li­bros de ar­te y ar­qui­tec­tu­ra, pe­ro real­men­te en cual­quier lu­gar se sien­ten a gus­to dis­fru­tan­do de me­tros, bue­na de­co­ra­ción e in­creí­bles vis­tas.

n

EN EL DOR­MI­TO­RIO PRIN­CI­PAL, ME­SI­TA RAGNO DE CARLO DI CARLI DE LOS 50, LÁM­PA­RA DE CRIS­TAL SO­PLA­DO CON PAN­TA­LLA DE GAS­TÓN Y DA­NIE­LA Y OBRA DE AR­MAN. DCHA., EN UN BA­ÑO, PA­PEL TRAM­PAN­TO­JO DE OS­BOR­NE & LITTLE Y ES­PE­JO DE JAC­QUES ADNET RE­EDI­TA­DO POR GUBI. EN LA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.