Gai­te­ros, fa­ba­da, arroz con le­che y más de 100 in­vi­ta­dos. No fal­tó de­ta­lle, co­mo me­re­cía la oca­sión, Lo­ren­zo Cas­ti­llo ha­bía re­cu­pe­ra­do la ca­sa de ve­ra­neo de su in­fan­cia en Ri­ba­de­se­lla y la re­abría pa­ra el cum­plea­ños de su ma­dre.

80

AD (Spain) - - Lugares -

“Se com­pró pen­san­do en la fa­mi­lia y pa­ra usar­la con ella, de otro mo­do no ten­dría ra­zón de ser”, di­ce el in­terio­ris­ta. La vi­vien­da guar­da cua­tro ge­ne­ra­cio­nes de su his­to­ria. Se cons­tru­yó en 1905 y fue el pri­mer edi­fi­cio le­van­ta­do en San­ta Ma­ri­na, una pe­que­ña al­dea fren­te a la cos­ta. “Es obra del ar­qui­tec­to Gar­cía-lo­mas por en­car­go de la mar­que­sa de Ar­güe­lles co­mo ex­pe­ri­men­to de ve­ra­neo mo­derno, ya que co­pia­ba los bal­nea­rios de Nor­man­día de fi­na­les del XIX, con sus fa­cha­das mez­cla de la­dri­llo y pie­dra. An­tes de la guerra, mi abue­lo, Lo­ren­zo Cas­ti­llo, mé­di­co en As­tu­rias, com­pró la pro­pie­dad a la mar­que­sa co­mo re­fu­gio es­ti­val, su­yo y de sus sie­te hi­jos, en­tre ellos mi pa­dre. Y per­ma­ne­ció en­tre no­so­tros has­ta que se ven­dió y pu­de re­cu­pe­rar­la por aza­res del des­tino en 2014”. Tras un año de reha­bi­li­ta­ción re­gre­sa­ron en 2015 una vez re­cu­pe­ra­da la es­truc­tu­ra ori­gi­nal. Sus 600 m2 se di­vi­den en cin­co plan­tas: la pri­me­ra de­di­ca­da al hall, co­me­dor, co­ci­na y zo­na de ser­vi­cio. La se­gun­da la ocu­pa el sa­lón y el por­che al jar­dín con ac­ce­so a la pla­ya. “La ter­ce­ra es nues­tro dor­mi­to­rio, el de Alfonso (mi pa­re­ja) y mío, con nues­tro ves­ti­dor, dos ba­ños, un sa­lón y una ga­le­ría acris­ta­la­da abier­ta al mar”. La cuar­ta la ocu­pan cua­tro ha­bi­ta­cio­nes, dos pa­ra sus her­ma­nos Cla­ra y San­tia­go, to­dos en sui­te, y la quin­ta es el cuar­to in­fan­til con zo­na de jue­gos. En su em­pe­ño de de­vol­ver­le su esen­cia, res­tau­ró la es­ca­le­ra ori­gi­nal y las car­pin­te­rías, siem­pre con ma­te­ria­les de la zo­na, co­mo el cas­ta­ño as­tu­riano, el pino de Can­gas de Onís y los mo­sai­cos y el ba­rro de So­mió. Cen­tró la de­co­ra­ción en los gri­ses y ver­des “que de­fi­nen muy bien el es­ti­lo so­brio y ele­gan­te de la zo­na”, los blan­cos ma­tes y evi­tó el azul. “Se ve el mar des­de to­das las ha­bi­ta­cio­nes, es un co­lor muy pre­sen­te”. Eso sí, se sal­tó las nor­mas de es­te ti­po de edi­fi­cios de­ján­do­se lle­var por su ofi­cio. “Sé que pue­de pa­re­cer al­go ex­cén­tri­co te­ner man­tas de piel, al­moha­do­nes de mu­chas te­las y li­bre­rías, pe­ro es una ca­sa pen­sa­da no so­lo pa­ra los días de sol, sino pa­ra to­do el año, so­bre to­do en los fríos me­ses de in­vierno. Por eso no es­ca­ti­mé en co­mo­di­da­des co­mo la ca­le­fac­ción o las cortinas fo­rra­das”. Los rin­co­nes los lle­nó con su se­lec­cio­na­do mix de an­ti­güe­da­des: con­ci­sos mue­bles es­pa­ño­les del XVII y al­guno Luis XVI, pie­zas de cam­po de no­gal ma­ci­zo, bri­tá­ni­cas del XVIII y fran­ce­sas y sue­cas de pa­lo­san­to del XIX. Amén a gui­ños al XX co­mo “las me­sas de már­mol de Gio Pon­ti, de co­me­dor de Al­do Tu­ra, en piel de ca­bra, o de Mai­son Jan­sen que con­vien con las pin­tu­ras de mi her­mano San­tia­go, pre­sen­tes en to­das las ha­bi­ta­cio­nes”. Pe­ro cen­tré­mo­nos en la cuar­ta plan­ta, y los dor­mi­to­rios de in­vi­ta­dos, y cuén­ta­nos Lo­ren­zo ¿cuán­do se que­dan li­bres?

n

EN LA GA­LE­RÍA DEL DOR­MI­TO­RIO DEL IN­TERIO­RIS­TA, SO­FÁ IN­GLÉS AÑOS 30 CON TER­CIO­PE­LO DE RUBELLI Y CUA­DROS DE JIM THOM­PSON, BAN­QUE­TA REGENCIA CON TER­CIO­PE­LO DE AERIN LAU­DER, CO­MO LOS CO­JI­NES DEL SO­FÁ. ESCRITORIO FERNANDINO CON BU­TA­CA DE DUAR­TE PINTO COEL­HO. E

(ver car­net de di­rec­cio­nes)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.