LA VI­DA DE AD

El oto­ño tam­bién lle­ga a www.re­vis­taad.es en fo­ma de ca­sas im­pre­sio­nan­tes, guías de com­pras, nue­vos ho­te­les y mil no­ti­cias de de­co­ra­ción ac­tua­li­za­das a dia­rio.

AD (Spain) - - Carnet De Direcciones - EEUU: Reino Uni­do: Fran­cia: Ita­lia: Es­pa­ña: Mé­xi­co y La­ti­noa­mé­ri­ca: Chi­na: A. G. JUIFE S.L.

(vie­ne de la pá­gi­na 158) Mue­bles pro­pios, de co­le­gas y ami­gos co­mo Gam­per y vie­jas edi­cio­nes de los Ea­mes y Tho­net se em­pas­tan de for­ma ar­mó­ni­ca. No so­bra na­da, no hay ob­je­tos de usar y ti­rar. Has­ta el ac­ce­so­rio más mí­ni­mo tie­ne un ori­gen no­ble, ha si­do ele­gi­do con cui­da­do y pa­ra siem­pre. El ex­pri­mi­dor o la es­co­bi­lla del vá­ter son de ce­rá­mi­ca bri­tá­ni­ca de co­lec­ción. Rei­na un or­den ab­so­lu­to, cas­tren­se, ca­si irreal. “Nues­tro pai­sa­je –di­ce re­fi­rién­do­se a su ca­sa– cam­bia cons­tan­te­men­te. Aho­ra es­toy pro­yec­tan­do un so­fá, aun­que no ha­go mue­bles có­mo­dos. Po­dría, pe­ro no es mi prio­ri­dad, pa­ra mí no es im­por­tan­te. Y su­pon­go que los adap­to a mi es­ti­lo de vi­da”. Un pa­si­llo fo­rra­do de ar­ma­rios con­du­ce al ba­ño, re­ves­ti­do de Mar­mo­real, un már­mol téc­ni­co que creó pa­ra Dzek, y a su dor­mi­to­rio. En un rin­cón, un po­pu­rrí de ta­bu­re­tes de sus se­ries So­lids of Re­vo­lu­tion, Bronze Poly... que siem­pre fa­bri­ca el pro­pio Lamb. “Fue una con­se­cuen­cia del pro­ce­so de tra­ba­jo que de­ci­dí adop­tar. Mi te­sis de gra­dua­ción del más­ter, Exer­ci­ses in seating (2006) era una in­ves­ti­ga­ción so­bre ma­te­ria­les y pro­ce­sos que die­ron lu­gar a una se­rie de asien­tos. Na­die se in­tere­só por ellos por­que no fue­ron con­ce­bi­dos pa­ra la pro­duc­ción en ma­sa. Pa­ra mí eran ma­ne­ras de apren­der y crear una ba­se de da­tos so­bre ma­te­ria­les y pro­ce­sos. De­cons­truí las téc­ni­cas in­dus­tria­les, las pri­mi­ti­za­ba pa­ra rea­li­zar­los. ¿No po­día ac­ce­der a una fun­di­ción? Pues usa­ba la are­na de la pla­ya co­mo mol­de pa­ra mi Pewter Stool. La con­se­cuen­cia es que creé mi pro­pia in­dus­tria, por así de­cir­lo, y si­go ha­cién­do­lo”. Se ha pro­di­ga­do po­co co­la­bo­ran­do pa­ra em­pre­sas: una me­si­ta pa­ra Ha­bi­tat, un ta­bu­re­te pa­ra Hem, cris­tal pa­ra Lob­meyr o es­tan­te­rías y me­sas pa­ra Bench­mark. “Ten­go reunio­nes con com­pa­ñías co­mo Hay o SCP que si­guen con­ven­ci­dos de que no tra­ba­jo pa­ra la in­dus­tria, pe­ro no lo ha­go por­que na­die me lo pi­de. No por­que no pue­da o no quie­ra. Aun­que mi ma­yor sa­tis­fac­ción es la ac­ti­vi­dad fí­si­ca en mi ta­ller, hi­rién­do­me las ma­nos y man­chán­do­me”. Exer­ci­ses in seating es un pro­yec­to que con­ti­núa a día de hoy. Le pre­gun­ta­mos por qué le gus­tan tan­to los asien­tos. “Me apa­sio­nan por su pre­sen­cia fí­si­ca y por­que son una fan­tás­ti­ca he­rra­mien­ta de ex­pe­ri­men­ta­ción, aun­que iró­ni­ca­men­te, no me gus­ta sen­tar­me”. A pe­sar de su vehe­men­cia, Lamb no re­sul­ta pe­dan­te, qui­zá su ads­crip­ción a la co­rrien­te ma­té­ri­ca en vez de a la con­cep­tual le ha­ce te­ner los pies en la tie­rra. Eso y el ser edu­ca­do por una fa­mi­lia (pa­dre ins­truc­tor mi­li­tar y ma­dre pro­fe­so­ra de edu­ca­ción es­pe­cial) que le ha in­cul­ca­do la éti­ca del es­fuer­zo des­de pe­que­ño. Ha­bla mu­cho y con pa­sión de su abue­lo que al ju­bi­lar­se, en vez de que­dar­se de bra­zos cru­za­dos, de­ci­dió con­ver­tir­se en gran­je­ro re­com­pran­do una pro­pie­dad que ha­bía si­do de la fa­mi­lia. En ella tra­ba­ja­ba los ve­ra­nos de ado­les­cen­te pa­ra ga­nar di­ne­ro. “Lo que apren­dí de él es que es im­por­tan­te en­con­trar la for­ma de mantenerte siem­pre a flo­te. Soy y, pro­ba­ble­men­te, si­ga sien­do pe­si­mis­ta, co­mo cuan­do es­ta­ba en la uni­ver­si­dad y pen­sa­ba que ja­más en­con­tra­ría un pues­to de di­se­ña­dor por­que mis 29 com­pa­ñe­ros de cla­se que­rían lo mis­mo. No doy na­da por he­cho y no es­pe­ro na­da. Mi des­tino es­tá en mis ma­nos. So­lo pue­do re­co­ger lo que co­se­cho”, con­clu­ye con un sí­mil muy ad hoc. www.max­lamb.org

n

LA PIE­ZA DEL DÍA Ca­da ma­ña­na te damos un desa­yuno de di­se­ño, be­lle­za, an­ti­güe­da­des o ar­te. LU­GA­RES La Ca­sa das Ja­ne­las com Vis­ta es el ho­tel que só­lo ve­rás en nues­tra web y en tus sue­ños. POS­TAL AD: ES­TO­COL­MO Via­ja­mos a la ca­pi­tal del di­se­ño es­can­di­na­vo p

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.