MANUELA VE­LAS­CO

Al­mo­dó­var la des­cu­brió con ocho años y los zom­bis de ‘Rec’ le die­ron, ade­más de sus­tos, un ‘Go­ya’ en 2007. Hoy se re­par­te en­tre te­le­vi­sión, tea­tro, ci­ne y sus via­jes, de don­de trae te­so­ros de­có.

AD (Spain) - - Carnet De Direcciones - POR TO­NI TO­RRE­CI­LLAS

9.1. MI CA­SA. Es un pi­so al­qui­la­do en el ba­rrio de las Le­tras, en Ma­drid. Lo que me enamo­ró fue la luz y, so­bre to­do, sus cin­co bal­co­nes con vis­tas al cam­pa­na­rio, los te­ja­dos y las ce­lo­sías de la buhar­di­llas de un con­ven­to. 2. DE­CO­RAR IM­PRO­VI­SAN­DO. Me gus­ta que el con­ti­nen­te sea una ca­ja neu­tra y a par­tir de ahí com­pro ex­clu­si­va­men­te lo ne­ce­sa­rio pa­ra vi­vir (un buen so­fá, la me­sa del co­me­dor...), des­pués voy su­man­do pie­zas que trai­go de mis via­jes o que sim­ple­men­te me atraen, co­mo un re­loj de Geor­ge Nel­son pa­ra Vi­tra o las lám­pa­ras To­lomeo de Ar­te­mi­de. 3. MI MUE­BLE FA­VO­RI­TO. Una enor­me me­sa de co­me­dor de ol­mo que me hi­zo un car­pin­te­ro de Se­go­via. La ma­de­ra es­tá sin tra­tar y me gus­ta ver có­mo se trans­for­ma con el uso y có­mo la vi­da le de­ja mar­cas. 4. MIS TIEN­DAS. Me pier­do en Vi­tra, Ba­ta­via, La Ha­ba­na De­co­ra­ción,

y los bro­can­tes de El Ras­tro y de mi ba­rrio, co­mo Ta­do. 5. LOS MA­TE­RIA­LES NO­BLES. Las ma­de­ras, la pie­dra, el la­drilllo y las te­las de di­fe­ren­tes pro­ce­den­cias he­chas con fi­bras na­tu­ra­les. En la me­sa com­bino por­ce­la­nas nue­vas con otras an­ti­guas y he­re­da­das de mi abue­la. 6. ARO­MA A HO­GAR. No me gus­tan los am­bien­ta­do­res ar­ti­fi­cia­les. Los días de co­la­da siem­pre hue­le a ro­pa lim­pia. Ten­go un hu­mi­di­fi­ca­dor en el que a ve­ces pon­go acei­tes esen­cia­les de la­van­da o ce­dro. 7. LA DES­PEN­SA RE­PLE­TA. Co­mo mi ma­dre, soy de te­ner el fri­go­rí­fi­co lleno. Siem­pre hay le­che, hue­vos, to­ma­tes, vino blan­co, man­te­qui­lla, mer­me­la­da y las ver­du­ras ne­ce­sa­rias pa­ra ha­cer la ba­se de un so­fri­to. 8. MI MI­NI CO­LEC­CIÓN. Es­tu­dié His­to­ria del Ar­te y no sa­bría de­can­tar­me por un ar­tis­ta. Me con­mue­ven Ce­zán­ne, Ca­ra­vag­gio o Man­ri­que. Ten­go obras de Ma­ri­na Ana­ya, su tra­ba­jo me ha­ce sen­tir bien. Co­men­cé por una es­cul­tu­ra su­ya que se lla­ma Hu­mo, lue­go lle­ga­ron grabados y pe­que­ños óleos; el úl­ti­mo que he com­pra­do se lla­ma De vuel­ta a ca­sa.

LA AR­QUI­TEC­TU­RA CON MA­YÚS­CU­LAS. Mu­seo Na­cio­nal de

4. Tri­pod Clock de Geor­ge Nel­son pa­ra Vi­tra. Nu­ria Blan­co. Pan­teón de Ro­ma. “Me fas­ci­nan las me­sas de ma­de­ra sin tra­tar”. Mo­de­lo de Geor­ge Na­kas­hi­ma.

De vuel­ta a ca­sa de Ma­ri­na Ana­ya. 10. Day­bed Bar­ce­lo­na de Mies van der Rohe pa­ra Knoll.

El An­tro­po­lo­gía en Mé­xi­co DF, obra del ar­qui­tec­to Pe­dro Ra­mí­rez, o el Pan­teón de Ro­ma. Pe­ro tam­bién cual­quier edi­fi­cio de Van der Rohe, Lloyd Wright, Bra­man­te, Bru­ne­lles­chi, Le Cor­bu­sier o Frank Gehry. 10. VI­VIR SIN PRI­SAS. Al lle­gar a ca­sa me des­cal­zo y

Obra2de Cé­sar Man­ri­que, 1954. 3. “Me pier­do en los bro­can­tes de El Ras­tro ma­dri­le­ño”. Bu­ta­ca de Mar­co Za­nu­so, en El8.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.