JO­YA CA­PI­TAL

Ha­ce ca­si 100 años, Pie­rre Car­tier inau­gu­ró la pri­me­ra se­de de su jo­ye­ría en Nue­va York, una in­crei­ble man­sión cu­yo due­ño se la cam­bió por un co­llar de per­las. Su re­no­va­ción an­ti­ci­pa el aniver­sa­rio.

AD (Spain) - - News -

o de Pie­rre Car­tier, el nie­to del fun­da­dor de la fir­ma, fue un fle­cha­zo. Ha­bía lle­ga­do a Nue­va York en 1912 dis­pues­to a ras­trear un edi­fi­cio que fue­se el equi­va­len­te ame­ri­cano a su em­ble­má­ti­ca tien­da en la rue de la Paix de París. Y lo en­con­tró. Lo ha­bía di­se­ña­do el ar­qui­tec­to Ro­bert W. Gib­son en 1904 pa­ra el hom­bre de ne­go­cios Mor­ton Plant. La mu­jer de es­te úl­ti­mo, Mai­sie, se ha­bía en­ca­pri­cha­do de uno de los co­lla­res de per­las de la mai­son. El true­que fue rá­pi­do y en cin­co años Car­tier abría sus puer­tas de for­ma en la Gran

TEX­TO: ITZIAR NA­RRO

Man­za­na. Ca­si un si­glo des­pués otro ar­qui­tec­to, Thierry De­pont, ha re­no­va­do el es­pa­cio. “Quie­ro que la gen­te ten­ga la sen­sa­ción de es­tar en la gran ca­sa de siem­pre. He in­ten­ta­do res­tau­rar­la pa­ra re­cu­pe­rar to­da su glo­ria”. Mue­bles he­chos a me­di­da, antigüedades Luis XV, una bou­ti­que cua­tro ve­ces más gran­de, una fa­cha­da re­no­va­da y múl­ti­ples zo­nas pri­va­das con nom­bres co­mo Prin­cess Gra­ce Sa­lon o Andy War­hol Sa­lon son el re­sul­ta­do de una in­ter­ven­ción que de­mues­tra has­ta qué pun­to Car­tier si­gue ha­cien­do las Amé­ri­cas con éxi­to. www.car­tier.es

CAR­TIER CREÓ ES­TA RÉ­PLI­CA EN ORO DEL MÓ­DU­LO CON EL QUE EL HOM­BRE PI­SÓ POR PRI­ME­RA VEZ LA LU­NA CO­MO RE­GA­LO PA­RA LOS AS­TRO­NAU­TAS.

RE­LOJ DE ME­SA (1930) Y, A LA IZ­DA., EL EDI­FI­CIO DE 1904 EN LA QUIN­TA AVE­NI­DA. DE­BA­JO, ANDY WAR­HOL CON EL RE­LOJ TANK EN 1970, COL­GAN­TE EN FOR­MA DE MAN­ZA­NA HO­ME­NA­JE A MAN­HAT­TAN (1976) Y EL MAI­SIE PLANT SA­LON DE­DI­CA­DO A LA PRI­ME­RA PRO­PIE­TA­RIA DE LA GRAN MANS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.