Y10

P e d

AD (Spain) - - Ad -

van­za­do, vi­sio­na­rio, pio­ne­ro. Esos ad­je­ti­vos que re­pe­ti­mos con em­pe­ño, en es­te ca­so es­tán más que jus­ti­fi­ca­dos. Y es que Ch­ris­top­her Dres­ser (1834-1904) lle­gó 100 años an­tes, es­té­ti­ca­men­te ha­blan­do. En ple­na era vic­to­ria­na, re­car­ga­da y ño­ña, él re­vo­lu­cio­nó con sus di­se­ños ra­di­ca­les (pa­pe­les, tex­ti­les, ce­rá­mi­ca, vi­drio y ob­je­tos de me­tal) que pa­re­cen obra de la Bauhaus o del pos­mo­der­nis­mo de los 80. Na­ci­do en Glas­gow en una fa­mi­lia in­con­for­mis­ta, Dres­ser era un ni­ño con un ta­len­to ex­cep­cio­nal. Con so­lo 13 años fue ins­cri­to en la nue­va School of De­sign en la So­mer­set Hou­se de Lon­dres, don­de co­no­ció al pin­tor Ri­chard Red­gra­ve y a su mentor, el ar­qui­tec­to Owen Jo­nes. Es­ta es­cue­la res­pon­día a la ne­ce­si­dad del país de producir di­se­ña­do­res y él for­mó par­te de una de las pri­me­ras pro­mo­cio­nes de Di­se­ño In­dus­trial de to­da In­gla­te­rra. Dres­ser se

es­pe­cia­li­zó en ar­te bo­tá­ni­co y se hi­zo pro­fe­sor al sa­lir de la uni­ver­si­dad, en 1854. Sin em­bar­go, al no con­se­guir la cá­te­dra, de­ci­dió aban­do­nar su ca­rre­ra aca­dé­mi­ca y di­ri­gir sus es­fuer­zos ha­cia la crea­ción. Pron­to mar­có la di­fe­ren­cia en­tre él y sus coe­tá­neos con un es­ti­lo di­fe­ren­te y abs­trac­to, ale­ja­do de las mo­das e in­flui­do por sus co­no­ci­mien­tos de bo­tá­ni­ca. Mien­tras sus co­le­gas eran ar­qui­tec­tos que tra­ba­ja­ban en pro­yec­tos úni­cos pa­ra clien­tes ri­cos, Dres­ser se con­cen­tró en la pro­duc­ción pa­ra fa­bri­can­tes in­dus­tria­les, fue in­de­pen­dien­te y el pri­me­ro en fir­mar sus crea­cio­nes. Gran par­te de su obra in­flu­yen­te lle­gó a par­tir de 1870, cuan­do fue ase­sor de va­rias em­pre­sas bri­tá­ni­cas, lí­de­res en la apli­ca­ción de las nue­vas tec­no­lo­gías, co­mo la pro­duc­ción en ma­sa de pa­pe­les y la gal­va­ni­za­ción del me­tal. Pre­cur­sor del Arts & Crafts y del Art Nou­veau, el cu­bis­mo, la Bauhaus y, ya en es­te si­glo, Alessi (por su me­na­je pla­tea­do) se fi­ja­ron en él. Abo­rre­cía lo que él con­si­de­ra­ba el mal di­se­ño: los ob­je­tos que no fun­cio­nan bien, y es­tu­vo muy in­flui­do por el ar­te orien­tal, so­bre to­do el ja­po­nés, al que ama­ba. En un mo­men­to en que la cre­cien­te bur­gue­sía, fru­to de la so­cie­dad in­dus­tria­li­za­da, co­men­zó a amue­blar con en­tu­sias­mo sus ho­ga­res, Dres­ser creó to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra la me­sa fa­mi­liar: ja­rras, ser­vi­cios de té, ca­fe­te­ras, pla­tos pa­ra ser­vir, can­de­la­bros y vi­na­gre­ras. Fue un hom­bre co­no­ci­do pe­ro, co­mo buen ade­lan­ta­do, su fal­ta de vi­sión co­mer­cial ca­si le lle­vó a la rui­na. Sus pro­duc­tos lle­ga­ron de­ma­sia­do pron­to pa­ra la men­ta­li­dad de la épo­ca aun­que al­gu­nos de ellos, co­mo su por­ta­tos­ta­das de me­tal de 1880, se si­guen pro­du­cien­do en la ac­tua­li­dad. Mu­rió de un ataque al co­ra­zón en un via­je a Francia mien­tras vi­si­ta­ba a un fa­bri­can­te de pa­pel pin­ta­do. Allí fue en­te­rra­do en una tum­ba sin nom­bre. Sus pie­zas sin em­bar­go vi­ven y si­guen ins­pi­ran­do un si­glo des­pués.

PIE­ZAS DE ME­TAL ORI­GI­NA­LES DEL BRI­TÁ­NI­CO PA­RA ALESSI, WILKINSON, DI­XON & SONS Y HUKIN & HEATH, EN­TRE OTRAS. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: DES­DE LA IZ­DA., TEX­TIL DE 1890 DE ED­WARDS, CUNLIFFE, WIL­SON; MA­CE­TA CON DOS FI­GU­RAS EGIP­CIAS EN LAS ASAS Y EL DI­SE­ÑA­DOR EN 1860.

FLO­RE­RO AMA­RI­LLO FIR­MA­DO POR DRES­SER Y CE­RÁ­MI­CA RO­JA ATRI­BUI­DA AL IN­GLÉS. ARRI­BA, TEX­TIL DE ED & JOS BUC­KLEY DE 1896, AZU­CA­RE­RO VER­DE CHRISTY DE DRES­SER RE­EDI­TA­DO POR ALESSI EN 1993, POR­TA­TOS­TA­DAS DE ME­TAL, UNO DE SUS PRO­DUC­TOS ES­TRE­LLA, Y FLO­RE­RO EN FORM

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.