Icó­ni­cos ar­te­sano vo­ca­cio­nal, la ma­de­ra,

AD (Spain) - - Ad Para Zara Home -

POR: ITZIAR NARRO

ue Ot­to, su hi­jo de tres años, el que con­si­guió que es­te pla­te­ro, que se ha­bía en­tre­na­do en el ta­ller de Georg Jen­sen y crea­ba cu­bier­tos Art Nou­veu, se lan­za­ra a fa­bri­car ani­ma­les de ma­de­ra tan fun­cio­na­les y es­cue­tos co­mo los mue­bles de sus co­le­gas de la Bauhaus. Kay Bo­je­sen (Co­pen­ha­gue, 1886-1958) te­nía a quién sa­lir. Su pro­ge­ni­tor, edi­tor de una re­vis­ta sa­tí­ri­ca, ha­bía he­cho lo pro­pio pa­ra él y sus tres her­ma­nos cuan­do eran pe­que­ños. Su ma­dre, ar­tis­ta, tam­bién fo­men­ta­ba su crea­ti­vi­dad. Con to­do, Bo­je­sen em­pe­zó su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal co­mo de­pen­dien­te de una tien­da de ali­men­ta­ción. Por suer­te te­nía so­lo 24 años cuan­do Jen­sen le res­ca­tó, se eri­gió co­mo su men­tor y el jo­ven Kay le de­vol­vió el fa­vor con­vir­tién­do­se en su alumno más aven­ta­ja­do. Más tar­de via­jó a Ale­ma­nia y tra­ba­jó en Pa­rís an­tes de ca­sar­se y con­ver­tir­se en pa­dre a los 33 años. A los 36 des­cu­brió que la ma­de­ra tam­bién pue­de ser blan­da y ale­gre, y pre­sen­tó sus pri­me­ras pie­zas he­chas con es­te ma­te­rial en una fe­ria de Co­pen­ha­gue: un dra­gón, un tam­bo­ri­le­ro y una bar­ca. Le pre­mia­ron. “Es muy sen­ci­llo. Ten­go un hi­jo al que le re­ga­lan to­do ti­po de co­sas que en dos mi­nu­tos des­tro­za. Te­nía que ha­cer al­go”, con­tó. Bo­je­sen pro­bó bre­ve­men­te con la por­ce­la­na en la fir­ma Bing & Grøn­dahl y se in­ven­tó una va­ji­lla in-

fan­til tan ar­qui­tec­tó­ni­ca co­mo edu­ca­ti­va, lle­na de le­tras y nú­me­ros que ayu­da­ban a apren­der. Fue uno de los fun­da­do­res de la ga­le­ría Den Per­ma­nen­te, que du­ran­te años ex­pu­so y de­fen­dió el me­jor di­se­ño da­nés y que es­ta­ba fuer­te­men­te li­ga­da al fun­cio­na­lis­mo. De he­cho, Bo­je­sen se sen­tía un ar­te­sano más que un di­se­ña­dor: no di­bu­ja­ba, fa­bri­ca­ba fi­gu­ras con sus ma­nos. Ha­bía cum­pli­do los cua­ren­ta cuan­do abrió su tien­da y ta­ller en la ca­lle Bred­ga­de, un es­pa­cio mí­ti­co don­de se mez­cla­ban sus sol­da­di­tos de la Guar­dia Real con sus pin­güi­nos, ca­ba­llos, me­ce­do­ras, hi­po­pó­ta­mos, co­che­ci­tos pa­ra mu­ñe­cas y te­te­ras de Finn Juhl. “No hay que ser tí­mi­do. En to­do ele­men­to tie­ne que ha­ber al­go de cir­co —di­jo en una oca­sión—. Las lí­neas de­ben son­reír”. En es­ta bou­ti­que caó­ti­ca y ge­nial, en la que tam­bién acam­pa­ban las pie­zas de pla­ta que nun­ca de­jó de pro­du­cir, Bo­je­sen tra­ba­jó du­ran­te más de 20 años. Allí di­se­ñó la cu­ber­te­ría Grand Prix que triun­fó en la Trien­na­le de Mi­lán de 1951 y que, a día de hoy, si­gue es­tan­do pre­sen­te en to­das las em­ba­ja­das da­ne­sas del mun­do. De sus más de 2.000 ob­je­tos (ju­gue­tes pe­ro tam­bién jo­yas, te­te­ras y me­na­je de pla­ta) nos que­da­mos con el mono de teca de lar­gos bra­zos que creó en 1951 con la in­ten­ción de crear un per­che­ro in­fan­til. “To­da mi vi­da he in­ten­ta­do man­te­ner mi ima­gi­na­ción a ra­ya”, con­fe­só al fi­nal de su ca­rre­ra. Por suer­te, no lo con­si­guió. Aun­que su lo­cal ce­rró en los años 80, tras la muer­te de su mu­jer, sus ani­ma­les si­guen sa­can­do las ga­rras gra­cias a la edi­to­ra Ro­sen­dahl. www.kay­bo­je­sen-den­mark.com

ELE­FAN­TE (1953) DE RO­BLE Y OSO (1952) DE AR­CE Y RO­BLE. ARRI­BA, MONO DE TECA (1951), EL GRAN ICONO DE BO­JE­SEN, PEN­SA­DO CO­MO PER­CHE­RO IN­FAN­TIL, Y EL PRO­PIO DI­SE­ÑA­DOR. DCHA., HIPOPÓTAMO (1955).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.