Ra­dar

AR­TE

AD (Spain) - - Radar -

Bill Vio­la (Nue­va York, 1951) era un ni­ño tí­mi­do que di­bu­ja­ba en lu­gar de ju­gar y que a los seis años ca­si se aho­gó en un la­go. “Allí den­tro des­cu­brí otro mun­do he­cho de be­lle­za, mis­te­rio­so y azul, y su vi­sión se me que­dó gra­ba­da en la me­mo­ria y en el subconsciente e in­flu­yó en el mo­do en el que he cons­trui­do mi obra. El agua sim­bo­li­za mu­chos as­pec­tos de la vi­da: el na­ci­mien­to (lí­qui­do am­nió­ti­co), el bau­tis­mo, la muer­te (aho­go), la lim­pie­za y la pu­ri­fi­ca­ción. Con el tiem­po he per­di­do la ti­mi­dez de la in­fan­cia pe­ro no la in­tros­pec­ción, que for­ma par­te de quien soy”, nos cuen­ta en vís­pe­ras de su re­tros­pec­ti­va en el Gug­gen­heim Bil­bao. Y es que Vio­la es un ar­tis­ta es­pi­ri­tual, un bus­ca­dor que ha re­co­rri­do to­das las re­li­gio­nes y me­dio mun­do pa­ra dar for­ma a una obra trans­for­ma­do­ra y pro­fun­da, lí­ri­ca, poé­ti­ca, ín­ti­ma, ca­si pic­tó­ri­ca, a tra­vés de imá­ge­nes en mo­vi­mien­to, aun­que tam­bién se ha atre­vi­do con in­ter­ven­cio­nes, fo­to­gra­fías y so­ni­dos. Des­cu­brió el ví­deo en la uni­ver­si­dad. “Era 1971 y yo es­tu­dia­ba ar­te en Si­ra­cu­sa, Nue­va York, cuan­do de­ci­dí cam­biar­me a un de­par­ta­men­to más ex­pe­ri­men­tal. Ahí vi por pri­me­ra vez una cá­ma­ra en blan­co y ne­gro, que in­me­dia­ta­men­te se con­vir­tió en mi so­por­te de crea­ción”. Con el ob­je­ti­vo, Bill cap­tu­ra el al­ma de la gen­te y de sí mis­mo. En su pri­me­ra obra, Ta­pe 1, en 1972, se au­to­gra­bó mi­rán­do­se en un es­pe­jo y gri­tan­do. “Bus­ca­mos cons­tan­te­men­te la in­mor­ta­li­dad y es­ta es una for­ma de man­te­ner­nos con vi­da”, ase­gu­ra. A fi­na­les de los 70 el mis­ti­cis­mo se cru­zó en su ca­mino y su ví­deoar­te dió un gi­ro de lo ex­pe­ri­men­tal a lo es­pi­ri­tual. “Siem­pre he si­do un ras­trea­dor de mis­te­rios y me apa­sio­nan los es­cri­tos de otros co­mo yo.

He leí­do fi­lo­so­fía, tex­tos re­li­gio­sos, poe­mas y cuen­tos de gu­rús co­mo Ya­lãl ad-din Muham­mad Ru­mi, Zhuang Zhou, San Juan de la Cruz y Eck­hart de Hoch­heim, que han si­do una fuen­te de co­no­ci­mien­to y de ins­pi­ra­ción per­ma­nen­te. A me­nu­do mien­tras leo veo una ima­gen o una idea cre­cer den­tro de mí. No es una res­pues­ta sino una pre­gun­ta que ex­plo­rar. A ve­ces es una vi­sión que sur­ge es­pon­tá­nea y rá­pi­da­men­te, y otras de­bo tra­ba­jar du­ro pa­ra desa­rro­llar una pie­za”. En 1977 co­no­ció a Ki­ra Pe­rov, su mu­jer, la ma­dre de sus dos hi­jos, y su más fiel co­la­bo­ra­do­ra (es la di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de su es­tu­dio), con la que ha via­ja­do por los cua­tro con­ti­nen­tes du­ran­te años. “Sien­do nó­ma­da apren­dí que no hay una so­la ma­ne­ra de vi­vir en es­te pla­ne­ta, sino tan­tas for­mas co­mo per­so­nas. He co­lec­cio­na­do en mi men­te vi­sio­nes de ca­da rin­cón del mun­do que me han he­cho en­ten­der me­jor lo que nos ro­dea”. En 1991 la muer­te de su ma­dre abrió otra puer­ta en su ca­rre­ra en un mo­men­to de blo­queo crea­ti­vo. “Tu­ve una epi­fa­nía. Me di cuen­ta de que mi vi­da y el ar­te no es­tán se­pa­ra­dos sino que son par­te de un to­do, así que de­ci­dí crear una pe­lí­cu­la per­so­nal, por pri­me­ra vez en mi ca­rre­ra, in­te­gran­do a mi fa­mi­lia. Se lla­mó The Pas­sing (1991) y en ella mez­clé imá­ge­nes del de­sier­to con fi­gu­ras des­di­bu­ja­das de mi ma­dre y mías en el agua”. La es­té­ti­ca re­na­cen­tis­ta o ba­rro­ca o la na­tu­ra­le­za tam- bién han for­ma­do par­te de la evo­lu­ción de su obra a lo lar­go de las úl­ti­mas dos dé­ca­das. Los 27 pro­yec­tos que pre­sen­ta aho­ra en su re­tros­pec­ti­va re­co­rren to­do ese in­ten­so pe­ri­plo pro­fe­sio­nal, de 1976 a 2014. “Da igual el so­por­te que ha­ya usa­do, ya sean cor­tos, so­ni­dos, pie­zas uni­di­men­sio­na­les, lar­go­me­tra­jes o ins­ta­la­cio­nes, el men­sa­je siem­pre es el mis­mo: una bús­que­da, un in­ten­to de co­no­cer la con­di­ción hu­ma­na, ya sea a tra­vés del pa­so del tiem­po (Cat­he­ri­ne’s Room, 2001), la me­mo­ria (Pre­sen­ce, 1995), las emo­cio­nes (Si­lent Moun­tain, 2001), las pa­sio­nes (Night Vi­gil, 2005/2009), las re­la­cio­nes (Wal­king on the Ed­ge, 2012), la frá­gil lí­nea en­tre la vi­da y la muer­te (The Drea­mers, 2013) o el re­na­ci­mien­to (In­ver­ted Birth, 2014). Quie­ro que el es­pec­ta­dor se pa­re un mo­men­to, se lo to­me con cal­ma pa­ra mi­rar den­tro de sí mis­mo y se de cuen­ta de lo que real­men­te im­por­ta”. Bill Vio­la: Re­tros­pec­ti­va. Del 30 de ju­nio al 9 de no­viem­bre en el Gug­gen­heim Bil­bao. www.gug­gen­heim-bil­bao.eus

“Siem­pre he si­do un bus­ca­dor de mis­te­rios. Los mís­ti­cos, co­mo San Juan de la Cruz, han ins­pi­ra­do mi obra”. BILL VIO­LA

Fo­to­gra­mas del ví­deo The Drea­mers (2013), que ex­plo­ra el es­pa­cio en­tre la vi­da y la muer­te ba­jo el agua. Des­de la iz­da., Ma­di­son, Mark, Ch­ris­tian y, de­ba­jo, Sha­ron. En la otra pá­gi­na: Bill Vio­la, de 66 años, el gran pio­ne­ro del vi­deoar­te.

Fo­to­gra­ma de Going Forth by Day (2002). De­ba­jo, Four Songs (Spa­ce Bet­ween the Teeth) (1976), una de las pri­me­ras obras de Vio­la con él co­mo pro­ta­go­nis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.