AR­TE El pro­yec­to cul­tu­ral del año es­ta­lla en Va­len­cia. Bom­bas Gens es un es­pa­cio ar­tís­ti­co, gas­tro­nó­mi­co y de ac­ción so­cial.

Uno de los pro­yec­tos ar­tís­ti­cos más re­fres­can­tes de Es­pa­ña es­tá a pun­to de ex­plo­tar en una an­ti­gua fá­bri­ca art dé­co en Va­len­cia. Bom­bas Gens aú­na co­lec­ción de ar­te, ac­ción so­cial y gastronomía. Vi­si­ta­mos es­te cen­tro en ebu­lli­ción.

AD (Spain) - - Verano - tex­to: cris­ti­na gi­mé­nez fo­tos: ger­mán saiz

El ar­te tie­ne un gran po­der trans­for­ma­dor, nos per­mi­te sen­tir y co­no­cer mas allá de lo sen­si­ble, nos ha­ce mas crí­ti­cos y, por lo tan­to, más li­bres”, di­ce Nu­ria En­gui­ta, la di­rec­to­ra del Bom­bas Gens Cen­tre d’art, un nue­vo es­pa­cio hí­bri­do, so­li­da­rio, con vo­ca­ción so­cial ade­más de ar­tís­ti­ca, que abre sus puer­tas en Va­len­cia es­te mes. La trans­for­ma­ción de la que ha­bla En­gui­ta es, ade­más, li­te­ral, por­que el gi­gan­tes­co han­gar de 7.400 m2 que hoy ocu­pa fue du­ran­te dé­ca­das una fá­bri­ca de bom­bas hi­dráu­li­cas, una cons­truc­ción in­dus­trial de la­dri­llo que, sin em­bar­go, es­ta­ba asen­ta­da en un edi­fi­cio Art Dé­co de los años 30 em­ble­má­ti­co en la ciu­dad. Ca­ye­tano Bor­so di Car­mi­na­ti, su ar­qui­tec­to, nun­ca se hu­bie­ra ima­gi­na­do que en­tre sus hor­nos y chi­me­neas in­dus­tria­les pu­die­ra acam­par aho­ra la me­jor fo­to­gra­fía ja­po­ne­sa de No­bu­yos­hi Ara­ki o Dai­do Mo­ri­ya­ma, las es­cul­tu­ras en­co­gi­das de Juan Mu­ñoz o las fo­to­gra­fías in­ter­ve­ni­das de John Bal­des­sa­ri. O que los la­be­rin­tos de ca­na­les y ace­quias del sub­sue­lo de Va­len­cia con­si­guie­sen ins­pi­rar a la ar­tis­ta do­nos­tia­rra Cris­ti­na Igle­sias

pa­ra crear una de sus in­ter­ven­cio­nes per­ma­nen­tes en es­te rin­cón de la ciu­dad del Tu­ria. “Pa­ra Bom­bas Gens he he­cho una re­fle­xión so­bre aque­llo que exis­te aun­que no ve­mos y que es­tá car­ga­do de me­mo­ria”, ex­pli­ca Igle­sias, cu­ya pie­za, que com­bi­na una fuen­te, un canal y un es­tan­que, re­co­rre­rá el pa­tio pos­te­rior. El edi­fi­cio de­be esa se­gun­da vi­da a Su­sa­na Llo­ret y a su ma­ri­do, Jo­sé Luis So­ler, que de­ci­die­ron ins­ta­lar aquí la nue­va se­de de su Fun­da­ció Per Amor a l’art, cu­ya co­lec­ción su­ma 1.300 obras de más de 130 ar­tis­tas in­ter­na­cio­na­les. “Te­ner to­do es­to y no com­par­tir­lo no te­nía sen­ti­do pa­ra no­so­tros”, ex­pli­ca Su­sa­na. Fue un re­to res­pe­tar el ilus­tre pa­sa­do del lu­gar y al mis­mo tiem­po dar aco­gi­da a las tres pa­tas de la fun­da­ción: un es­pa­cio ex­po­si­ti­vo de­di­ca­do al ar­te con­tem­po­rá­neo, un cen­tro de día pa­ra ni­ños vul­ne­ra­bles del ba­rrio y un la­bo­ra­to­rio de ideas pa­ra la in­ves­ti­ga­ción de en­fer­me­da­des ra­ras, es­pe­cial­men­te la de Wil­son. Ade­más, la ins­ti­tu­ción aco­ge el res­tau­ran­te del chef lo­cal Ri­card Ca­ma­re­na, con una es­tre­lla Mi­che­lin. La reha­bi­li­ta­ción fue un tra­ba­jo fa­raó­ni­co y ex­ce­si­vo en el que han co­la­bo­ra­do tres ar­qui­tec­tos: la ale­ma­na An­na­be­lle Sell­dorf, res­pon­sa­ble del pro­yec­to mu­seís­ti­co y ex­pe­ri­men­ta­da en es­tas li­des (las me­jo­res ga­le­rías del mun­do le de­ben a ella sus sa­las, de Da­vid Zwir­ner a Hau­ser & Wirth), el na­va­rro Eduar­do de Mi­guel, que se en­car­gó de la reha­bi­li­ta­ción, y el es­tu­dio del va­len­ciano Ramón Es­te­ve, que en­ca­ró la am­plia­ción. “El ob­je­ti­vo

era uni­fi­car cri­te­rios, ya se tra­ta­sen de na­ves ori­gi­na­les o de nue­va cons­truc­ción, y al mis­mo tiem­po do­tar­las de sin­gu­la­ri­dad”, de­ta­lla Es­te­ve. El con­jun­to al­ber­ga cua­tro na­ves, la vi­lla del an­ti­guo apo­de­ra­do, un pa­tio ado­qui­na­do cen­tral, otro pos­te­rior, una bo­de­ga del si­glo XVI y un re­fu­gio in­tac­to de la Gue­rra Ci­vil, es­tos dos úl­ti­mos des­cu­bier­tos du­ran­te la reha­bi­li­ta­ción. El área ar­tís­ti­ca cuen­ta ade­más con el ase­so­ra­mien­to de Vi­cen­te To­do­lí, ex­di­rec­tor de la Ta­te Mo­dern de Londres, que par­ti­ci­pa en el pro­gra­ma ex­po­si­ti­vo. “El fo­co es la fo­to­gra­fía, que por su ca­rác­ter se­ria­do per­mi­te un re­co­rri­do más am­plio por la obra de un crea­dor, mien­tras que las pin­tu­ras son pie­zas úni­cas”, ase­gu­ra To­do­lí. Ble­da y Ro­sa. Geo­gra­fía del tiem­po se­rá una de las mues­tras inau­gu­ra­les, co­mi­sa­ria­da, ade­más, por Nu­ria En­gui­ta, la ca­be­za del pro­yec­to. “Bom­bas Gens tra­ba­ja pa­ra con­ver­tir­se en una ins­ti­tu­ción de re­fe­ren­cia en el con­tex­to ar­tís­ti­co lo­cal y glo­bal, así co­mo en un lu­gar abier­to a pú­bli­cos muy di­fe­ren­tes”, se­ña­la. Su­sa­na Llo­ret, la fun­da­do­ra, tie­ne tam­bién cla­ro su ob­je­ti­vo. “Los que te­ne­mos la suer­te de dar te­ne­mos tam­bién la res­pon­sa­bi­li­dad de com­par­tir y pa­ra ha­cer eso de for­ma in­te­li­gen­te hay que coor­di­nar es­fuer­zos, co­nec­tar per­so­nas y co­la­bo­rar. Es­to fun­cio­na pa­ra cual­quier co­sa: el tiem­po que de­di­ca­mos a los de­más, los re­cur­sos que em­plea­mos, el afec­to, la aten­ción a los des­fa­vo­re­ci­dos… Y la fun­da­ción en­glo­ba to­do eso”. Las car­tas es­tán echa­das, los au­gu­rios son fa­vo­ra­bles y es­te edi­fi­cio, aho­ra y ha­ce 80 años, ha caí­do co­mo una bom­ba... en el buen sen­ti­do. Bom­bas Gens: Av. de Bur­jas­sot, 54, Va­len­cia. www.fpaa.es

Arri­ba, un de­ta­lle de una de las fa­cha­das de pie­dra y la­dri­llo. Dcha., fo­to­gra­fía Blu­men­bild (2006) de Hans-pe­ter Feld­mann y An­na­be­lle Sell­dorf en Bom­bas Gens. En la otra pá­gi­na: Una de las na­ves que fun­cio­na­rá co­mo es­pa­cio ex­po­si­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.