TO­DO CUA­DRA El po­lis­ta ar­gen­tino Na­cho Fi­gue­ras ha cons­trui­do pa­ra sus ca­ba­llos un es­ta­blo ra­cio­na­lis­ta de ce­men­to.

El po­lis­ta ar­gen­tino Na­cho Fi­gue­ras ha cons­trui­do a me­nos de una ho­ra de Bue­nos Ai­res unos es­ta­blos de hor­mi­gón y ma­de­ra pa­ra sus mi­ma­dos ca­ba­llos.

AD (Spain) - - Verano - tex­to: de­rek blas­berg

Mi­me­ti­za­da con la na­tu­ra­le­za, es­ta cons­truc­ción de hor­mi­gón y ma­de­ra es la gua­ri­da de al­gu­nos de los me­jo­res ca­ba­llos de po­lo del mun­do. Si pa­ra un aman­te del ar­te su ga­le­ría es ca­si un tem­plo sa­gra­do en el que des­cu­brir te­so­ros, pa­ra el ju­ga­dor de po­lo pro­fe­sio­nal ar­gen­tino Na­cho Fi­gue­ras, sus nue­vos es­ta­blos en la ciu­dad de Ge­ne­ral Ro­drí­guez, a 45 mi­nu­tos de Bue­nos Ai­res, son el equi­va­len­te. “Nues­tros po­tros son nues­tra co­lec­ción de ar­te”, ase­gu­ra. Y es que los 44 ani­ma­les de pu­ra san­gre que a ve­ces pas­tan so­bre el te­ja­do de la cons­truc­ción, sin ser cons­cien­tes de que de­ba­jo es­tán sus bo­xes, pue­den al­can­zar pre­cios si­mi­la­res a cual­quier obra maes­tra. En los 12.000 m2 de te­rreno, don­de tam­bién el po­lis­ta tie­ne su rancho de se­men­ta­les, Cría Ya­tay, la dis­cre­ta es­truc­tu­ra ca­si pa­sa des­aper­ci­bi­da al ojo hu­mano. Ro­dea­da de ve­ge­ta­ción, es una cons­truc­ción ul­tra­mo­der­na y li­neal he­cha de ce­men­to, ma­de­ra y hie­rro, que el ar­qui­tec­to Juan Ig­na­cio Ra­mos, ami­go de Fi­gue­ras des­de que es­te te­nía 20 años, aco­me­tió con to­do el mimo po­si­ble. “Que la fa­cha­da fue­ra de hor­mi­gón ex­pues­to fue un gran re­to pe­ro en­con­tra­mos a un con­tra­tis­ta que se enamo­ró del pro­yec­to —nos cuen­ta—. La idea era li­gar una se­cuen­cia de be­llos es­pa­cios con­se­cu­ti­vos”. Na­cho re­ma­ta: “Bus­cá­ba­mos crear un lu­gar prác­ti­co y a la vez tan ins­pi­ra­dor co­mo un mu­seo”. El po­lis­ta, uno de los más im­por­tan­tes del mun­do, que vi­ve a 5 mi­nu­tos ca­mi­nan­do de aquí con su mu­jer, Del­fi­na, y sus cua­tro hi­jos, ha si­do du­ran­te años la ima­gen de los per­fu­mes de Ralph Lau­ren y ca­pi­tán del Black Watch Po­lo Team es­pon­so­ri­za­do por la fir­ma ame­ri­ca­na. Y es que Ar­gen­ti­na es el país que más ju­ga­do­res de es­te de­por­te ex­por­ta del mun­do. “La Pam­pa es pla­na y muy ex­ten­sa, y el cli­ma per­mi­te ju­gar to­do el año, por eso so­mos tan bue­nos”, son­ríe. El edi­fi­cio es­tá ins­pi­ra­do en tres gran­des tó­tems de la ar­qui­tec­tu­ra: Mies van der Rohe “por sus lí­neas rec­tas”, di­ce Na­cho; Luis Ba­rra­gán, que in­flu­yó en la for­ma y la tex­tu­ra de los mu­ros y en la lá­mi­na de agua del pa­tio, y Ta­dao An­do, del que to­ma­ron el jue­go es­té­ti­co en­tre la luz y el ce­men­to de sus obras. Fi­gue­ras com­pró la pro­pie­dad en 2005 y em­pe­zó a cons­truir en 2013, aun­que no tras­la­dó a sus pre­cia­dos ani­ma­les has­ta tres años más tar­de. “Ver en­trar a los 44 po­nies en sus ca­se­tas fue un gran mo­men­to, un sue­ño he­cho reali­dad”, re­cuer­da el por­te­ño. El nú­me­ro no es ar­bi­tra­rio. “Hay cua­tro ju­ga­do­res en ca­da equi­po de po­lo, y ca­da uno ne­ce­si­ta más o me­nos 10 ca­ba­llos, y otros cua­tro de re­ser­va”, cal­cu­la. Su ha­bi­ta­ción fa­vo­ri­ta es la sala de ape­ros, lle­na de mon­tu­ras, bri­das, bo­tas, pa­los, cas­cos, tro­feos y li­bros, aun­que lo que real­men­te le gus­ta ha­cer es sen­tar­se en la cu­bier­ta ajar­di­na­da con ami­gos y una bue­na bo­te­lla de vino al atar­de­cer, des­pués de al­gu­na de sus ex­te­nuan­tes gi­ras por el mun­do. “La es­ca­le­ra pa­ra lle­gar has­ta aquí es ca­si una es­cul­tu­ra, y cuan­do subes por ella te ol­vi­das de to­do”, con­fie­sa. El ho­gar de sus pre­cia­dos ca­ba­llos es, pues, prác­ti­ca­men­te una ca­sa dig­na de la me­jor ar­qui­tec­tu­ra ra­cio­na­lis­ta que se pier­de en la in­men­si­dad del cam­po ar­gen­tino. Re­lin­chan, lue­go ca­bal­ga­mos. www.na­cho­fi­gue­ras.com

fo­tos: ober­to gi­li

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.