FA­VE­LA CHIC El pa­raí­so re­ci­cla­do y ex­cep­cio­nal del bra­si­le­ño Jor­ge Na­si en Vi­di­gal, la nue­va zo­na de mo­da en Río de Janeiro.

En Río to­dos mi­ran ha­cia la ba­rria­da del Vi­di­gal, el dis­tri­to de mo­da pa­ra ar­tis­tas, di­se­ña­do­res y bohe­mios. Aquí Jor­ge Na­si le­van­tó su pa­raí­so co­mo hi­cie­ron sus ve­ci­nos, con ma­te­ria­les re­ci­cla­dos y mu­cho co­ra­zón.

AD (Spain) - - Verano - tex­to: to­ni to­rre­ci­llas fo­tos: matthieu salvaing

Es un hom­bre de la sel­va, de la ca­rio­ca, ade­más. Lo es de una for­ma cul­ta, eco­ló­gi­ca, irre­ve­ren­te y muy cos­mo­po­li­ta. “Aho­ra es­toy cons­tru­yen­do un pe­que­ño ho­tel en el Par­que Na­cio­nal Le­nçóis Ma­ran­hen­ses”, di­ce Jor­ge Na­si, el due­ño del res­tau­ran­te y club pa­ri­sino Fa­ve­la Chic. Lo su­yo es crear pe­que­ños pa­raí­sos a su ima­gen, co­mo su vi­lla en Río de Janeiro. “En 2008 un tra­ba­ja­dor que me ayu­da­ba en ca­sa me in­vi­tó a co­mer a su par­ce­la en Vi­di­gal, a 400 me­tros de al­tu­ra. Me en­can­tó la mi­ra­da al mar, el ver­de que le ro­dea, la pro­xi­mi­dad a to­do”. Se la que­dó, aun­que en­ton­ces es­ta zo­na no se pa­re­cía a lo que es hoy, el dis­tri­to más mo­derno, ar­tís­ti­co (y de jo­ven bur­gue­sía) de la ciu­dad. “La edi­fi­ca­ción ori­gi­nal era muy pe­que­ña y es­ta­ba des­tro­za­da. Com­pré tres te­rre­nos ve­ci­nos y po­co a po­co la hi­ce yo mis­mo con la ayu­da de un ami­go al­ba­ñil. No soy ar­qui­tec­to, así que la fui le­van­tan­do adap­tán­do­me a la pen­dien­te de la mon­ta­ña y a mi ideal de una cons­truc­ción per­fec­ta”, ex­pli­ca en un co­rrec­tí­si­mo es­pa­ñol de acen­to in­des­crip­ti­ble. “Soy un gau­cho, mi abue­la era ar­gen­ti­na”, di­ce en­tre ri­sas. El re­sul­ta­do son 80 m2 re­par­ti­dos en tres vo­lú­me­nes uni­dos de ce­men­to, ba­rro, hie­rro y ma­te­ria­les re­ci­cla­dos, tal y co­mo se ha­cen las ca­sas más hu­mil­des. El es­pa­cio se di­vi­de en dos al­tu­ras don­de se dis­po­ne el sa­lón, la co­ci­na, un ba­ño y dos dor­mi­to­rios abier­tos a la na­tu­ra­le­za a tra­vés de puer­tas y ven­ta­na­les que en­con­tró en la ca­lle y en de­rri­bos. “Ca­si to­das las paredes y el sue­lo los de­jé en bru­to. Es­toy en con­tra de las pin­tu­ras, con­ta­mi­nan. Me gus­ta aque­llo que el tiem­po en­ve­je­ce, que no es­con­de su his­to­ria. Es una es­té­ti­ca ins­pi­ra­da en pin­to­res co­mo Monet, Vin­cent van Gogh, An­selm Kie­fer”, ase­gu­ra. En el in­te­rior, mo­bi­lia­rio aban­do­na­do que re­pa­ró y te­so­ros “muy ba­ra­tos” de bro­can­tes fran­ce­ses que con­vi­ven con obras de ar­te de sus ami­gos, ar­tis­tas ca­rio­cas co­mo An­dre Nie­me­yer y Ro­dri­go Bueno y sus nu­me­ro­sos al­ta­res re­li­gio­sos. “Me fas­ci­nan, no sé por qué, siem­pre me atra­jo el ba­rro­co. Pe­ro, si te soy sin­ce­ro, creo que los co­lo­co pa­ra pur­gar mis nu­me­ro­sí­si­mos pe­ca­dos”, con­clu­ye bro­mean­do an­tes de re­gre­sar a la sel­va.

En el dor­mi­to­rio de in­vi­ta­dos, obras de mer­ca­di­llos de París. En la otra pá­gi­na: En el mis­mo es­pa­cio, biom­bo de de­rri­bo y ban­co es­ti­lo Tho­net res­tau­ra­do por Na­si.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.