“Que­ría que los mue­bles fue­ran MO­DER­NOS, pe­ro que man­tu­vie­ran la ilusión de es­tar en una sen­ci­lla CAPILLA”.

JAI­ME GUB­BINS

AD (Spain) - - Casa Ad -

Aquí no hay rui­do, ni co­ches, ni prác­ti­ca­men­te de na­da. Pre­ci­sa­men­te por eso es­ta di­mi­nu­ta is­la cer­ca­na a Du­brov­nik se ha con­ver­ti­do en el par­ti­cu­lar bea­tus ille de unos po­cos pri­vi­le­gia­dos, en­tre ellos el pai­sa­jis­ta Lu­cien Rees Ro­berts y el ar­qui­tec­to Ste­ven Ha­rris. “Ha­bían co­no­ci­do el lu­gar, al igual que yo, gra­cias al tam­bién ar­qui­tec­to chi­leno afin­ca­do en Su­dá­fri­ca An­to­nio Za­ni­no­vic. Él lle­gó a es­te pe­ño­te del Adriá­ti­co bus­can­do las raí­ces de su abue­lo. Lu­cien y Ste­ven re­co­no­cie­ron de in­me­dia­to el va­lor de en­con­trar un es­pa­cio ca­si vir­gen en el co­ra­zón de Europa”, re­cuer­da Jai­me Gub­bins. Ha­ce cua­tro años, tras ha­ber­les vi­si­ta­do mu­chas ve­ces, de­ci­dió emu­lar­les y ha­cer­se con es­te dis­cre­to con­jun­to de 300 m2 com­pues­to por dos barracones cons­trui­dos, co­mo la ma­yo­ría de edi­fi­cios de la zo­na, a lo lar­go del si­glo XV. Gub­bins re­cu­rrió a Za­ni­no­vic, el ori­gen de es­ta aven­tu­ra, pa­ra res­tau­rar­los. “A pe­sar de ser re­co­no­ci­do por sus di­se­ños ab­so­lu­ta­men­te con­tem­po­rá­neos, se apa­sio­nó por sa­car­le par­ti­do a la be­lle­za de es­tas es­truc­tu­ras tan an­ti­guas”, con­ti­núa. Co­mo no po­día ser de otra for­ma, pa­ra los in­te­rio­res y los jar­di­nes re­cu­rrió al des­pa­cho neo­yor­quino de Lu­cien, Rees Ro­berts + Part­ners LLC. “Ellos su­pie­ron in­ter­pre­tar mis ideas a la per­fec­ción, que­ría que los mue­bles fue­ran ac­tua­les, pe­ro que no te hi­cie­ran per­der esa ilusión de es­tar en una sen­ci­lla capilla”, con­ti­núa. Rees Ro­berts lo­gró el efec­to desea­do com­bi­nan­do al­gu­nas pie­zas (in­clui­do el ar­te) que el pro­pio Gub­bins tra­jo des­de Su­dá­fri­ca, don­de ha­bi­tual­men­te re­si­de, con una se­lec­ción de mo­bi­lia­rio im­por­ta­do di­rec­ta­men­te des­de Nue­va York (ge­ne­ro­so en di­se­ño del pro­pio es­tu­dio). En el jardín de 5.000 m2 con ac­ce­so di­rec­to al mar, pro­yec­ta­ron una pis­ci­na den­tro de unas rui­nas em­plean­do nu­me­ro­sas pie­dras res­ca­ta­das de un pa­la­cio en Split que ha­bía per­te­ne­ci­do al em­pe­ra­dor ro­mano Dio­cle­ciano (si­glo III d.c.). “An­tes de em­pe­zar ha­bía tal can­ti­dad de ma­le­za que no se po­día ver el mar, pe­ro al re­cor­tar­la me en­tró una de­pre­sión te­rri­ble. Aun­que el agua se veía de una for­ma in­creí­ble, de­lan­te de mis ojos so­lo que­da­ba una desoladora mez­cla de tie­rra y ro­cas. Afor­tu­na­da­men­te, en po­cos me­ses los al­ga­rro­bos, oli­vos y ci­pre­ses se adap­ta­ron de tal for­ma que pa­re­cían ha­ber es­ta­do allí to­da la vi­da”. Aho­ra, cuan­do Gub­bins no es­tá allí, es­te idí­li­co re­ti­ro abre sus puer­tas a viajeros dis­pues­tos a per­der­se en las cos­tas croa­tas. El ries­go se­rá no que­rer vol­ver. www.ex­cep­tio­nal­pro­perty­ren­tals.com

En el jardín, mi­ran­do al mar Adriá­ti­co, si­llas Sol y Lu­na de Brown Jor­dan y me­sa de Saa­ri­nen. En la otra pá­gi­na: En uno de los dor­mi­to­rios pre­si­di­do por un cua­dro del sud­afri­cano John Mu­rray, ca­ma y me­si­tas de Rees Ro­berts + Part­ners y lam­pa­ri­tas de los 50, en Las Ve­nus by Ken­neth Clark.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.