TO­CAR LOS CLÁ­SI­COS El es­tu­dio Me­lián Ran­dolph ac­tua­li­zó es­te áti­co en Ma­drid con gran ar­te, mue­bles con pá­ti­na e in­ge­nio.

Mue­bles con pá­ti­na, gran ar­te, mix de ma­te­ria­les y mu­cha ex­pe­rien­cia son las herramientas con las que las her­ma­nas Me­lián Ran­dolph ac­tua­li­zan, co­mo po­cas, la tra­di­ción. Es­te áti­co en Ma­drid da fe de su buen ha­cer.

AD (Spain) - - Septiembre 2017 - fotos: ri­car­do la­bou­gle texto: to­ni to­rre­ci­llas

Su ma­dre les de­cía I li­ke to keep it sim­ple (Me gus­ta de­jar­lo sen­ci­llo) y esa en­se­ñan­za la lle­van siem­pre con­si­go, por com­ple­jo que en su ofi­cio sea con­se­guir­lo. “Ella era de Ten­nes­see y se ins­ta­ló con mi pa­dre en An­da­lu­cía pa­ra cons­truir So­to­gran­de. En sus baú­les ha­bía fo­to­gra­fías de ar­qui­tec­tu­ra ru­ral del Sur de Es­pa­ña, mi­ni­mal y so­bria, que mez­cla­ba con mue­bles que traía de Hong Kong. To­do muy aus­te­ro pe­ro con un to­que sor­pren­den­te, al­go que en los años 60 era inau­di­to”, re­cuer­da Vic­to­ria so­bre có­mo ella y su her­ma­na Syl­via co­men­za­ron a edu­car sus ojos. Jun­tas com­po­nen el es­tu­dio de de­co­ra­ción Me­lián Ran­dolph y nos re­ci­ben en es­te áti­co dú­plex en el ba­rrio de Cham­be­rí de la ca­pi­tal. “¿Os sue­na?”, pre­gun­tan. Sí, hay al­go que nos es fa­mi­liar (ver AD Nº72, Un clien­te va­lien­te). “Ha­ce cin­co años lo re­for­ma­mos, pe­ro en esa oca­sión con­sis­tió en ac­tua­li­zar el cuar­to de ba­ño, la co­ci­na y de­co­rar­lo”, ex­pli­ca Syl­via. Su pro­pie­ta­rio, un ar­tis­ta me­xi­cano, tras ha­bi­tar­la y via­jar, so­bre to­do a Su­dá­fri­ca, des­cu­brió am­bien­tes des­pe­ja­dos que le da­ban paz, que dis­ta­ban de su in­te­rior mu­cho más ba­rro­co, y de­ci­dió cam­biar­la por com­ple­to. “Ya no que­ría una co­ci­na ce­rra­da, sino abier­ta (que cu­brie­ron con un azu­le­jo ins­pi­ra­do en el tra­ba­jo de Gio Pon­ti) pa­ra es­tar con sus in­vi­ta­dos o dor­mir arri­ba y no aba­jo”. Cuan­do co­men­za­ron a tras­for­mar la es­truc­tu­ra de 400 m2, die­ron con nue­vas al­tu­ras has­ta lle­gar al for­ja­do y de­ja­ron vis­tas las vi­gas de ma­de­ra del te­cho. “A él le ha­bían re­ga­la­do un li­bro so­bre Jai­me Par­la­dé y di­jo que las que­ría ver­des, al es­ti­lo del in­terio­ris­ta, que de­cía que so­lo en Ma­drid, don­de eran más cur­sis, que­rían que se vie­ra la ma­de­ra bue­na”, bro­mean. Así sur­gió una plan­ta prin­ci­pal con un gran sa­lón-co­me­dor-co­ci­na y una ha­bi­ta­ción con ba­ño en sui­te pa­ra in­vi­ta­dos, mien­tras que en la plan­ta de arri­ba se des­ti­nó al dor­mi­to­rio prin­ci­pal, con una zo­na de es­tar, ba­ño, des­pa­cho y una te­rra­za co­mo las que el due­ño vio en el Bós­fo­ro. “Le di­mos mu­cha im­por­tan­cia a las tex­tu­ras, usa­mos ja­bel­ga, una mor­te­ro de cal tra­di­cio­nal del Sur que con­tie­ne pig­men­tos na­tu­ra­les, en to­nos neu­tros y en ro­sa pa­ra su ha­bi­ta­ción”. Si­guie­ron su­man­do sor­pre­sas, co­mo las puer­tas que per­te­ne­cie­ron al Con­su­la­do de Fran­cia en Je­rez, los mu­ros de la­dri­llo, la ilu­mi­na­ción im­pe­ca­ble (que di­se­ñó Ja­vier Gó­rriz) o la es­cul­tó­ri­ca es­ca­le­ra de hie­rro pin­ta­da con la­ca vul­ca­ni­za­da, obra su­ya. Ade­más de una co­lec­ción de ar­te con nom­bres co­mo Ola­fur Elias­son, Han­nah Co­llins o Mat­hias Kess­ler. To­do al ser­vi­cio de aban­do­nar la opu­len­cia an­te­rior pa­ra en­trar en una nue­va era, la de la cal­ma mo­der­na. www.me­lian­ran­dolph.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.