HIS­TO­RIA AN­TI­GUA Es­ta­nis Agui­lar cree en lo de siem­pre pa­ra su ca­sa en la ca­pi­tal: es­ti­lo mi­li­tar, Grand Tour y si­glo XVIII.

Las geo­me­trías de Hicks y la si­me­tría de Bus­ta­man­te. Es­ti­lo mi­li­tar y Grand Tour. Pie­zas he­re­da­das y di­se­ños pro­pios. Con to­do ello Es­ta­nis Agui­lar, un fan del XVIII, ha cons­trui­do su ca­sa en Ma­drid.

AD (Spain) - - Septiembre 2017 - texto: ro­cío ley

es un hom­bre muy ar­tis­ta. Fue un in­cor­dio du­ran­te la obra, por­que es muy me­ticu­loso y lo tie­ne to­do cla­rí­si­mo, pe­ro su sen­ti­do de la es­té­ti­ca es in­creí­ble”. Así le des­cri­be su her­ma­na Mag­da­le­na, in­terio­ris­ta, que le ha ayu­da­do a re­for­mar es­te pi­so en el ma­dri­le­ño ba­rrio de Sa­la­man­ca. Es­ta­nis­lao Agui­lar fue an­ti­cua­rio y des­pués di­se­ña­dor de mue­bles, dos ver­tien­tes que ha mez­cla­do con brío en su nue­vo apar­ta­men­to. “Es­toy en­can­ta­do y su­per­agus­to aquí, en­con­tré el ta­ma­ño per­fec­to en la zo­na per­fec­ta. No que­ría una ca­sa bur­gue­sa y rancia, con vir­gen­ci­tas es­pa­ño­las. Es una com­bi­na­ción de pie­zas he­re­da­das, com­pra­das y crea­das por mí; una de­co­ra­ción per­so­na­lí­si­ma con el po­so de mi fa­mi­lia, la pa­sión de mi abue­la, que se pa­sa­ba los do­min­gos en El Ras­tro”, arranca él. En un edi­fi­cio de 1927 del ar­qui­tec­to Ma­nuel Lo­ren­te, son 170 m2 dis­tri­bui­dos en hall, co­me­dor, co­ci­na, sa­lón y un lar­go pa­si­llo lleno de ar­ma­rios que con­du­ce a su dor­mi­to­rio con ves­ti­dor y ba­ño (en el que ins­ta­ló una enor­me li­bre­ría en la zo­na del re­tre­te), otro de in­vi­ta­dos y un aseo. “Aquí vi­vía una se­ño­ra ma­yor. Eran to­do cuar­ti­tos pe­que­ños y ha­bía un so­lo ser­vi­cio. Lo ti­ra­mos en­te­ro, so­lo de­ja­mos los con­tor­nos”, ex­pli­ca ella. Pa­ra el sue­lo eli­gie­ron un már­mol con tra­ce­ría blan­ca y ne­gra en la en­tra­da, y una ta­ri­ma de ro­ble en el res­to. Do­mi­nan los to­nos neu­tros ex­cep­to en la sa­la, don­de el due­ño es- co­gió una la­ca de un co­lor azul “co­mo el mar cuan­do es­tá os­cu­re­cien­do en un día gris”, de­ta­lla. Su her­ma­na se ríe: “Los pin­to­res se vol­vie­ron lo­cos pa­ra acer­tar­lo”. Es­ta­nis es un ate­so­ra­dor, un per­fec­cio­nis­ta de me­mo­ria pro­di­gio­sa, un experto co­no­ce­dor de lo clá­si­co que lle­va un de­co­ra­dor den­tro. Le en­can­tan Da­vid Hicks y Luis Bus­ta­man­te y su épo­ca pre­fe­ri­da es el XVIII, aun­que tam­bién tie­ne pie­zas Fe­li­pe V, de Mai­son Jan­sen o del Grand Tour, una con­so­la Im­pe­rio, bus­tos, es­pe­jos, me­da­llo­nes, obe­lis­cos, chan­de­liers... a los que ha in­cor­po­ra­do di­se­ños pro­pios, co­mo la me­sa de co­me­dor de ma­de­ra ne­gra y la­tón, ins­pi­ra­da en una brú­ju­la, o la de cen­tro del sa­lón con bo­las de gra­ni­to que re­cu­pe­ró de un de­rri­bo. Pa­ra su dor­mi­to­rio re­creó el cua­dro de Eu­gè­ne De­la­croix La Ha­bi­ta­ción del Con­de de Mor­nay. “Siem­pre he te­ni­do ob­se­sión con es­ta obra. Que­ría vi­vir den­tro de ella”, con­fie­sa. Así, re­pli­có una tien­da de cam­pa­ña con una te­la a ra­yas y la lle­nó de cue­ro y ma­de­ra, ins­pi­ra­ción mi­li­tar, bei­ge y ver­de. Ade­más de Mag­da­le­na, en el re­sul­ta­do fi­nal tam­bién co­la­bo­ró su jo­ven so­bri­na. “Me de­cía: ‘Tío, es­to hay que re­fres­car­lo, hay que qui­tar y re­ju­ve­ne­cer’. Así que com­pré una fo­to, un cua­dro con­tem­po­rá­neo... Hoy en día lo ca­ro es lo nue­vo –afir­ma–. Pe­ro in­ten­to no que­dar­me an­cla­do en el pa­sa­do”. El re­ma­te de­co­ra­ti­vo lo po­nen las es­tan­te­rías que re­co­rren la ca­sa, que son sus par­ti­cu­la­res ga­bi­ne­tes de cu­rio­si­da­des, en las que los ob­je­tos y li­bros es­tán pe­ga­dos con Su­per Glue, pa­ra que na­da se mue­va una vez ha lo­gra­do mon­tar el bo­de­gón per­fec­to. Así es Es­ta­nis, no ad­mi­te me­dias tin­tas.

“No que­ría una CA­SA bur­gue­sa y RANCIA, con vir­gen­ci­tas sino una de­co­ra­ción per­so­nal con el po­so fa­mi­liar”. ES­TA­NIS AGUI­LAR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.