KASBAH MO­DER­NA Pie­rre Ber­gé con­fió en Stu­dio KO pa­ra cons­truir su sue­ño: el mu­seo de Yves Saint Lau­rent en Ma­rra­kech.

Pie­rre Ber­gé en­car­gó a Stu­dio KO un nue­vo mu­seo en Ma­rra­kech, que abre es­te mes, con el que ce­le­brar el ta­len­to de Yves Saint Lau­rent. Te­rra­co­ta, te­rra­zo y ma­de­ra sir­ven de ho­me­na­je a es­ta ciu­dad, la gran mu­sa del cou­tu­rier.

AD (Spain) - - News - texto: toni to­rre­ci­llas

Cuan­do Yves vi­si­tó por pri­me­ra vez Ma­rra­kech en 1966 que­dó tan con­mo­cio­na­do por la ciu­dad que in­me­dia­ta­men­te de­ci­dió com­prar una ca­sa a la que re­gre­só una y otra vez. Era na­tu­ral, aho­ra que se han cum­pli­do los 50 años de aquel pri­mer via­je, cons­truir un mu­seo jus­to en es­te lu­gar que tan­to le ins­pi­ró”, ex­pli­ca­ba Pie­rre Ber­gé (po­co an­tes de su muer­te el pa­sa­do 8 de sep­tiem­bre) so­bre la gé­ne­sis de es­te tem­plo obra de los fran­ce­ses Oli­vier Marty y Karl Four­nier, com­po­nen­tes de Stu­dio KO, que abri­rá sus puer­tas el 19 de oc­tu­bre en la ca­lle que lle­va el nom­bre del cou­tu­rier (si­mul­tá­nea­men­te se inau­gu­ra­rá otro en Pa­rís, en la se­de de su fun­da­ción, en el 5 Ave­nue Mar­ceau). “Ha­ce tres años es­tá­ba­mos en la ca­pi­tal ma­rro­quí cuan­do nos lla­mó mon­sieur Ber­gé, quien nos in­vi­ta­ba a ce­nar en su mí­ti­ca vi­lla pa­ra co­men­tar­nos una gran idea que te­nía pre­vis­to rea­li­zar”, ex­pli­can los ar­qui­tec­tos so­bre có­mo re­ci­bie­ron es­ta pro­pues­ta. “El edi­fi­cio com­bi­na dos mun­dos que lle­va­mos en nues­tro co­ra­zón: la mo­da y Ma­rrue­cos (don­de hi­cie­ron sus pri­me­ras ca­sas y tie­nen se­de). Al par­ti­ci­par en él he­mos con­tri­buí­do a la pro­tec­ción de la his­to­ria y el pres­ti­gio del crea­dor más in­flu­yen­te del XX”, continúan. El dúo in­ves­ti­gó en los ar­chi­vos del mo­dis­ta pa­ra co­no­cer me­jor su ofi­cio y dar for­ma a es­te im­po­nen­te mo­nu­men­to de 5.000 m2. “To­do lo que vi­mos allí in­flu­yó, so­bre to­do la mo­der­ni­dad de al­gu­nas de sus crea­cio-

nes, co­mo sus Smo­king”. Así sur­gió la fa­cha­da de la­dri­llo de te­rra­co­ta lo­cal a mo­do de la “ur­dim­bre de un te­ji­do”, en el que se com­bi­nan las per­fec­tas cur­vas y án­gu­los rec­tos ca­rac­te­rís­ti­cos de sus ele­gan­tes cha­que­tas. En el in­te­rior, un gran pa­tio cir­cu­lar con el le­gan­da­rio lo­go YSL que le hi­zo Cas­san­dre, “tie­ne unos mu­ros tan al­tos que ocul­tan to­dos los edi­fi­cios ve­ci­nos y so­lo de­jan la vi­sión del cie­lo”, co­men­tan. El atrio de la fuente, la sa­la pa­ra mues­tras tem­po­ra­les, una bi­blio­te­ca, con cer­ca de 6.000 vo­lú­me­nes, una li­bre­ría y una ca­fe­te­ría con te­rra­za, to­do rea­li­za­do con blo­ques y te­rra­zo lo­cal, y un au­di­to­rio con 150 asien­tos, la úni­ca sa­la he­cha de ma­de­ra, lo que le da a la cons­tru­ci­cón una mis­ma to­na­li­dad, otra de las se­ñas de los ar­qui­tec­tos. “Pie­rre Ber­gé no que­ría un mau­so­leo, ni lu­gar de­di­ca­do a la fi­gu­ra de un hom­bre, sino una zo­na pa­ra los vi­vos abier­ta al mun­do. Por eso no se plan­teó co­mo un mu­seo sino co­mo un centro cul­tu­ral en el que ce­le­brar con­cier­tos, ex­po­si­cio­nes, con­fe­ren­cias... De ahí que pi­die­ra una sa­la pa­ra las ex­po­si­cio­nes tem­po­ra­les en la que pre­sen­tar a otros ar­tis­tas y dis­ci­pli­nas”, ex­pli­ca Stu­dio KO. De la es­ce­no­gra­fía de es­te es­pa­cio de 400 m2 se en­car­gó Ch­ris­top­he Mar­tin. “Que­ría ofre­cer un re­co­rri­do de su ta­len­to, no una re­tros­pec­ti­va, sino un via­je al co­ra­zón de su obra. Es al­go más que cin­cuen­ta pren­das ja­más pre­sen­ta­das al pú­bli­co, es el am­bien­te que los ro­dea con sus bo­ce­tos, sus fo­to­gra­fías y des­fi­les y un in­men­so, lu­mi­no­so y radiante re­tra­to su­yo que lo en­vuel­ve to­do”. Así se cum­ple el de­seo del cou­tu­rier: “Mi sue­ño es que mis ves­ti­dos y di­bu­jos pue­dan ser es­tu­dia­dos du­ran­te si­glos”. www.fon­da­tion-pb-ysl.net

“No es ni un MAU­SO­LEO, es un ES­PA­CIO abier­to pa­ra el dis­fru­te de los vi­vos”. STU­DIO KO

re­tra­to: matthieu salvaing

En la fa­cha­da, le­tre­ro di­se­ña­do por Phi­lip­pe Ape­loig. Arri­ba, en­tra­da que da al pa­tio con el mí­ti­co lo­go con sus ini­cia­les que hi­zo Cas­san­dre en 1961. En la otra pá­gi­na: De­ta­lle de la cons­truc­ción que re­cuer­da los pa­tro­nes de Yves Saint Lau­rent.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.