MUESTR A DE CO­LOR Una ex­po en Bur­deos co­mi­sa­ria­da por Pie­rre Char­pin ex­plo­ra la re­la­ción en­tre cro­ma­tis­mo y de­sign.

Una ex­po­si­ción en el MADD de Bur­deos ex­plo­ra el di­se­ño des­de el pris­ma del co­lor. El crea­dor Pie­rre Char­pin co­mi­sa­ría una par­te: pu­ra ex­plo­sión cro­má­ti­ca y sen­so­rial. DI­SE­ÑO

AD (Spain) - - News - por rocío ley fo­tos: al­ber­to he­ras

De pe­que­ño, los co­lo­res eran las co­sas en sí mis­mas. No eran sus nom­bres (ro­jo, azul, ver­de), sino avis­pas, fram­bue­sas, se­tas, flo­res...”. De es­tas pa­la­bras de Et­to­re Sot­tsass par­te la ex­po­si­ción Oh couleurs! en el Mu­sée des Arts Dé­co­ra­tifs et du De­sign (MADD) de Bur­deos. Su ob­je­ti­vo es ana­li­zar el di­se­ño des­de el pun­to de vis­ta del co­lor. “Es es­cu­rri­di­zo, efí­me­ro, nun­ca de­fi­ni­ti­vo, cam­bia con el tiem­po, con la luz y de­pen­de del con­tex­to y de los otros to­nos que es­tén cer­ca –co­mien­za Cons­tan­ce Ru­bi­ni, di­rec­to­ra del mu­seo y co­mi­sa­ria de la mues­tra–. Per­te­ne­ce al mun­do de las ideas, más que al de lo real. Y sin em­bar­go, de­ter­mi­na en gran par­te nuestra re­la­ción con los ob­je­tos. Gra­cias a él apre­cia­mos sus for­mas y vo­lú­me­nes, con­fie­re vi­da y ener­gía, de­fi­ne la fun­ción, in­den­ti­fi­ca, co­mu­ni­ca. He­mos que­ri­do en­se­ñar es­ta fa­ce­ta”. Ru­bi­ni ha in­vi­ta­do al crea­dor fran­cés Pie­rre Char­pin a que di­se­ñe una par­te dán­do­le car­ta blan­ca (pa­ra­do­jas

de la vi­da). “Era o él o He­lla Jon­ge­rius, que tam­bién es­tá pre­sen­te. Pe­ro de Pie­rre me gus­ta su re­la­ción di­rec­ta con el co­lor: sen­so­rial, ex­pre­si­va, ca­si fes­ti­va. Que­ría que el es­pec­ta­dor se en­fren­ta­ra a un ex­plo­sión cro­má­ti­ca. Y es el ca­so”, pro­si­gue. El re­sul­ta­do es una se­lec­ción de pie­zas tan di­ver­sas co­mo las Su­per­box de Sot­tsass o el mono na­ran­ja de los pre­sos de Guan­tá­na­mo. La ex­po­si­ción se ce­le­bra en la an­ti­gua cár­cel mu­ni­ci­pal, que ser­vía de al­ma­cén pa­ra el mu­seo des­de los 80, y se re­par­te en dos gran­des es­pa­cios cen­tra­les: uno ha­bla de los pig­men­tos, la zo­na di­se­ña­da por Char­pin; y el otro, del fe­nó­meno de la iri­sa­ción, re­pre­sen­ta­do por los es­ca­ra­ba­jos o los ves­ti­dos de Paco Ra­ban­ne. Al­re­de­dor, las vie­jas cel­das ofre­cen una se­rie de salas mo­no­te­má­ti­cas con ob­je­tos o au­to­res que tie­nen mu­cho que de­cir so­bre el te­ma: las ban­de­ras, el plás­ti­co, el rou­ge de la­bios, el ín­di­go de los tex­ti­les ja­po­ne­ses bo­ro, los co­ches Re­nault, Le Cor­bu­sier, Jo­sef Al­bers, Ver­ner Pan­ton o Do­nald Judd. “He te­ni­do ac­ce­so a di­fe­ren­tes teo­rías del co­lor, pe­ro he ol­vi­da­do to­do, has­ta el nom­bre de al­gu­nos de ellos. No he que­ri­do teo­ri­zar o cla­si­fi­car, ni ex­po­ner di­se­ños míos. Aquí, co­mo en mi tra­ba­jo, lo he usa­do de ma­ne­ra in­tui­ti­va, en el or­den de lo sen­si­ble”, re­ma­ta Char­pin. Una es­ce­no­gra­fía que en­tra por los ojos. Has­ta el 5 de no­viem­bre en el MADD. Bur­deos: 39 rue Bouf­fard. www.madd-bor­deaux.fr

“El co­lor es es­cu­rri­di­zo, efí­me­ro, cam­bia con el tiem­po y la luz”. CONS­TAN­CE RU­BI­NI

Pie­rre Char­pin en el si­llón Proust de Alessandro Men­di­ni. Arri­ba, el es­pa­cio pa­ra ni­ños so­bre el ar­tis­ta Jo­sef Al­bers.

La sa­la de­di­ca­da a Ver­ner Pan­ton. Iz­da., tup­per­wa­res de va­rias épo­cas y co­lo­res. Aba­jo, la di­rec­to­ra del MADD, Cons­tan­ce Ru­bi­ni, jun­to a una obra de Vin­cent Beau­rin y, la sa­la de­di­ca­da al co­lor ama­ri­llo del Sur en­tre los mu­ros de la an­ti­gua cár­cel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.