Dé­ja­te SE­DU­CIR

Un vehícu­lo com­pac­to, ele­gan­te, vi­bran­te y mo­derno. El di­se­ño ur­ba­ni­ta del nue­vo Cross­land X de Opel te va a enamo­rar. ¿Y si eli­ges per­so­nal­men­te sus co­lo­res?

AD (Spain) - - Ra­dar -

Spo­ke Art de San Francisco y les mos­tré lo que ha­cía. Aun­que era una com­ple­ta des­co­no­ci­da me pro­pu­sie­ron par­ti­ci­par en la mues­tra Bad Dads, de­di­ca­da a Wes An­der­son, pa­ra la que hi­ce unos dio­ra­mas de Via­je a Dar­jee­ling”. Así pa­só del 2D al 3D, siem­pre en pa­pel “por­que sus po­si­bi­li­da­des son in­fi­ni­tas”. El pre­cio­sis­mo de sus pie­zas hi­zo que En­ter­tain­ment Weekly le pi­die­se una es­ce­na de La La Land,y pron­to otra so­bre El Res­plan­dor. Una nue­va lla­ma­da la con­sa­gró, era The New York Ti­mes y la que­ría pa­ra la por­ta­da del Tues­day Sty­le. A es­to si­guió una ex­po­si­ción en Ga­llery 1988 y co­la­bo­ra­cio­nes con fir­mas co­mo Ch­ris­tian Lou­bou­tin. A pe­sar de to­do, Mar no se de­ja des­lum­brar y se de­tie­ne pa­ra ha­cer uni­ver­sos mí­ni­mos y en­la­ta­dos que ofre­ce a su le­gión de se­gui­do­res. “En mis via­jes com­pro la­tas de con­ser­vas que con­vier­to en dio­ra­mas de ese des­tino. La ins­pi­ra­ción co­mien­za así, co­mien­do”, cuen­ta mien­tras se des­pi­de pa­ra ir­se a su es­tu­dio. “Aho­ra es­toy em­pe­zan­do al­go mu­cho más ín­ti­mo y me­nos ci­ne­ma­to­grá­fi­co”, un pro­yec­to tan per­so­nal que de mo­men­to so­lo lo co­no­cen sus pa­pe­les y sus ti­je­ras. www.ma­ri­llus­tra­tions.com

“En mis via­jes com­pro la­tas con­ser­vas de que con­vier­to en dio­ra­mas del des­tino. La ins­pi­ra­ción co­mien­za así, co­mien­do”. mar cer­dà

Sus di­fe­ren­tes lí­neas de di­se­ño le con­fie­ren un as­pec­to a la vez mo­derno y ele­gan­te. Mo­derno, por­que su pro­mi­nen­te pa­rri­lla fron­tal con el Blitz de Opel y sus ca­rac­te­rís­ti­cas lu­ces de­lan­te­ras y tra­se­ras en for­ma de do­ble ala, sub­ra­ya­das por las lí­neas cro­ma­das que par­ten del lo­go le dan la per­cep­ción de di­se­ño y per­so­na­li­dad. Ele­gan­te, por sus re­ves­ti­mien­tos, el pro­tec­tor pla­tea­do de­lan­te­ro y de los ba­jos, y por las mar­ca­das lí­neas la­te­ra­les que, jun­to con el te­cho de efec­to flo­tan­te alar­ga vi­sual­men­te su fi­gu­ra. Y co­mo guin­da, pue­des ele­gir los dos co­lo­res que com­bi­na­rán la ca­rro­ce­ría y el te­cho. El in­te­rior no es me­nos im­pac­tan­te. Tu nue­vo Cross­land X es muy ver­sá­til, pues ade­más de con­tar con un am­plio ma­le­te­ro, sus asien­tos son fá­cil­men­te des­li­zan­tes, pa­ra ade­cuar el es­pa­cio a los dis­tin­tos mo­men­tos de tu vi­da: fa­mi­liar, de tra­ba­jo, de ocio... Ade­más, ofre­ce sor­pren­den­tes in­no­va­cio­nes co­mo el Sis­te­ma de Ilu­mi­na­ción Adap­ta­ti­va AFL con tec­no­lo­gía LED, la Cá­ma­ra Pa­no­rá­mi­ca de vi­sión tra­se­ra de 180 gra­dos, el Sis­te­ma de apar­ca­mien­to asis­ti­do sin ma­nos o la fa­ci­li­dad de co­nec­tar y pro­yec­tar tu smartp­ho­ne a tra­vés de las apli­ca­cio­nes Ap­ple Car­play o An­droid Au­to gra­cias a sus sis­te­mas mul­ti­me­dia In­te­lli­link.

Re­pro­duc­ción del co­che-ca­ma de la pe­lí­cu­la Via­je a Dar­jee­ling de Wes An­der­son y, a la dcha., su ver­sión de la ca­fe­te­ría The Spie­gel (1969) de Ver­ner Pan­ton. En­ci­ma, la Loun­ge Chair de los Ea­mes y el mi­ni Ca­ba­non (1951) de Le Cor­bu­sier.

SIEM­PRE VA CON­TI­GO Cual­quie­ra que sea tu es­ti­lo de vi­da, tu Opel Cross­land X adap­ta su es­pa­cio a ti y te per­mi­te es­tar con­tí­nua­men­te co­nec­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.