ÉXO­DO RU­RAL

El an­ti­cua­rio Pa­trick Pe­rrin tie­ne en Com­por­ta un pa­raí­so en el que li­be­rar­se de for­ma­lis­mos. Mue­bles hu­mil­des y ar­te­sa­nía lo­cal com­po­nen su idí­li­ca vi­da de cam­po.

AD (Spain) - - Con­tents - es­ti­lis­mo: ca­ro­li­na ir­ving fo­tos: matt­hieu sal­vaing tex­to: ma­rie da­ba­die

P ro­bad a cam­biar Gs­taad por Com­por­ta”, les pro­pu­sie­ron unos ami­gos a Pa­trick y Va­len­ti­ne Pe­rrin. Acep­ta­ron es­cép­ti­cos y en ju­lio de 2011 allí fue­ron apro­ve­chan­do las va­ca­cio­nes de ve­rano. “No co­no­cía­mos la zo­na en ab­so­lu­to, pe­ro he na­ci­do en las Lan­das, en la cos­ta del Su­des­te de Francia, y al ver la are­na, el Atlán­ti­co, el pai­sa­je... El fle­cha­zo fue in­me­dia­to”, re­cuer­da Pa­trick. Se pu­sie­ron a bus­car una par­ce­la, y so­lo unos me­ses más tar­de ya eran pro­pie­ta­rios de un te­rreno de más de 30.000 m2 co­no­ci­do co­mo Quin­ta dos Pin­hei­ros. No ha­bía ca­sa, pe­ro sa­bían que no que­rían una mo­der­na, sino que si­guie­ra la es­té­ti­ca lo­cal. Así le­van­ta­ron seis cons­truc­cio­nes di­fe­ren­tes co­mu­ni­ca­das en­tre sí, de­di­ca­das al­ter­na­ti­va­men­te al co­me­dor, la co­ci­na, el sa­lón, los dor­mi­to­rios pa­ra ellos y sus cua­tro hi­jos, Paul, Louis, Ma­rie y At­hi­na. Pe­rrin es miem­bro de una di­nas­tía de an­ti­cua­rios pa­ri­si­nos, él es la cuar­ta ge­ne­ra­ción (la ga­le­ría que lle­va su ape­lli­do en la Rue Fau­bourg Saint­ho­no­ré es to­da una ins­ti­tu­ción), por lo que des­de el prin­ci­pio su­po có­mo ma­te­ria­li­zar sus ideas. Creó un equi­po for­ma­do por el ar­qui­tec­to por­tu­gués Ale­xan­dre Ru­fino del es­tu­dio de Nuno Car­val­ho, lla­mó a los in­terio­ris­tas Da­niel Su­du­ca y Thierry Mé­ri­llou de Ga­le­rie Saint Jac­ques en Tou­lou­se y, por úl­ti­mo, al pai­sa­jis­ta bel­ga Phi­lip­pe de Bon­court. Si su re­si­den­cia pa­ri­si­na es­tá re­ple­ta de con­tun­den­tes pie­zas he­re­da­das, te­so­ros de la fe­ria de an­ti­güe­da­des y ar­te con­tem­po­rá­neo PAD (Pa­vi­llon des Arts et du De­sign), que fun­dó ha­ce 22 años, jun­to con óleos clá­si­cos de Le Brun, Fra­go­nard o Mi­llet, pa­ra es­te re­fu­gio se de­can­tó por la pu­re­za y la sim­pli­ci­dad. “Nues­tro ob­je­ti­vo era en­con­trar el equi­li­brio en­tre lo ru­do y lo delicado, en­tre lo bá­si­co y lo re­fi­na­do”, pun­tua­li­za el pro­pie­ta­rio. Los de­co­ra­do­res, ade­más, son co­no­ce­do­res de la es­té­ti­ca de lu­gar, don­de tam­bién tie­nen sus pro­pias ca­sas de ve­ra­neo, por lo que sa­bían a qué ar­te­sa­nos lo­ca­les y a qué bro­can­tes re­cu­rrir. “Pa­ra com­po­ner un in­te­rior chic, pe­ro de una ma­ne­ra lú­di­ca, en el que pre­do­mi­nan los co­lo­res blan­cos y are­na, la ma­de­ra, la cuer­da y las fi­bras na­tu­ra­les”, di­ce Mé­ri­llou. En el ex­te­rior Bon­court plan­teó un pai­sa­je sil­ves­tre que al­ber­ga el rin­cón fa­vo­ri­to de la fa­mi­lia, un pa­tio cen­tral con una fuen­te y un pa­ra­guas que la pro­pia na­tu­ra­le­za ha crea­do con las ra­mas de los pi­nos. Ade­más de nu­me­ro­sas pér­go­las, te­rra­zas ba­jo te­chos de ca­ñi­zo y otras des­cu­bier­tas en­tre ár­bo­les que dis­fru­tan to­do el año. El con­jun­to mez­cla la es­té­ti­ca de gran­ja y pe­que­ña al­dea lu­sa, po­ten­cia­do por vi­gas de ma­de­ra, te­chos de caña y pa­ne­les de bam­bú. Una aus­te­ri­dad so­lo ro­ta por to­ques co­mo la fa­mi­lia de can­gre­jos y lan­gos­tas que ha­bi­tan la co­ci­na, o la co­lec­ción de ja­rro­nes, ja­rras y cán­ta­ros de ce­rá­mi­ca por­tu­gue­sa del XIX y prin­ci­pios del XX que lle­nan las es­tan­te­rías y que pa­re­cen mul­ti­pli­car­se gra­cias al re­fle­jo de las do­ce­nas de es­pe­jos de bam­bú que apa­re­cen co­mo cons­te­la­cio­nes en las pa­re­des. “El 90% de es­tos ob­je­tos los es­co­gió mi mu­jer y me apa­sio­nan, no sa­bría de­cir cuál de to­das es­tas pie­zas me gus­ta más”, co­men­ta Pa­trick sa­tis­fe­cho, so­bre to­do con el re­sul­ta­do de la co­ci­na, don­de se re­la­ja pre­pa­ran­do el pes­ca­do que com­pra en Ca­rras­quei­ra y que con­di­men­ta con ver­du­ras de su huer­to. “An­tes de co­mer me doy un cha­pu­zón en la pis­ci­na y lue­go me echo una sies­ta, por­que ma­dru­go mu­cho. Al atar­de­cer, un lar­go ba­ño en el océano Atlán­ti­co. No me gus­ta que se aca­ben es­tos días”, di­ce sa­bien­do que en­ten­de­mos ese in­ten­to de quien bus­ca la fór­mu­la de alar­gar es­ta vi­da idí­li­ca. ga­le­rie­pe­rrin.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.