TO­CAN­DO LÍ­MI­TES Una ca­sa de vi­drio, re­fu­gios en ci­mas de mon­ta­ñas... El es­tu­dio es­lo­veno OFIS desafía al más di­fí­cil to­da­vía.

Los es­lo­ve­nos OFIS Ar­hi­tek­ti com­bi­nan prag­ma­tis­mo y es­pec­ta­cu­la­ri­dad en ca­sas que apues­tan por el más di­fí­cil to­da­vía. Con su úl­ti­ma obra, La Ca­sa del De­sier­to en Gra­na­da, han he­cho del vi­drio un ma­te­rial de cons­truc­ción más.

AD (Spain) - - Contents - por eduardo in­fan­te

Una ca­sa he­cha ín­te­gra­men­te de vi­drio, re­fu­gios a mi­les de me­tros de al­tu­ra, vi­vien­das trans­por­ta­bles... El tra­ba­jo de los ar­qui­tec­tos es­lo­ve­nos Špe­la Vi­dec­nik y Rok Oman de OFIS Ar­hi­tek­ti es tan di­fí­cil de en­ca­si­llar co­mo los re­tos, al­gu­nos de ellos ex­tre­mos, que han afron­ta­do en su ca­rre­ra de más de 20 años. “A fi­na­les de los 90, cuan­do ter­mi­né de es­tu­diar y co­no­cí a mi so­cio en la Uni­ver­si­dad de Liu­blia­na, Es­lo­ve­nia era un buen lu­gar pa­ra la ar­qui­tec­tu­ra por­que ha­bía mu­cha li­ber­tad. Co­men­za­mos ga­nan­do com­pe­ti­cio­nes de vi­vien­das o la ex­ten­sión de un es­ta­dio de fút­bol”, ex­pli­ca Špe­la. Tras for­mar­se en Lon­dres, en 2001 se die­ron cuen­ta de que aque­llo “era una apues­ta de fu­tu­ro” y se cen­tra­ron en cons­truc­cio­nes con una vi­sión “fí­si­ca y poética” en las que com­bi­nan di­se­ños “dra­má­ti­cos y de for­mas sen­ci­llas”. “Lo que siem­pre tie­nen en co­mún es nues­tra pa­sión y la in­ves­ti­ga­ción que ha­ce­mos con los ma­te­ria­les, que es­co­ge­mos de­pen­dien­do del en­car­go y mu­chas ve­ces ba­sán­do­nos en la

tra­di­ción”, re­sal­ta la arquitecta. Du­ran­te la cri­sis, de­ci­die­ron abrir su aba­ni­co a nuevos clien­tes, lo que les per­mi­tió ca­pear el tem­po­ral eco­nó­mi­co y aco­me­ter obras pe­que­ñas pe­ro lla­ma­ti­vas. “Vi­mos que po­día­mos co­nec­tar di­fe­ren­tes spon­sors, al­gu­nos de ellos fir­mas de ma­te­ria­les o de cons­truc­ción, que ade­más nos su­po­nían un desafío”. Así, na­ció el mó­du­lo ins­ta­la­do so­bre la mon­ta­ña es­lo­ve­na de Ka­nin, en el que se en­fren­ta­ron a di­fi­cul­ta­des co­mo la na­tu­ra­le­za del es­pa­cio, ais­la­do y pro­te­gi­do: su mo­des­to vo­lu­men de ma­de­ra com­pac­to que cuel­ga so­bre el va­lle se tu­vo que ins­ta­lar con he­li­cóp­te­ros de las Fuer­zas Ar­ma­das. Del mis­mo mo­do tras­la­da­ron un refugio en el mon­te Sku­ta, uno de los más al­tos de su país y a 2.539 me­tros de al­tu­ra, que re­qui­rió la par­ti­ci­pa­ción de has­ta se­sen­ta per­so­nas pa­ra si­tuar­lo en la ci­ma. Su úl­ti­mo pro­yec­to ha si­do igual de ra­di­cal: La Ca­sa del De­sier­to, una vi­vien­da au­to­su­fi­cien­te, ín­te­gra­men­te de pie­zas de vi­drio Guar­dian Glass, ubi­ca­da en el de­sier­to del Go­ra­fe de Gra­na­da, un pa­ra­je ex­tre­mo en el que las tem­pe­ra­tu­ras pue­den va­riar has­ta 50 gra­dos de­pen­dien­do de las es­ta­cio­nes. “Lo más di­fí­cil fue po­ner la ca­sa allí, las pie­zas tu­vie­ron que ha­cer­se en Es­lo­ve­nia y se lle­va­ron a Es­pa­ña por ca­rre­te­ra –con­ti­núa Špe­la–. Ade­más, la es­truc­tu­ra de­bía ser de cris­tal y ha­bi­ta­ble, sin ai­re acon­di­cio­na­do”. Aho­ra, los dos ar­qui­tec­tos, que tam­bién ejer­cen de pro­fe­so­res en la uni­ver­si­dad de Har­vard, es­tán tra­ba­jan­do en un com­ple­jo de gim­na­sia y de hoc­key en Mos­cú, en la re­for­ma de un es­ta­dio y en otra nue­va gua­ri­da ais­la­da en las mon­ta­ñas con el que, una vez más, se atre­ven a desafiar el lí­mi­te de lo im­po­si­ble. www.ofis-a.si

“El ma­yor re­to fue si­tuar ca­sa la en el de­sier­to: las pie­zas se hi­cie­ron Es­lo­ve­nia en y se lle­va­ron por ca­rre­te­ra”. ŠPE­LA VIDEČNIK

Ac­ción! Co­mo en un ro­da­je co­mien­za sus pro­yec­tos Ramy Fis­chler, el crea­dor bel­ga, na­ci­do en Tel Aviv en 1978 y afin­ca­do en Pa­rís, que re­co­no­ce que los mé­to­dos del sép­ti­mo ar­te han mar­ca­do su for­ma de tra­ba­jar. De ahí que sus di­se­ños se mue­van en­tre la fic­ción y otras dis­ci­pli­nas con las que co­la­bo­ra co­mo la mú­si­ca, la pro­gra­ma­ción o la me­di­ci­na. “El in­ter­cam­bio de ideas, la in­ves­ti­ga­ción y la ex­pe­ri­men­ta­ción son fun­da­men­ta­les pa­ra ins­pi­rar­me, pa­ra in­no­var y pa­ra el desa­rro­llo de nues­tro ofi­cio”, ex­pli­ca es­te au­tor gra­dua­do en 2001 en la fran­ce­sa ENSCI-LES Ate­liers. Allí fue des­cu­bier­to por Pa­trick Jouin, que le in­cor­po­ró a su es­tu­dio has­ta que en 2011 se in­de­pen­di­zó pa­ra fun­dar el su­yo pro­pio: RF Stu­dio. Aho­ra in­ven­ta mo­bi­lia­rio, co­mo su lí­nea Nº1, en el que la ma­de­ra mol­dea­da, el cue­ro, el cris­tal o el már­mol com­po­nen so­fás, me­sas, ban­cos o es­cri­to­rios so­fis­ti­ca­dos, mi­ni­ma­lis­tas y con cier­to ai­re de pe­lí­cu­la fu­tu­ris­ta. “Es­toy con­ven­ci­do de que la tec­no­lo­gía es la ar­te­sa­nía del ma­ña­na”, pun­tua­li­za el di­se­ña­dor del año de la pró­xi­ma edición 2018 de la fe­ria Mai­son & Ob­jet, don­de mon­ta­rá un stand de­co­ra­do con al­gu­nos de sus ico­nos. Tam­bién fir­ma in­te­rio­res co­mo el de la pri­me­ra per­fu­me­ría de Her­mès en Man­hat­tan, jun­to al es­tu­dio RDAI, el del res­tau­ran­te Re­fet­to­rio, en el só­tano de la igle­sia de La Ma­de­lei­ne, o la crea­ción de la es­ce­no­gra­fía de Ham­let que es­tre­na­rá el pró­xi­mo di­ciem­bre en la Opé­ra Co­mi­que, es­tos úl­ti­mos en Pa­rís. Es­ce­nas de un guión que Fis­chler no ha he­cho más que co­men­zar a ro­dar. rfs­tu­dio.fr

“Es­toy con­ven­ci­do de que la TEC­NO­LO­GÍA es la AR­TE­SA­NÍA del ma­ña­na”. ramy fis­chler

Si­lla y ta­bu­re­te Livry de ha­ya y, a la iz­da., me­sa con ta­bu­re­tes Lutry, am­bos de su co­lec­ción Nº1. Arri­ba, bu­ta­ca de fi­bra de vi­drio y es­cri­to­rio col­gan­te de la se­rie He­te­ro­to­pia y Ramy Fis­chler en su es­tu­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.