ICONO DE CEMENTO Spa­ce Co­pen­ha­gen re­vi­ta­li­zan el ho­tel SAS de Ar­ne Ja­cob­sen sin rom­per su pio­ne­ro es­pí­ri­tu de­sign.

El mí­ti­co SAS de Ar­ne Ja­cob­sen, el pri­mer ho­tel de­sign del mun­do, se rear­ma es­té­ti­ca­men­te gra­cias al ta­len­to del dúo Spa­ce Co­pen­ha­gen, que ha re­vi­ta­li­za­do su es­pí­ri­tu sin con­ta­mi­nar­lo.

AD (Spain) - - Contents - por it­ziar na­rro

N

o es so­lo un ho­tel; es EL ho­tel; el pri­me­ro de di­se­ño del mun­do, di­cen, por­que el ge­nial ar­qui­tec­to da­nés Ar­ne Ja­cob­sen se lo in­ven­tó y vio có­mo se cons­truía en Co­pen­ha­gue en­tre 1956 y 1960. Ca­si 60 años des­pués, el SAS de to­da la vida, aho­ra Ra­dis­son Blu Ro­yal, cam­bia de ca­ra y se mo­der­ni­za gra­cias al buen ha­cer de dos com­pa­trio­tas, Sig­ne Binds­lev Hen­rik­sen y Pe­ter Bund­gaard Rüt­zou, los fun­da­do­res de Spa­ce Co­pen­ha­gen, un es­tu­dio de in­terio­ris­mo que crea tam­bién mue­bles pa­ra Fritz Han­sen, Georg Jen­sen o Gu­bi, en­tre otros. No eran vír­ge­nes en el mun­do ho­te­le­ro. Su pri­me­ra vez fue con el 11 Ho­ward en 2016, en el co­ra­zón de Man­hat­tan, pe­ro la trans­cen­den­cia de es­te icono de su tie­rra, crea­do ini­cial­men­te pa­ra la com­pa­ñía aé­rea na­cio­nal Scan­di­na­vian Air­li­nes Sys­tem, de ahí su nom­bre, es mu­cho ma­yor. “Nos sen­ti­mos muy hon­ra­dos de for­mar par­te de es­te pro­yec­to. El ho­tel es un mito y nues­tra in­ten­ción era con­ser­var su ex­tra­or­di­na­rio ca­rác­ter sin que se con­vir­tie­ra en un museo. Que­ría­mos dar­le una vuel­ta y ha­cer­lo atrac­ti­vo pa­ra la si­guien­te ge­ne­ra­ción”, ex­pli­can. Y así lo han lle­va­do a la prác­ti­ca en las 259 ha­bi­ta­cio­nes y sui­tes, en el lobby, en las sa­las de jun­tas y en el res­tau­ran­te Ca­fé Ro­yal, to­dos con ese to­que poé­ti­co pe­ro tam­bién

atem­po­ral con el que el dúo se sien­te có­mo­do. “El edi­fi­cio es un mag­ní­fi­co ejem­plo de ar­qui­tec­tu­ra del Mo­vi­mien­to Mo­derno y era cru­cial de­ci­dir qué pre­ser­vá­ba­mos y qué re­vi­ta­li­zá­ba­mos pa­ra me­jo­rar la fun­cio­na­li­dad del es­pa­cio”, aña­den. Ja­cob­sen no fue so­lo el res­pon­sa­ble del mis­mo sino de ca­da mi­núscu­lo de­ta­lle, de los mue­bles a la cu­ber­te­ría o los po­mos de las puer­tas, al­go que coin­ci­día con la ob­se­sión por la obra to­tal de otros gran­des que le pre­ce­die­ron co­mo Mies van der Rohe, Le Cor­bu­sier o su con­tem­po­rá­neo Gio Pon­ti. Pa­ra es­te pro­yec­to, ade­más, el da­nés di­se­ñó mu­chas de sus pie­zas más co­no­ci­das, co­mo las bu­ta­cas Egg y Swan y la si­lla Drop, las tres im­pres­cin­di­bles ob­je­tos de de­seo pa­ra cual­quier co­lec­cio­nis­ta que se pre­cie, que aho­ra Fritz Han­sen ha ac­tua­li­za­do con tex­ti­les de Raf Si­mons pa­ra Kva­drat. To­das ellas es­tán pre­sen­tes en la mí­ti­ca ha­bi­ta­ción 606, que per­ma­ne­ce exac­ta­men­te co­mo Ja­cob­sen la ima­gi­nó, de­te­ni­da en el tiem­po. Co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, Spa­ce Co­pen­ha­gen ha se­gui­do los pa­sos del maes­tro con­ci­bien­do mo­bi­lia­rio es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra el lu­gar. Sus bu­ta­cas Loa­fer y sus es­pe­jos Amo­re con­ti­núan el le­ga­do del SAS co­mo un refugio en el que dor­mir ro­dea­do de lo me­jor de la es­té­ti­ca con­tem­po­rá­nea. ra­dis­son­blu.com; spa­cecph.dk

Dcha., el lobby re­no­va­do por Spa­ce Co­pen­ha­gen, que tam­bién di­se­ñó las bu­ta­cas Loa­fer (de­ba­jo) pa­ra el nue­vo bar (dcha.) del ho­tel, edi­ta­das por &tra­di­tion.

De­ba­jo, la sui­te 606 del Ra­dis­son Blu Ro­yal, con las icó­ni­cas si­llas Egg, Drop y Swan que Ar­ne Ja­cob­sen di­se­ñó a fi­na­les de los 50 pa­ra es­te es­ta­ble­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.