GRAN SA­BOR Már­mol, sue­los de es­pi­ga, te­las... Las 2 Mer­ce­des lo­gra­ron que una ca­sa ma­dri­le­ña be­ba del es­plen­dor eu­ro­peo.

To­do de­bía re­cor­dar al glo­rio­so Vie­jo Con­ti­nen­te y Las 2 Mer­ce­des se pu­sie­ron ma­nos a la obra en es­te pi­so del XIX en Ma­drid. Boi­se­ries, már­mol y gran ar­te lo­gra­ron la re­con­quis­ta.

AD (Spain) - - Contents - es­ti­lis­mo: pe­te ber­me­jo tex­to: to­ni to­rre­ci­llas fo­tos: ma­no­lo ylle­ra

na­da se po­día re­cu­pe­rar, pe­ro eso ju­ga­ba a su fa­vor. “Nos en­con­tra­mos tres pa­re­des que te­nía­mos que de­rri­bar y po­co más”, re­cuer­dan Mer­ce­des Pe­ral­ta y Mer­ce­des Val­de­ne­bro (Se­vi­lla, 1983 y 1985), co­no­ci­das co­mo Las 2 Mer­ce­des. Así lle­ga­ron a es­te pi­so en el ma­dri­le­ño ba­rrio de Cor­tes en el que po­dían ha­cer cual­quier co­sa. Su pro­pie­ta­rio, un abo­ga­do y co­lec­cio­nis­ta sud­ame­ri­cano, les in­di­có una úni­ca pre­mi­sa: “Que cuan­do en­tra­ra sin­tie­ra que es­ta­ba en Eu­ro­pa”. El edi­fi­cio, una cons­truc­ción con so­le­ra del XIX, les dio la cla­ve de có­mo lo­grar­lo: ha­bía que de­vol­ver­le su vie­jo es­plen­dor pe­ro mo­der­ni­zán­do­lo. “No em­plea­mos una gran va­rie­dad de ma­te­ria­les, es­co­gi­mos tres im­por­tan­tes que uni­fi­ca­ran: sue­lo de ro­ble en es­pi­ga, boi­se­ries de ma­de­ra pin­ta­da y ba­ños de már­mol Venato. A lo que su­ma­mos pa­re­des en­te­la­das, por­que los in­te­rio­res que­dan mu­cho más aca­ba­dos, dan ese pun­to del Vie­jo Con­ti­nen­te, y por­que te­nía­mos an­to­jo”, ex­pli­can con mu­chí­si­mo hu­mor y to­do su acen­to se­vi­llano. Así trans­for­ma­ron “lo que pa­re­cía un so­lar de 270 m2 con una al­tu­ra de más de tres me­tros” en un apar­ta­men­to bur­gués con un gran hall des­de el que se ac­ce­de al sa­lón con tres bal­co­nes y co­ci­na abier­ta con of­fi­ce. De es­te sa­le un pa­si­llo que da a los tres dor­mi­to­rios con ba­ño en sui­te. To­do lle­va su se­llo con una ex­cep­ción, la co­ci­na de már­mol ne­gro. “El di­se­ño es del clien­te, y tam­bién la elec­ción

de la pie­dra. La ha crea­do co­mo un lu­gar so­cial, abier­to. No pa­ra po­ner­se a pre­pa­rar pu­che­ros”, co­men­tan. Con el in­terio­ris­mo ju­ga­ron a los ex­tre­mos. “Mez­cla­mos mo­derno con pie­za an­ti­gua. Ele­men­tos ca­ñe­ros y vi­bran­tes co­mo las bu­ta­cas Eks­trem de Ter­je Eks­tröm en co­lor mos­ta­za, ca­pa­ces de agi­tar el es­pa­cio más so­brio, obras de ar­te con­tem­po­rá­neas co­mo las fo­to­gra­fías de Ru­di Huis­man, el acrí­li­co cir­cu­lar de Oli­ver John­son o la pin­tu­ra de Hugo Fon­te­la que se con­tra­po­nen a di­se­ños más aus­te­ros co­mo el so­fá de lino, los puristas mue­bles de Fe­li­pe Lind­berg o los óleos de Pa­la­zue­lo que ate­so­ra su pro­pie­ta­rio”, con­clu­yen des­de es­te pi­so con­ver­ti­do en un ma­pa de al­ta geo­gra­fía de­có. www.las2mer­ce­des.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.