EX­TRA­ÑA PA­RE­JA

El dúo sue­co Färg Blan­che in­cu­ba sus pie­zas en un an­ti­guo ga­ra­je de Sö­der­malm, Es­to­col­mo. Ex­pe­ri­men­ta­les y ar­te­sa­nas, fluc­túan en­tre el di­se­ño, el ar­te y la mo­da con la mi­ra­da en el fu­tu­ro.

AD (Spain) - - Octubre 2018 - por isa­bel mar­ga­le­jo

De un ga­ra­je de Es­to­col­mo sa­len las es­cul­tó­ri­cas pie­zas ex­pe­ri­men­ta­les y ar­te­sa­nas de Färg Blan­che.

Una os­cu­ra y em­pi­na­da ram­pa de ce­men­to. En su te­cho una eté­rea lám­pa­ra gi­ra co­mo un der­vi­che mo­vien­do unas fal­di­llas blan­cas. Tras pa­sar de­ba­jo de ella, se lle­ga a un gran es­pa­cio sub­te­rrá­neo y sin ven­ta­nas po­bla­do de ex­tra­ñas cria­tu­ras: ta­bu­re­tes cua­drúpe­dos mór­bi­dos sin ca­be­za, bu­ta­ca­sar­ma­di­llo o es­cul­tu­ras con si­lue­ta de di­plo­do­cus. Es­te ga­ra­je en desuso en el co­ra­zón de Es­to­col­mo es la gua­ri­da del dúo Färg Blan­che, allí con­ci­ben y fa­bri­can sus pro­to­ti­pos y sus mue­bles de edi­ción li­mi­ta­da. Na­da de ar­chi­vos di­gi­ta­les, to­da su tra­yec­to­ria, des­de que se unie­ran en 2010, es­tá aquí en 3D y a ta­ma­ño na­tu­ral: la fa­mi­lia Suc­ces­sion, la F-A-B con sus di­fe­ren­tes mo­de­los de fun­das, que be­ben sin du­da de la mo­da, o la bu­ta­ca Cou­tu­re pa­ra B.D Bar­ce­lo­na de nom­bre re­ve­la­dor. “A am­bos nos fas­ci­na el tex­til y la mo­da, com­prá­ba­mos más li­bros so­bre ella que so­bre di­se­ño –ex­pli­ca Em­ma Blan­che–. A ve­ces so­mos di­se­ña­do­res, otras ar­tis­tas, otras ex­pe­ri­men­ta­mos. No te­ne­mos por­qué ha­cer so­lo pro­duc­tos, po­dría­mos di­se­ñar tam­bién ro­pa, no nos po­ne­mos lí­mi­tes”. Su ins­pi­ra­ción, más que de la con­tem­pla­ción, sur­ge de la in­ves­ti­ga­ción y del ar­te. “Aquí so­mos li­bres pa­ra en­sa­yar sin pen­sar en lo co­mer­cial y lo que apren­de­mos, lo apli­ca­mos a nues­tro tra­ba­jo pa­ra las editoras. Una par­te ali­men­ta a la otra”, re­ma­ta Fre­drik Färg, su me­dia na­ran­ja pro­fe­sio­nal y sen­ti­men­tal. Han desa­rro­lla­do téc­ni­cas

nue­vas pa­ra co­ser la ma­de­ra y el me­tal (sí, lees bien) o pa­ra cons­truir res­pal­dos úni­ca­men­te tex­ti­les, re­sis­ten­tes pe­ro fle­xi­bles, y to­do sin más he­rra­mien­tas que su ca­be­zo­ne­ría. “Pa­ra mí na­da es im­po­si­ble, siem­pre hay una so­lu­ción aun­que sea más lar­ga”, di­ce ella. Aun­que en reali­dad es él quien bus­ca y en­cuen­tra. “El pro­ce­so crea­ti­vo es al­go co­mún pe­ro qui­zá Fre­drik es­tá más en el craf­ting y los te­mas téc­ni­cos y yo me ocu­po más de di­bu­jar y de­fi­nir el con­cep­to. Yo me pre­gun­to ¿por qué? y él se pre­gun­ta ¿có­mo?”. La bu­ta­ca Em­ma pa­ra Gärs­näs fue su de­but en las gran­des li­gas del di­se­ño. La cen­te­na­ria edi­to­ra con­fió en su bi­so­ñez y les en­car­gó en 2013 re­no­var es­te asien­to clá­si­co. “No se lla­ma así por mí –acla­ra Blan­che con hu­mor–. Es­te ti­po de bu­ta­cas pe­que­ñas y fe­me­ni­nas con ca­pi­to­né tie­nen es­te nom­bre en Sue­cia”. Re­de­fi­nie­ron su si­lue­ta y fo­rra­ron sus pa­tas con unos leg gings de ta­pi­ce­ría y su éxi­to pro­pi­ció que el res­to de la in­dus­tria les de­ja­ra de con­si­de­rar unos di­se­ña­do­res mi­no­ri­ta­rios y arty y co­men­za­ra a ha­cer­les en­car­gos mar­cas co­mo Ze­ro Ligh­ting, B.D Bar­ce­lo­na, Pe­ti­te Fri­tu­re, Johan­son o De­sign Hou­se Stock­holm, la ma­yo­ría asien­tos, en los que, un po­co a su pe­sar, les han es­pe­cia­li­za­do. “Pro­po­ne­mos: ‘Que­re­mos ha­cer una me­sa’, y nos di­cen que no, que an­tes me­jor ha­ga­mos una si­lla”, di­ce Fre­drik. Mu­cho tu­vo que ver en ello tam­bién la co­lec­ción Ar­mour mon Amour que pre­sen­ta­ron en un Mi­lán en 2017, si­llas, si­llo­nes, bu­ta­cas o pufs en los que ju­ga­ban al con­tras­te en­tre una apa­rien­cia du­ra de ar­ma­du­ra y una gran mor­bi­dez. En ella ca­da una de las 15 pie­zas fue con­fec­cio­na­da por ellos mis­mos en es­te show­room-ta­ller en so­lo cua­tro me­ses. Mu­chas ho­ras de prue­bae­rror, de di­se­ño va­lien­te que, por lo que cuen­tan, pron­to sal­drán de es­te ga­ra­je pa­ra pro­du­cir­se in­dus­trial­men­te. farg­blan­che.com

fo­tos: pa­blo za­mo­ra

Es­cul­tu­ra de su se­rie Be­yond Cou­tu­re pa­ra el bar de la Stock­holm Fur­ni­tu­re Fair. Dcha., ce­rá­mi­ca Suc­ces­sion pa­ra Pe­ti­te Fri­tu­re y prue­ba de me­tal co­si­do so­bre cue­ro.

Su bu­ta­ca Cou­tu­re pa­ra BD Bar­ce­lo­na, con un res­pal­do se­mi­rrí­gi­do de cha­pas de ma­de­ras co­si­das a má­qui­na co­mo si fue­ran te­la.

Bu­ta­ca de la se­rie Ar­mour mon Amour de 2017 y es­pe­jo de la­tón y me­tal. Dcha., ver­sión Fly de su si­lla F-A-B, de ma­de­ra y cos­tu­mi­za­ble con di­fe­ren­tes ac­ce­so­rios tex­ti­les.

Bu­ta­ca Em­ma pa­ra Gärs­näs y, de­ba­jo, rin­cón del ta­ller con pro­to­ti­pos y si­lla de me­tal y cue­ro co­si­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.