Viet­nam

A TRA­VÉS DE SUS ARO­MAS

Aire Libre - - Portada -

Arro­za­les eter­nos, mes­ti­za­je cul­tu­ral...

Arro­za­les eter­nos, mes­ti­za­je cul­tu­ral... y la bahía más be­lla del mun­do

iet­nam es uno de los des­ti­nos de mo­da. El país se ha ga­na­do es­tar en las pri­me­ras po­si­cio­nes de los más vi­si­ta­dos en el Sud­es­te Asiá­ti­co. No es ca­sua­li­dad que es­té ex­pe­ri­men­tan­do au­men­tos de tu­ris­tas del 14% por cien­to anual y que pue­da lle­gar a 15 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes ex­tran­je­ros en dos o tres años. Sus atrac­ti­vos son ca­si in­fi­ni­tos: una di­ver­si­dad cul­tu­ral que com­bi­na si­glos de his­to­ria lo­cal, chi­na y fran­ce­sa, arro­za­les eter­nos, pla­yas pa­ra­di­sía­cas, pai­sa­jes na­tu­ra­les en­tre los más be­llos del mun­do, co­mo la Bahía de Ha­long, com­pras de to­do ti­po y una de las me­jo­res gas­tro­no­mías.

Des­cu­brir los se­cre­tos de Viet­nam re­quie­re va­rias se­ma­nas, pe­ro ca­si na­die tie­ne tan­to tiem­po, así que hay que pres­cin­dir de al­gu­nas co­sas y cen­trar­se en lo esen­cial. Proponemos un re­co­rri­do en diez eta­pas que per­mi­ti­rá pa­sar de las pla­yas pa­ra­di­sía­cas de Nha Trang en el sur, al ar­chi­pié­la­go kárs­ti­co de la bahía de Ha­long, en el nor­te, vi­si­tan­do tam­bién sus ciu­da­des más im­por­tan­tes.

Vi­bran­te Sai­gón. Em­pe­za­mos por la ciu­dad de Ho Chi Minh, tam­bién co­no­ci­da co­mo Sai­gón. Es la ur­be más vi­bran­te y di­ná­mi­ca de Viet­nam. En­tre las vi­si­tas im­pres­cin­di­bles es­tá la Ofi­ci­na Cen­tral de Co­rreos que fue cons­trui­da a fi­na­les del si­glo XIX y la ré­pli­ca de la Ca­te­dral de Nô­tre Da­me que se si­túa jus­to en­fren­te. Tam­bién el Mu­seo de los Crí­me­nes de la Gue­rra, el Pa­la­cio de la Reuni­fi­ca­ción y el Mu­seo de las Me­di­ci­nas Tra­di­cio­na­les. La vi­si­ta de Sai­gón se­ría incompleta si no se in­clu­ye el mercado de Ben Thanh, con­si­de­ra­do el pun­to más cén­tri­co de es­ta ciu­dad. Es­tea ciu­dad es tam­bién el me­jor lu­gar pa­ra disfrutar de la gas­tro­no­mía viet­na­mi­ta, una de las más ri­cas y di­ver­sas del Sud­es­te Asiá­ti­co. En la an­ti­gua Sai­gón se le da una vuel­ta de tuer­ca a la co­mi­da tra­di­cio­nal viet­na­mi­ta pa­ra crear pla­tos de co­ci­na crea­ti­va. Op­cio­nes ex­qui­si­tas son el res­tau­ran­te Com Niêu Sài Gòn o The Deck Sai­gon. Im­pres­cin­di­ble en un via­je a Viet­nam pro­bar el Ph?, la so­pa de nood­les más fa­mo­sa y de­li­cio­sa del país.

Ca­pi­tal del Del­ta. Des­de Sai­gón, re­co­rrien­do unos cien ki­ló­me­tros, se lle­ga a Ben Tre, una de las ciu­da­des más im­por­tan­tes del del­ta del Me­kong y con­si­de­ra­da el gra­ne­ro de arroz más gran­de de Viet­nam. Me­kong en el idio­ma viet­na-

mi­ta se di­ce Cuu Long (nue­ve dra­go­nes) por­que a lo lar­go del país, di­cho río se di­vi­de en va­rios afluen­tes que desem­bo­can al mar a tra­vés de nue­ve es­tua­rios. An­tes de vi­si­tar­lo mu­cha gen­te ima­gi­na que se pa­re­ce­ría a una gran jun­gla sal­va­je atra­ve­sa­da por va­rias co­rrien­tes, co­mo el Ama­zo­nas, pe­ro la ver­dad es muy dis- tin­ta. La zo­na es muy ver­de y exu­be­ran­te, lle­na de co­co­te­ros, pal­mas de aguas, ár­bo­les fru­ta­les y per­ma­nen­te­men­te ocu­pa­da por la vi­da flo­tan­te de los lo­ca­les.

Abun­dan los bar­cos y pequeñas ca­noas lle­nos de fru­tas y mer­can­cías, pes­ca­do­res, tra­ba­ja­do­res cons­tru­yen­do ca­sas a la ori­lla del río... Hay que re­co­rrer la zo- na en bar­co o en bar­ca a re­mos, atra­ve­san­do pe­que­ños ca­na­les, has­ta unos ta­lle­res lo­ca­les don­de se pro­du­cen ca­ra­me­los, acei­te, re­cuer­dos pro­ve­nien- tes del co­co y es­te­ras te­ji­das de pa­pi­ro. Hay que ha­cer un al­to pa­ra pro­bar el pez de ore­ja de ele­fan­te que se fríe cru­jien­te y en­vuel­to con hier­bas, ver­du­ras y ver­mi-

ce­lli blan­co en una ho­ja de arroz for­man­do un ti­po de ro­lli­to. El pla­to pa­re­ce sim­ple pe­ro es ri­quí­si­mo, man­te­nien­do el sa­bor au­tén­ti­co de los in­gre­dien­tes.

El Del­ta del Me­kong. El río Me­kong es uno de los más gran­des del mun­do. Na­ce en Chi­na y desem­bo­ca al mar des­de Viet­nam, don­de for­ma un in­men­so del­ta digno de ex­plo­rar. Jet­cost acon­se­ja pa­sar al me­nos un par de días en Can Tho y al­re­de­do­res. Des­de allí se pue­den ex­plo­rar los in­creí­bles mer­ca­dos flo­tan­tes so­bre el Me­kong y co­no­cer un po­co me­jor la for­ma de vi­da de los viet­na­mi­tas en un en­torno tan es­pe­cial co­mo es­te.

Fon­dos ma­ri­nos de Nha Trang. Un via­je a Viet­nam sin co­no­cer un po­co de su cos­ta no es­ta­ría com­ple­to. Lo me­jor es di­ri­gi­re­se a Nha Trang si se bus­ca sol y mar y disfrutar de pla­yas co­mo Doc Let, Bai Dai o Bai Duong mien­tras se to­ma un re­fres­co de agua de co­co. Hay que re­co­rrer los al­re­de­do­res y des­cu­brir lu­ga­res co­mo las cas­ca­das de Yang Bay o de Ban Ho. Tam­bién se pue­de dar un re­la­jan­te ba­ño en las aguas ter­ma­les en Thap Ba. Ade­más, los adic­tos al bu­ceo o sim­ple­men­te al es­nór­quel, dis­fru­ta­rán con sus fon­dos ma­ri­nos, ya que una de las co­sas más in­tere­san­tes que ha­cer en Viet­nam es ob­ser­var la vi­da ma­ri­na y Nha Trang es el cen­tro de sub­ma­ri­nis­mo más im­por­tan­te del país.

Pa­tri­mo­nios de la Hu­ma­ni­dad. La si­guien­te eta­pa lle­va a la zo­na cen­tral del país. En es­ta par­te se en­cuen­tran via­rios Pa­tri­mo­nios de la Hu­ma­ni­dad ta­les co­mo el Par­que Na­cio­nal de Phong Nha­ke Bang (re­co­no­ci­do en 2003), don­de es­tá la cue­va más gran­de del mun­do, Son Doong; la Ciu­da­de­la Im­pe­rial de Hue ( 1993); el Ba­rrio An­ti­guo de Hoi An (1999) y el San­tua­rio de My Son (1999). Co­no­ci­da co­mo la ciu­dad ama­ri­lla con 2.000 años de an­ti­güe­dad, la ar­qui­tec­tu­ra de Hoi An, mez­cla tem­plos chi­nos con puen­tes ja­po­ne­ses y cons­truc­cio­nes viet­na­mi­tas que han res­pe­ta­do el es­ti­lo pa­ra man­te­ner la ar­mo­nía. Prohi­bi­da al paso de vehícu­los mo­to­ri­za­dos, pa­re­ce que en el cas­co his­tó­ri­co se de­tu­vo el tiem­po a fi­na­les del si­glo XIX, cuan­do los bar­cos de­ja­ron de ac­ce­der a la ciu­dad y po­co a po­co, las nu­me­ro­sas co­lo­nias de co­mer-

cian­tes chi­nos, ja­po­ne­ses, ho­lan­de­ses, por­tu­gue­ses, fran­ce­ses e in­clu­so es­pa­ño­les fue­ron aban­do­nan­do el puer­to. Si hay un sím­bo­lo que re­pre­sen­te a Hoi An, ese es el puen­te ja­po­nés del si­glo XVI, que co­mu­ni­ca el ba­rrio ni­pón con el ba­rrio chino. Por la no­che, la ciu­dad ad­quie­re un tono es­pe­cial gra­cias a la ilu­mi­na­ción de fa­ro­les por to­das par­tes, tan­to en ca­da ca­sa co­mo en las ca­lles.

Tum­bas im­pe­ria­les. Hue fue la an­ti­gua ca­pi­tal de Viet­nam ba­jo la di­nas­tía Ngu­yen y lu­gar de en­te­rra­mien­to de los em­pe­ra­do­res. Has­ta la fe­cha to­da­vía que­dan sie­te tum­bas im­pe­ria­les, en­tre las que des­ta­ca la de Tu Duc, uno de los tra­ba­jos más her­mo­sos de la ar­qui­tec­tu­ra real de la di­nas­tía de los Ngu­yen; con­tie­ne 50 cons­truc­cio­nes en­tre palacios y pa­be­llo­nes y se aso­cia muy bien con la na­tu­ra­le­za. La cons­truc­ción de di­cha tum­ba ne­ce­si­tó has­ta 50.000 sol­da­dos por eso só­lo tar­dó tres años ( 1864 1867). Aquí vi­vie­ron nu­me­ro­sos em­pe­ra­do­res co­mo Gia Long, res­pon­sa­ble de la cons­truc­ción de la im­pre­sio­nan­te Ciu­da­de­la. A ori­llas del río del Per­fu­me, es­ta for­ti­fi­ca­ción, se en­cuen­tra ro­dea­da por un fo­so y en los al­re­de­do­res se eri­gen palacios, tem­plos y pa­go­das de gran es­plen­dor fru­to de lo que en un pa­sa­do fue es­ta ciu­dad. Cen­tro cul­tu­ral, po­lí­ti­co y re­li­gio­so, Hue fue bom­bar­dea­da por las fuer­zas es­ta­dou­ni­den­ses du­ran­te la gue­rra de Viet­nam, de­mo­lien­do la ma­yo­ría de sus edi­fi­cios. No obs­tan­te, mu­chos de ellos han si­do res­tau­ra­dos y en 1993 el lu­gar fue de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unesco.

En la ca­pi­tal, Ha­nói. Con fre­cuen­cia es la puer­ta de entrada en el país y la pri­me­ra im­pre­sión es la de una ciu­dad caó­ti­ca por su trá­fi­co im­pa­ra­ble de mo­to­ci­cle­tas, aun­que to­do pa­re­ce es­tar di­se­ña­do en un per­fec­to y or­de­na­do caos. Las ca­lles del cen­tro de Ha­nói es­tán or- de­na­das se­gún ofi­cios. Hay vías com­ple­tas de­di­ca­das a me­na­je del ho­gar, de­co­ra­ción, co­mi­da ¡e in­clu­so lá­pi­das! Hay mu­cho que ver pe­ro po­co tiem­po. Lo esen­cial es la pa­go­da de Pi­lar Úni­co, el ex­te­rior del Mau­so­leo de Ho Chi Minh y la pla­za de Ba Dinh. Tam­bién el Tem­plo de la Li­te­ra­tu­ra, la pri­me­ra uni­ver­si­dad de Viet­nam. Aun­que la vi­si­ta más es­pe­ra- da es a la par­te del Ba­rrio an­ti­guo de Ha­nói y el la­go de La Es­pa­da Res­ti­tui­da, un re­cur­so sin fin pa­ra aman­tes de la fo­to­gra­fía. Es di­ver­ti­do ir ca­mi­nan­do por la zo­na vien­do có­mo se desa­rro­lla la vi­da co­ti­dia­na de la gen­te de aquí: co­mer en pues­tos ca­lle­je­ros sen­ta­dos en si­llas pe­que­ñi­tas, cen­tros de gim­na­sia y ae­ro­bic al ai­re li­bre en el par­que, mo­tos por to­dos la­dos pe­ro na­die se cho­ca, etc.

Pai­sa­je es­cé­ni­co. Ninh Binh es­tá a 100 ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal de Ha­nói y fue una vez la ca­pi­tal de Viet­nam du­ran­te el reino de Dinh, Ly y Le. Es­ta pro­vin­cia cuen­ta con un pai­sa­je va­ria­do de arro­za­les, ríos y mon­ta­ñas y en ju­nio de

2014, la UNESCO de­no­mi­nó el Com­ple­jo de Pai­sa­je Es­cé­ni­co de Trang An de es­ta pro­vin­cia, Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad. Se sue­le re­co­rrer en bar­cas re­ma­das por mu­je­res lo­ca­les y lla­ma la aten­ción có­mo la gen­te de aquí pue­de re­mar con las pier­nas igual de fá­cil que con las ma­nos. Trang An es real­men­te im­pre­sio­nan­te, se atra­vie­sa un río de agua muy trans­pa­ren­te que per­mi­te ver las al­gas, se cru­zan cue­vas crea­das por el río ba­jo las mon­ta­ñas y se con­tem­pla el pai­sa­je tran­qui­lo y cu­bier­to por el co­lor ver­de.

Los arro­za­les de Sa Pa. Es­ta re­gión se en­cuen­tra si­tua­da en el no­roes­te del país, a 1.500 me­tros de al­ti­tud y es co- no­ci­da no so­lo por sus te­rra­zas de arroz de un ver­de in­ten­so, sino tam­bién por su di­ver­si­dad cul­tu­ral. Aquí con­vi­ven mu­chí­si­mas de sus mi­no­rías ét­ni­cas y una de las op­cio­nes más in­tere­san­tes pa­ra des­cu­brir es­te rin­cón es con­tra­tar los ser­vi­cios de al­gu­nas de las mu­je­res que se ofre­cen pa­ra guiar a los via­je­ros. Ade­más, se pue­de te­ner la opor­tu­ni­dad de hos­pe­dar­se en al­gu­na de sus ca­sas y co­no­cer un po­co más de su cul­tu­ra. La op­ción más có­mo­da pa­ra lle­gar a Sa Pa des­de Ha­nói es el tren noc­turno. Al­gu­nas de las cla­ses en el fe­rro­ca­rril ofre­cen ca­mas dig­nas de un buen ho­tel.

La bahía más be­lla del mun­do. No hay me­jor ma­ne­ra de fi­na­li­zar el via­je por Viet­nam que un cru­ce­ro re­la­jan­te en la Bahía de Ha­long, con­si­de­ra­da por mu­chos co­mo la más be­lla del mun­do, Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad des­de 2012, y con­si­de­ra­da una de las sie­te nue­vas ma­ra­vi­llas del mun­do. Se tar­da unas cua­tro ho­ras en co­che de Ha­nói a Ha­long de ida y otras tan­tas de vuel­ta. En Viet­nam la ru­ta no se mi­de en ki­ló­me­tros, sino en tiem­po. Pe­ro el tra­yec­to me­re­ce la pe­na. Hay que ha­cer una ex­cur­sión en bar­co por es­ta ma­ra­vi­lla de dos mil is­las ca­li­zas que emer­gen de las aguas es­me­ral­da del gol­fo de Ton­kín. Se­gún una le­yen­da un dra­gón las for­mó con sus co­le­ta­zos

de­jan­do es­te fas­ci­nan­te pai­sa­je de ro­cas de ba­se frá­gil. En el pri­mer día del cru­ce­ro se pue­de vi­si­tar una cue­va lla­ma­da Thien Canh Son, aun­que muy po­cos bar­cos lle­van a sus pa­sa­je­ros a es­ta cue­va. Si la tem­pe­ra­tu­ra acom­pa­ña se pue­de to­mar un ba­ño en esas aguas tras­pa­ren­tes, aun­que tam­bién es po­si­ble mon­tar en un ka­yak pa­ra des­cu­brir por tu cuen­ta los al­re­de­do­res. Tras pa­sar la no­che en un ho­tel-bar­co flo­tan­te, el si­guien­te día se va de nue­vo en bo­te de re­mos a vi­si­tar una al­dea flo­tan­te de pes­ca­do­res y una gran­ja de per­las. Se pue­den ha­cer cru­ce­ros por la bahía de has­ta tres días, una ex­pe­rien­cia muy re­co­men­da­ble que per­mi­te apre­ciar to­das la ma­ra­vi­llas de es­te lu­gar.

Có­mo ir a Viet­nam: Con­sul­tan­do el po­ten­te bus­ca­dor de vue­los www.jet­cost.es se com­prue­ba que no hay vue­los di­rec­tos des­de nin­gu­na ciu­dad es­pa­ño­la a nin­gu­na de Viet­nam, siem­pre hay, al me­nos, una es­ca­la. Las com­pa­ñías con me­jo­res precios son: Ae­ro­flot, Qa­tar Air­ways, Emi­ra­tes y Viet­nam Air­li­nes. Pa­ra los re­co­rri­dos in­ter­nos, se acon­se­ja la agen­cia lo­cal Asia­ti­ca Tra­vel (www.asia­ti­ca.com).

Lass barrc­ca­zass de ve­llass occrress y essttrriia­dass rrec­corrrren lla bahíía de Ha­llong,, una de llass Siiet­te Ma­rra­viillllass Nat­tu­rra­lless dell Mun­do..

Ell búf­fa­llo de agua o arrnii ess un grran bó­vii­do prroc­ce­dent­te dell ssu­desst­te as­siiát­tiic­co.. En lla ac­ct­tua­llii­dad sse enc­cuenttrra ttant­to en esst­ta­do ssall­vaj­je cco­mo do­mésst­tiic­co..

Nii­ño viiett­na­miit­ta..

Saii­gon..

Tras unos mo­men­tos de llu­via, al apa­re­cer el ar­co iris, Sa­pa se ilu­mi­na y lu­ce co­mo una tie­rra má­gi­ca, que du­ran­te años ha si­do una fuen­te cons­tan­te de ins­pi­ra­ción poé­ti­ca.

Hang Son Doong Ca­ve, la cue­va más gran­de del mun­do. Ro­dea­da por la es­pe­sa ve­ge­ta­ción del par­que na­cio­nal Phong Nha­Ke Bang, un par­que de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la UNESCO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.