El tren de Cam­pos de Cas­ti­lla ha­ce un gui­ño a la Nu­man­cia en su 2.150 aniver­sa­rio

Aire Libre - - Noticias -

Un gru­po de ac­to­res via­ja en tren a So­ria pa­ra re­pre­sen­tar El Cer­co de Nu­man­cia de Mi­guel de Cer­van­tes. Así co­mien­za su sex­ta tem­po­ra­da el Tren Cam­pos de Cas­ti­lla, una es­ca­pa­da tu­rís­ti­ca y un via­je en el tiem­po que des­de el 13 de ma­yo has­ta el 12 de no­viem­bre nos pro- po­ne des­cu­brir las jo­yas his­tó­ri­cas de una de las tie­rras más des­co­no­ci­das de Es­pa­ña: So­ria, que es­te año ade­más con­me­mo­ra, de una ma­ne­ra muy es­pe­cial, el 2.150 aniver­sa­rio del ase­dio y caí­da de Nu­man­cia a ma­nos del Im­pe­rio Ro­mano.

El Tren Cam­pos de Cas­ti­lla, fru­to de la co­la­bo­ra­ción en­tre el Ayun­ta­mien­to de So­ria y REN­FE, tie­ne su pun­to de par­ti­da en la Es­ta­ción de Cha­mar­tín en Ma­drid, aun­que ad­mi­te nue­vos via­je­ros en las es­ta­cio­nes de Al­ca­lá de He­na­res y Gua­da­la­ja­ra. En su in­te­rior y acom- pa­ña­dos de unos pe­cu­lia­res via­je­ros en el tiem­po, re­tro­ce­de­re­mos 100 años, de for­ma di­ver­ti­da, pa­ra ir des­cu­brien­do los dis­tin­tos li­te­ra­tos que con­vir­tie­ron a So­ria en la “ciu­dad de los poe­tas”. No fal­ta­rán Gus­ta­vo Adol­fo Bécquer, An­to­nio Ma­cha­do o Pío Ba­ro­ja, en­tre

otros, que se en­car­ga­ron de de­jar una hue­lla im­bo­rra­ble a su paso por es­ta tie­rra cas­te­lla­na. En­tre ver­sos, le­yen­das, tra­di­cio­nes y anéc­do­tas di­ver­ti­das de nues­tros per­so­na­jes del Tren Cam­pos de Cas­ti­lla, tam­bién des­cu­bri­re­mos la his­to­ria que ro­dea al ya­ci­mien­to ar­queo­ló­gi­co de la ciu­dad cel­tí­be­ra de Nu­man­cia, a tan só­lo 8 ki­ló­me­tros de la ciu­dad de So­ria. Un hue­so muy du­ro de roer pa­ra el Im­pe­rio Ro­mano has­ta que el ge­ne­ral Es­ci­pión, y tras años de va­nos in­ten­tos, tu­vo la idea de cer­car­la con más de 60.000 sol­da­dos. Du­ran­te on­ce me­ses los nu­man­ti­nos es­tu­vie­ron ais­la­dos has­ta que la situación se hi­zo in­sos­te­ni­ble y fi­nal­men­te ca­ye­ron en ma­nos de los ro­ma­nos. Una ges­ta de gran im­por­tan­cia his­tó­ri­ca y que So­ria quie­re ho­me­na­jear a lo lar­go de es­te año con nu­me­ro­sas ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les co­mo ex­po­si­cio­nes, li­bros con­me­mo­ra­ti­vos, mú­si­ca, poe­sía, de­por­te, vi­deo­jue­gos, etc. aho­ra que se cum­plen 2.150 años de tan mag­na y me­mo­ra­ble caí­da. Ya en nues­tro des­tino, la Es­ta­ción de So­ria, nos aguar­da un tra­di­cio­nal “de­sa­yuno so­riano” pa­ra que los via­je­ros del Tren Cam­pos de Cas­ti­lla re­cu­pe­re­mos fuer­zas con la co­no­ci­da gas­tro­no­mía cas­te­lla­na. To­rrez­nos de So­ria (pro­duc­to con Mar­ca de Ga­ran­tía y em­ba­ja­dor gas­tro­nó­mi­co de So­ria), que­sos, em­bu­ti­dos, Man­te­qui­lla de So­ria (con De­no­mi­na­ción de Ori­gen) y dul­ces, en­tre otras de­li­cias, re­ga­das con los me­jo­res cal­dos de la zo­na, D.O Ri­be­ra del Due­ro. Pos­te­rior­men­te, un guía tu­rís­ti­co se en­car­ga­rá de lle­var­nos por los lu­ga­res más his­tó­ri­cos y em­ble­má­ti­cos de la zo­na. La er­mi­ta de San Sa­tu­rio, pos­tal por an­to­no­ma­sia de es­ta ciu­dad, el mo­nas­te­rio de San Juan de Due­ro don­de Bécquer es­cri­bió al­gu­nas de sus más afa­ma­das y te­rro­rí­fi­cas Le­yen­das, el au­la de Ma­cha­do que se con­ser­va tal y co­mo la de­jó el in­sig­ne pro­fe­sor o la Igle­sia de San­to Do­min­go, con una de las me­jo­res por­ta­das ro­má­ni­cas de Cas­ti­lla y León… Unos re­co­rri­dos que nos ayu­da­rán a co­no­cer en pro­fun­di­dad la his­to­ria y el pa­sa­do de es­ta ciu­dad tan des­co­no­ci­da. Ade­más, los via­je­ros del Tren Cam­pos de Cas­ti­lla po­drán acu­dir gra­tui­ta­men­te al Mu­seo Ca­sa de los Poe­tas en el Ca­sino Nu­man­tino, lu­gar don­de Ma­cha­do pa­sa­ba las tar­des de in­vierno jun­to a su mu­jer Leo­nor o Ge­rar­do Die­go to­ca­ba so­na­tas al piano (ins­tru­men­to que si­gue en uno de sus sa­lo­nes). Du­ran­te la jor­na­da del do­min­go nues­tro via­je ha­cia tiem­pos le­ja­nos no se de­ten­drá y vi­si­ta­re­mos pri­me­ra­men­te la La­gu­na Ne­gra. Un es­pa­cio na­tu­ral pro­te­gi­do de ori­gen gla­cial y del que exis­ten mi­les de le­yen­das co­mo que no tie­ne fon­do. Un mi­to del que el pro­pio An­to­nio Ma­cha­do se hi­zo eco en 1912 en su obra La Tie­rra de Al­var­gon­zá­lez. En es­ta nue­va tem­po­ra­da del Tren Cam­pos de Cas­ti­lla se rea­li­za una pa­ra­da muy es­pe­cial en el ya­ci­mien­to ar­queo­ló­gi­co de Nu­man­cia. Aquí po­dre­mos des­cu­brir los ves­ti­gios de la que fue con­si­de­ra­da co­mo una de las ciu­da­des más im­por­tan­tes de la épo­ca cel­tí­be­ra y ha­cer­nos una idea de pri­me­ra mano de có­mo de­bió ser el ase­dio y aco­so del ge­ne­ral Es­ci­pión y su ejér­ci­to ro­mano. Las ex­ca­va­cio­nes ar­queo­ló­gi­cas nos han des­cu­bier­to que Nu­man­cia guar­da dos ciu­da­des en su in­te­rior. Por un la­do se en­cuen­tran los res­tos de una ur­be de la épo­ca cel­tí­be­ra con una po­ten­te mu­ra­lla re­for­za­da con torreones y, so­bre ella tam­bién exis­ten ves­ti­gios de una es­truc­tu­ra pos­te­rior de la épo­ca ro­ma­na. De ahí su im­por­tan­cia, his­tó­ri­ca y cul­tu­ral. Co­no­ce­re­mos có­mo vi­vían los cel­tí­be­ros de Nu­man­cia, có­mo fue­ron ase­dia­dos por el Im­pe­rio Ro­mano, lo que que­da de es­ta ciu­dad que se con­vir­tió con el tiem­po en sím­bo­lo de Li­ber­tad. Es­ta es nues­tra úl­ti­ma pa­ra­da an­tes de vol­ver al pre­sen­te, aban- do­nar las tie­rras so­ria­nas en tren y re­gre­sar de nues­tro via­je al pa­sa­do. Vol­ver al día a día tras ha­ber dis­fru­ta­do de un fin de se­ma­na en el que se fu­sio­nan gas­tro­no­mía, na­tu­ra­le­za, his­to­ria, li­te­ra­tu­ra, ar­te en una de las jo­yas de nues­tra tie­rra.

Pa­sión vi­vien­te en Oli­va de la Fron­te­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.