El Tren de la Fre­sa ini­cia la tem­po­ra­da 2017

Aire Libre - - Qué, Dón­de, Cuán­do -

Co­mien­za la tem­po­ra­da 2017 del Tren de la Fre­sa, un tren his­tó­ri­co-tu­rís­ti­co que cum­ple 33 años de exis­ten­cia y que se ha con­ver­ti­do en el de­cano de es­te ti­po de tre­nes en Es­pa­ña. En la pre­sen­te campaña -con una pri­me­ra fa­se que se ex­ten­de­rá has­ta el 25 de ju­nio, y una se­gun­da, que ten­drá lu­gar en­tre el 23 de sep­tiem­bre y el 29 de oc­tu­bre- se han pro­gra­ma­do 30 via­jes. Es­tos se rea­li­za­rán, co­mo ya es tra­di­cio­nal, los sá­ba­dos y do­min­gos, in­clu­yen­do la po­si­bi­li­dad de rea­li­zar una visita guia­da al Pa­la­cio Real de Aran­juez, con guías ofi­cia­les de tu­ris­mo de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, y la visita li­bre al Mu­seo de Fa­lúas. Es­te año el tren vol­ve­rá a par­tir de la his­tó­ri­ca es­ta­ción de Prín­ci­pe Pío y en­ca­be­za­rá la com­po­si­ción la lo­co­mo­to­ra eléc­tri­ca 289-015, una má­qui­na his­tó­ri­ca de los años 70 per­te­ne­cien­te al Mu­seo del Fe­rro­ca­rril. Tam­bién vuel­ve a for­mar par­te del Tren de la Fre­sa un co­che de via­je­ros de se­gun­da cla­se per­te­ne­cien­te a una de las pri­me­ras se­ries de co­ches me­tá­li­cos en­car­ga­dos por Ren­fe en­tre 1947 y 1953. La com­po­si­ción del tren la com­ple­tan los tra­di­cio­na­les cua­tro co­ches de ma­de­ra de­no­mi­na­dos ‘Cos­ta’, cons­trui­dos en­tre 1914 y 1930, que cu­brían los ser­vi­cios de cer­ca­nías de la com­pa­ñía MZA (Ma­drid-za­ra­go­za-ali­can­te), un va­gón y un fur­gón y de los años 60 des­ti­na­do en su ori­gen al Je­fe de Tren. No­ve­da­des El pro­gra­ma de es­ta nueva tem­po­ra­da ofre­ce al via­je­ro la po­si­bi­li­dad de ele­gir en­tre cua­tro ru­tas con di­fe­ren­tes pre­cios en fun­ción de las ac­ti­vi­da­des a rea­li­zar en Aran­juez. Ade­más de la tra­di­cio­nal ru­ta con visita guia­da al Pa­la­cio Real y una visita li­bre al Mu­seo de Fa­lúas o la pro­pues­ta pre­sen­ta­da el pa­sa­do año, con un pa­seo por el Ta­jo a bor­do del Bar­co Tu­rís­ti­co de Aran­juez y las vi­si­tas guia­das a los Jar­di­nes del Prín­ci­pe y de la Is­la, pa­ra la nueva campaña el via­je­ro po­drá ele­gir una ter­ce­ra ru­ta que in­clu­ye un via­je a bor­do del Chi­qui­trén, un pequeño tren tu­rís­ti­co que rea­li­za un re­co­rri­do co­men­ta­do por par­te del cas­co his­tó­ri­co y por el gi­gan­tes­co y es­pec­ta­cu­lar Jar­dín del Prín­ci­pe, jun­to con una visita guia­da al Jar­dín de la Is­la. La cuar­ta op­ción con­tem­pla la po­si­bi­li­dad de rea­li­zar el via­je de ida y vuel­ta dis­fru­tan­do de una jor­na­da li­bre por Aran­juez. Es­ta tem­po­ra­da tam­bién se am­plía el tiem­po de es­tan­cia con el fin de que los via­je­ros dis­pon­gan de tiem­po li­bre pa­ra re­co­rrer Aran­juez y dis­fru­tar de los es­ta­ble­ci­mien­tos de res­tau­ra­ción aran­ce­ta­nos, al­gu­nos de ellos con des­cuen­tos pa­ra los via­je­ros del Tren de la Fre­sa. Un ejem­plo de tu­ris­mo cul­tu­ral Más de 170.000 pa­sa­je­ros han via­ja­do a bor­do de los his­tó­ri­cos co­ches de ma­de­ra de Tren de la Fre­sa des­de que en 1984 se pro­mo­vie­ra la idea de re­me­mo­rar el re­co­rri­do del que fue el pri­mer fe­rro­ca­rril de Ma­drid y el se­gun­do de la Pe­nín­su­la. Hoy el re­co­rri­do se ha trans­for­ma­do en un atrac­ti­vo via­je en tren al que se su­man la ri­que­za ar­qui­tec­tó­ni­ca, ar­tís­ti­ca, pai­sa­jís­ti­ca, cul­tu­ral y gas­tro­nó­mi­ca del Real Si­tio de Aran­juez, una ciu­dad que con­ser­va to­do el sa­bor y es­plen­dor de su re­gia his­to­ria. En 2015, la Or­ga­ni­za­ción de Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Edu­ca­ción, la Cien­cia y la Cul­tu­ra (Unesco) dio un pa­so más en la pro­tec­ción y re­co­no­ci­mien­to de la ciu­dad de Aran­juez al de­cla­rar­la co­mo "lu­gar de ex­cep­cio­nal va­lor uni­ver­sal". Cin­co años an­tes, en la Ex­po­si­ción Uni­ver­sal de Shang­hái 2010, el Tren de la Fre­sa fue ele­gi­do pa­ra es­tar

pre­sen­te en el stand de ICOM (Con­se­jo In­ter­na­cio­nal de Mu­seos), don­de se mos­tra­ba la reali­dad de los mu­seos en los cin­co con­ti­nen­tes, co­mo ejem­plo de con­tri­bu­ción de un mu­seo a la re­vi­ta­li­za­ción y el di­na­mis­mo eco­nó­mi­co a tra­vés de un pro­duc­to de tu­ris­mo cul­tu­ral. His­to­ria y cu­rio­si­da­des El Tren de la Fre­sa re­me­mo­ra la pues­ta en mar­cha del pri­mer fe­rro­ca­rril de Ma­drid que unió la ca­pi­tal con el Real Si­tio de Aran­juez. Ese pri­mer tra­mo de ape­nas cin­cuen­ta ki­ló­me­tros era en reali­dad un plan­tea­mien­to es­tra­té­gi­co que na­cía “bus­can­do el mar” y que se pu­do con­so­li­dar gra­cias al te­són y a la osa­día de su pro­mo­tor, el mar­qués de Sa­la­man­ca. Hu­bo va­rios pro­yec­tos an­tes de rea­li­zar­se el de­fi­ni­ti­vo, aus­pi­cia­do por el mar­qués de Sa­la­man­ca, y en to­dos se eli­gió Aran­juez co­mo fi­nal de la lí­nea por­que en aque­lla épo­ca la Cor­te pa­sa­ba gran­des tem­po­ra­das allí y era ci­ta de la aris­to­cra­cia y de las gen­tes re­la­cio­na­das con Pa­la­cio. Las obras de la nueva lí­nea se die­ron por con­clui­das el 8 de fe­bre­ro de 1851 y un día des­pués se ce­le­bró su inau­gu­ra­ción. La pre­sen­ta­ción en so­cie­dad de tan magno acon­te­ci­mien­to se con­vir­tió ca­si en una fies­ta po­pu­lar, da­da la ma­si­va asis­ten­cia de gen­te, con la Rei­na Isa­bel II y la pla­na mayor del Go­bierno, con Bra­vo Mu­ri­llo a la ca­be­za, quie­nes tras la ce­le­bra­ción de una mi­sa en la ca­be­ce­ra de la lí­nea rea­li­za­ron el via­je de ida y vuel­ta com­ple­to. Los ac­tos se pro­lon­ga­ron du­ran­te to­do el día con sen­dos ban­que­tes en Ma­drid y Aran­juez. En un prin­ci­pio, la lí­nea Ma­dri­dA­ran­juez fue con­si­de­ra­da co­mo un me­dio pa­ra el di­ver­ti­men­to de la Cor­te, pe­ro tam­bién sir­vió pa­ra abas­te­cer al mer­ca­do de Ma­drid de las fru­tas y hor­ta­li­zas re­ga­das por el río Ta­jo. Des­de que co­men­zó a fun­cio­nar el ser­vi­cio de es­ta se­gun­da lí­nea pe­nin­su­lar, con­tó con gran acep­ta­ción en­tre la po­bla­ción, fun­da­men­tal­men­te por el en­vío de los pro­duc­tos de la huer­ta ri­be­re­ña a Ma­drid, des­ta­can­do la em­ble­má­ti­ca fre­sa, pro­duc­to por ex­ce­len­cia del Real Si­tio que da nom­bre al Tren. An­tes del ca­mino de hie­rro Ma­drid-aran­juez, el des­pla­za­mien­to du­ra­ba al­re­de­dor de seis o sie­te ho­ras, con una úni­ca di­li­gen­cia al día de no más de vein­te via­je­ros. Des­pués hu­bo tres tre­nes dia­rios con ca­pa­ci­dad de has­ta 690 per­so­nas, con una du­ra­ción de ho­ra y me­dia apro­xi­ma­da­men­te.

El Tren de la Fre­sa ofre­ce 4 ru­tas di­fe­ren­tes.

En Ex­tre­ma­du­ra se ce­le­bra­rá la con­ven­ción so­bre la apli­ca­ción de lo­dos na­tu­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.