EX­TRE­MA­DU­RA GAR­GAN­TA de LOS IN­FIER­NOS, VA­LLE DEL JER­TE

Aire Libre - - Sugerencias -

Una de las ca­mi­na­tas in­dis­pen­sa­bles y ap­tas pa­ra to­dos los pú­bli­cos en el Va­lle del Jer­te es la ru­ta de la Gar­gan­ta de los In­fier­nos que ofre­ce el es­pec­tácu­lo de sus pis­ci­nas na­tu­ra­les de aguas cris­ta­li­nas y que se pue­de ter­mi­nar dis­fru­tan­do con ja­mon­ci­to del bueno y ri­cas pi­co­tas. Es­ta ru­ta de sen­de­ris­mo en Ex­tre­ma­du­ra es, sin lu­gar a du­das, la más po­pu­lar del Va­lle del Jer­te. Qui­zás sea por la be­lle­za de su gran­des po­zas o pi­lo­nes, crea­dos por la fuer­za de la ero­sión del agua en la ro­ca de gra­ni­to, por el go­zo y el dis­fru­te de un ba­ño en aguas cris­ta­li­nas, o bien por­que se en­cuen­tra en el co­ra­zón de la Re­ser­va Na­tu­ral de la Gar­gan­ta del In­fierno. Si el Va­lle del Jer­te es un jar­dín de ce­re­zos y agua cris­ta­li­na, el pa­ra­je de “Los Pi­lo­nes” es el tem­plo don­de el agua ha la­bra­do una es­cul­tu­ra de pi­las, bo­ci­nes, for­mas lo­bu­la­das que se trans­fi­gu­ran con el cam­bio de luz. Ca­da pi­lón tie­ne su cho­rre­ra es­pu­mo­sa que lo lle­na de bur­bu­jas y lo li­ga al pi­lón an­te­rior. Disfrutar del ba­ño re­co­rrien­do sus pi­lo­nes y to­bo­ga­nes, acom­pa­ña­dos por li­bé­lu­las y tru­chas in­vi­si­bles se con­vier­te en un go­zo in­fan­til y un sin­gu­lar pri­vi­le­gio.

Los pi­lo­nes son una de las ri­que­zas de la ru­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.