Bien­ve­ni­do mi­lí­me­tro

Android Magazine - - EN PORTADA -

se tra­ta­ba de un 3.9G, ya que no cum­plía con los re­qui­si­tos mí­ni­mos de ve­lo­ci­dad: 100 Mbps en mo­vi­mien­to (co­ches, tre­nes…) y has­ta 1 Gbps en es­tá­ti­co. No obs­tan­te, de­bi­do a las me­jo­ras que su­po­nía res­pec­to a los es­tán­da­res exis­ten­tes en el mo­men­to de su lan­za­mien­to, se le per­mi­tió el uso de esa dis­tin­ción. Por ello, si­gue sien­do el 4G más ha­bi­tual, con pi­cos de unos 150 Mbps en Es­pa­ña.

Lo que de­be­ría ser el 4G real se lla­ma LTE-Ad­van­ced, a ve­ces apo­da­do co­mo 4G+ o 4.5G. Hoy por hoy, pue­des al­can­zar pi­cos de 300 Mbps en las re­des es­pa­ño­las. Eso sí, ne­ce­si­tas un ter­mi­nal com­pa­ti­ble, una ta­ri­fa ap­ta… y vi­vir en una de las po­cas ciu­da­des con co­ber­tu­ra 4G+. Uno de los pro­ble­mas in­he­ren­tes a las co­mu­ni­ca­cio­nes mó­vi­les ac­tua­les es la frag­men­ta­ción. Hoy en día con­vi­ven mul­ti­tud de es­tán­da­res in­com­pa­ti­bles en­tre sí y, de he­cho, es una de las ra­zo­nes por las que no te va­le con cual­quier mó­vil pa­ra ha­blar en paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos: el re­cep­tor de ra­dio del mó­vil ha de so­por­tar múl­ti­ples re­des y ban­das pa­ra po­der rea­li­zar las di­fe­ren­tes co­ne­xio­nes ne­ce­sa­rias. Con la quin­ta ge­ne­ra­ción se es­pe­ra po­der re­sol­ver el pro­ble­ma pro­por­cio­nan­do un es­tán­dar uni­fi­ca­do pa­ra to­dos los paí­ses. El pro­ble­ma, co­mo siem­pre, es­tá en el es­pec­tro elec­tro­mag­né­ti­co.

El ran­go de fre­cuen­cias al que sue­len ope­rar los es­tán­da­res ac­tua­les abar­ca las ban­das si­tua­das en­tre los 700 MHz y 2.6 GHz. Di­chas ban­das es­tán bas­tan­te sa­tu­ra­das en to­dos los paí­ses, por lo que en­con­trar una ban­da dis­po­ni­ble en to­do el mun­do es una ta­rea com­pli­ca­da: ha­bría que or­ga­ni­zar un es­fuer­zo po­lí­ti­co glo­bal pa­ra li­be­rar esas li­cen­cias, au­men­tan­do los tiem­pos de desa­rro­llo, cos­tes y fuer­zas im­pli­ca­das. A fin de cuen­tas, ¡a na­die le gus­ta­ría vol­ver a te­ner que re­sin­to­ni­zar el TDT!

De­jan­do atrás las ban­das clá­si­cas de te­le­fo­nía, con­si­de­ra­das de ba­ja fre­cuen­cia o mi­cro­on­das, la in­dus­tria es­tá di­ri­gien­do la mi­ra­da ha­cia los es­pec­tros de fre­cuen­cia ex­tre­ma­da­men­te al­ta, co­mo las de 6, 28 o, in­clu­so, la de 38 GHz.

De­bi­do a que las on­das si­tua­das en­tre los 30 y los 300 GHz tie­nen una lon­gi­tud de on­da de en­tre 1 y 10 mi­lí­me­tros, se las sue­le de­no­mi­nar on­das mi­li­mé­tri­cas y pa­re­ce que se­rán las res­pon­sa­bles de dar res­pues­ta a la uni­fi­ca­ción en la quin­ta ge­ne­ra­ción.

Las mi­cro­on­das tie­nen la ven­ta­ja de con­tar con un lar­go al­can­ce, a cos­ta de te­ner una me­nor ca­pa­ci­dad. Es de­cir, lle­gan más le­jos, pe­ro trans­mi­ten me­nos in­for­ma­ción. Con las on­das mi­li­mé­tri­cas pa­sa al con­tra­rio: si bien pue­den trans­mi­tir mu­cha más in­for­ma­ción, su ran­go de al­can­ce es mu­cho me­nor.

Pa­ra com­pen­sar es­te dé­fi­cit, man­te­nien­do y me­jo­ran­do la co­ber­tu­ra exis­ten­te, ha­brá que ins­ta­lar un ma­yor nú­me­ro de an­te­nas. Po­dría su­po­ner un enor­me des­em­bol­so pa­ra in­fra­es­truc­tu­ras, por lo que se es­tán con­si­de­ran­do otras es­tra­te­gias al­ter­na­ti­vas. En vez de re­cu­rrir al mo­de­lo clá­si­co de an­te­nas ma­si­vas pa­ra dar co­ne­xión a un área su­fi­cien­te­men­te am­plia, se es­tá tan­tean­do la po­si­bi­li­dad de usar mi­cro­an­te­nas, se­pa­ra­das en­tre sí 200 o 300 me­tros y que va­yan aco­pla­das a fa­ro­las, por ejem­plo.

Un ma­yor nú­me­ro de cel­das den­tro de la mis­ma su­per­fi­cie po­dría pro­vo­car cier­tos pro­ble­mas en los dis­po­si­ti­vos en mo­vi­mien­to, que po­drían su­frir pér­di­das de pa­que­tes o cor­tes en las lla­ma­das. Pa­ra evi­tar es­to, las mi­cro­an­te­nas de­be­rían es­tar coor­di­na­das con una es­ta­ción ba­se que de­be­ría ac­tuar de an­cla, ga­ran­ti­zan­do una co­ne­xión sos­te­ni­da. Es­te cam­bio de pa­ra­dig­ma tam­bién per­mi­ti­ría la im­ple­men­ta­ción de an­te­nas por soft­wa­re y compu­tación des­cen­tra­li­za­da. Es de­cir, en vez de que ca­da pe­ti­ción de da­tos tu­vie­se que via­jar has­ta la "cen­tra­li­ta" y vol­ver, las co­ne­xio­nes 5G po­drían re­sol­ver gran par­te del trá­fi­co en los no­dos in­me­dia­tos al dis­po­si­ti­vo, re­du­cien­do la la­ten­cia y li­be­ran­do la con­ges­tión en los no­dos prin­ci­pa­les, es­to mis­mo, a su vez per­mi­ti­rá un ma­yor nú­me­ro de co­ne­xio­nes si­mul­tá­neas.

Otro de los be­ne­fi­cios de las cel­das pe­que­ñas se­ría un me­nor con­su­mo en ba­te­ría de los dis­po­si­ti­vos lo que, de pa­so sea di­cho, per­mi­ti­ría que los apa­ra­tos que par­ti­ci­pen en el In­ter­net de las Co­sas pue­dan te­ner ba­te­rías más pe­que­ñas con una au­to­no­mía equi­va­len­te, de es­ta ama­ne­ra se con­se­gui­ría re­du­cir su ta­ma­ño aún más. Y por su­pues­to, ¡tam­bién te per­mi­ti­rá alar­gar la vi­da útil de tu te­lé­fono in­te­li­gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.