Ja­vier Cá­ma­ra

AR - - SUMARIO - Tex­to: DIA­NA ARRASTIA. Fo­tos: PA­TRI­CIA GA­LLE­GO. Estilismo: ÁL­VA­RO FER­NÁN­DEZ-ES­PI­NA.

Con­fe­sio­nes de un ac­tor cer­cano, hu­mil­de y op­ti­mis­ta.

Da­vid True­ba lo ha ele­gi­do pa­ra su úl­ti­ma pe­lí­cu­la y se ha me­ti­do en la piel de un pro­fe­sor de pro­vin­cias. Char­la­mos con el hom­bre bueno y hu­mil­de que se in­tu­ye de­trás de sus per­so­na­jes

Sa­bes cuan­do una pe­lí­cu­la te vie­ne a bus­car?”, me di­ce Ja­vier Cá­ma­ra. De gol­pe y po­rra­zo, la emo­ción de su fra­se se me cue­la en el cuer­po. Y es que Vi­vir con los ojos ce­rra­dos es fá­cil, la nue­va ‘pe­que­ña’ his­to­ria de Da­vid True­ba, le ha ro­ba­do el co­ra­zón al ac­tor gran­de. Y tam­bién su per­so­na­je: un pro­fe­sor de in­glés, oriun­do de Al­ba­ce­te, que en el año 1966 em­pren­dió un via­je has­ta Al­me­ría pa­ra co­no­cer a John Len­non, que ro­da­ba una pe­lí­cu­la en nues­tro país. Aun­que Pe­dro Al­mo­dó­var lo pre­sen­ta­ra al mun­do en Ha­ble con ella, que­da en Ja­vier Cá­ma­ra to­da la esen­cia del es­tu­dian­te, del no­va­to: “Me gus­ta­ría con­ver­tir­me en al­guien me­jor co­mo ac­tor y se­guir mu­chos años en la pro­fe­sión. A me­di­da que va pa­san­do el tiem­po hay al­go que te co­lo­ca en tu si­tio. Si eres un ac­tor dúc­til, que te de­jas lle­var a un lu­gar bo­ni­to y si­gues ha­cién­do­te pre­gun­tas, creo que tu per­so­na­li­dad, la na­tu­ra­li­dad y la fres­cu­ra se re­la­jan. Veo a Héc­tor Al­te­rio y pien­so: ‘Es­te ti­po tie­ne el pe­so de no te­ner nin­gu­na ne­ce­si­dad de con­tar na­da’. Me gus­ta esa fres­cu­ra que da el pe­so de la edad”, con­fie­sa. Años le fal­tan aún, pe­ro no tra­ba­jo. En 2013 ha ba­ti­do su pro­pio ré­cord: “He he­cho cin­co pe­lí­cu­las de las que es­toy muy or­gu­llo­so. Ha si­do un año muy bueno pa­ra mí, por­que nun­ca ha­bía he­cho más de dos. ¡Era un re­to!”. Y lo ha su­pe­ra­do con cre­ces: des­de la co­me­dia más alo­ca­da al dra­ma más ab­so­lu­to, Ja­vier Cá­ma­ra se ha pa­sea­do es­te año por to­dos los gé­ne­ros y re­gis­tros.

Pri­me­ra y obli­ga­da pre­gun­ta: ¿Beatles o Ro­lling Sto­nes? Aho­ra me gustan más los Beatles, por­que siem­pre he si­do más me­ló­di­co, pe­ro cuan­do era jo­ven­ci­to no me gus­ta­ban ni unos ni otros. A mis her­ma­nas, que me lle­van diez años, les en­can­ta­ban los Beatles. Re­cuer­do que sa­ca­ban sus can­cio­nes con la gui­ta­rra y des­pués las can­ta­ban. ¡In­clu­so can­tar en in­glés me pa­re­cía al­go ra­rí­si­mo por aquel en­ton­ces! “Vi­vir es fá­cil con los ojos ce­rra­dos”, di­jo John Len­non en su te­ma Straw­berry Fields Fo­re­ver. ¿Opi­nas lo mis­mo? Me pa­re­ce un himno a un es­ta­do de áni­mo en un mo­men­to vi­tal en que Len­non ne­ce­si­ta­ba rom­per con to­do. Creo que, en los mo­men­tos más du­ros, vi­vir es fá­cil cuan­do cie­rras los ojos, por­que pue­des so­ñar, pen­sar en otra vi­da me­jor, en que to­do lo que has pa­sa­do pue­des su­pe­rar­lo. Aho­ra mis­mo no es fá­cil vi­vir con los ojos abier­tos, por­que hay que po­si­cio­nar­se, opi­nar, en­fren­tar­se a co­sas muy du­ras. Ima­gino que en aquel mo­men­to él que­rría perderse en Al­me­ría, que pa­ra él era co­mo un si­tio oní­ri­co y bu­có­li­co, y se en­con­tró con la ins­pi­ra­ción de es­ta can­ción ma­ra­vi­llo­sa.

Y si los abres bien gran­des, ¿qué es lo que más te asus­ta? La fal­ta de em­pa­tía. Es­ta­mos en una so­cie­dad muy in­di­vi­dua­lis­ta y op­ta­mos por no ver el pro­ble­ma del otro. De re­pen­te de­fen­de­mos cau­sas per­di­das, co­mo en lu­ga­res más le­ja­nos, que tam­bién hay que de­fen­der, sí, pe­ro ce­rra­mos los ojos an­te la más cru­da reali­dad y que­re­mos sal­var otros pla­ne­tas sin preo­cu­par­nos de la gen­te que es­tá al la­do.

An­to­nio, el pro­ta­go­nis­ta de la pe­lí­cu­la, te sien­ta co­mo un guan­te y te de­vuel­ve a esos per­so­na­jes bo­na­cho­nes que tan bien en­ca­jan con tu fí­si­co… Pen­sé mu­cho en es­te per­so­na­je y me pu­se a ver pe­lí­cu­las

de aque­lla épo­ca, co­mo El pa­dre Ma­no­lo, con Ma­no­lo Es­co­bar, y me fi­jé en to­da esa gen­te que ro­dea­ba a los ac­to­res del mo­men­to que, evi­den­te­men­te, lue­go se con­vir­tie­ron en es­tre­llas o que ya lo eran: Laly Sol­de­vi­la, Ma­ría Luisa Pon­te, Jo­sé Luis Ló­pez Váz­quez, Pe­pe Is­bert, Alfredo Landa... Eran per­so­na­jes muy co­ti­dia­nos, bo­na­cho­nes, que ha­bla­ban mu­cho, con mu­cha ges­tua­li­dad, exa­ge­ra­dos pe­ro lle­nos de ter­nu­ra, y una for­ma de interpretar con cier­ta na­tu­ra­li­dad for­za­da. Me gus­ta­ba esa Es­pa­ña de los se­sen­ta que no he vi­vi­do, veía al­gu­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.