Rom­per mol­des

AR - - EN PORTADA -

Ya lo de­cía Sha­ron Sto­ne: “Hay un nue­vo pa­ra­dig­ma gra­cias al que hoy pue­des es­tar con quien te ape­tez­ca. Pue­de ser al­guien ma­yor o más jo­ven”. Una de­cla­ra­ción que con­tie­ne un men­sa­je pre­ci­so y di­rec­to: se es­tán rom­pien­do los vie­jos con­ven­cio­na­lis­mos. Pe­ro, aun­que el fac­tor de cre­ci­mien­to del pa­pel de la mu­jer en nues­tra so­cie­dad ac­tual le per­mi­te ser ca­da vez más li­bre y fle­xi­ble, y vi­vir me­nos su­je­ta a lo es­ta­ble­ci­do, los pre­jui­cios si­guen ga­nan­do la ba­ta­lla en lo que a la re­la­ción de pa­re­ja en­tre una mu­jer con un hom­bre mu­cho más jo­ven se re­fie­re. “Una co­sa es que ca­da vez se vean con más nor­ma­li­dad, so­bre to­do por par­te de otras per­so­nas, y otra que mu­chas mu­je­res vean con na­tu­ra­li­dad enamo­rar­se de un hom­bre sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te más jo­ven. Es más: una cues­tión es man­te­ner un ro­man­ce y otra muy dis­tin­ta enamo­rar­se pro­fun­da­men­te de un hom­bre con diez, quin­ce o vein­te años me­nos y plan­tear­se con él un fu­tu­ro a muy lar­go pla­zo. Se­gu­ro que de lo pri­me­ro hay bas­tan­tes más par­ti­da­rias que de lo se­gun­do”, ex­pli­ca Jor­ge Ba­rra­ca, doc­tor en Psi­co­lo­gía y pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Ca­mi­lo Jo­sé Cela.

Aven­tu­ra fren­te a re­la­ción

Mu­chas son las mu­je­res que se lan­zan a vi­vir un af­fai­re con un hom­bre más jo­ven, pe­ro muy po­cas las ‘va­lien­tes’ que se atre­ven a con­so­li­dar una re­la­ción. Los con­ven­cio­na­lis­mos pe­san. “Las expectativas, los ro­les so­cia­les, lo con­ce­bi­do co­mo nor­mal en el con­tex­to so­cial, la edu­ca­ción re­ci­bi­da... tie­nen mu­chí­si­mo pe­so en có­mo nos sen­ti­mos. La trans­gre­sión es una co­sa puntual, ha­bi­tual­men­te, pe­ro man­te­ner­se cons­tan­te­men­te con­tra­co­rrien­te es bas­tan­te más com­pli­ca­do. Pa­ra eso hay que cam­biar mu­cho”, ana­li­za Ba­rra­ca, quien a tra­vés de su ex­pe­rien­cia en te­ra­pias con mu­je­res de trein­ta a cin­cuen­ta años ex­po­ne la cla­ve pa­ra al­can­zar la fe­li­ci­dad: “Creo pro­fun­da­men­te que mu­chas ve­ces, pa­ra ser fe­liz y lle­var una vi­da ple­na con ma­yor paz, es im­pres­cin­di­ble li­brar­se de de­ter­mi­na­dos con­ven­cio­na­lis­mos so­cia­les. En­tre ellos, que so­lo te rea­li­zas si tie­nes pa­re­ja e hi­jos, que hay que cuidar y no de­jar de tra­tar con tus pa­dres con in­de­pen­den­cia de có­mo se ha­yan por­ta­do con­ti­go o de có­mo se es­tén por­tan­do en es­tos mo­men­tos, que has de te­ner un de­ter­mi­na­do as­pec­to... Las­tres a los que aña­di­ría uno nue­vo: tu re­la­ción de pa­re­ja so­lo es fac­ti­ble con hom­bres de de­ter­mi­na­do ran­go de edad. No es que sea fá­cil tra­ba­jar es­to, lle­va tiem­po, sí, pe­ro es un tra­ba­jo pa­ra ga­nar una li­ber­tad im­pa­ga­ble”, ase­gu­ra el doc­tor en Psi­co­lo­gía. En­ton­ces, la edad, en el amor, ¿real­men­te im­por­ta? “La edad cro­no­ló­gi­ca de un hom­bre y una mu­jer po­co di­ce so­bre la via­bi­li­dad o con­ve­nien­cia de una re­la­ción, y mu­cho me­nos so­bre la po­si­bi­li­dad de que aca­be bien o mal. Una mu­jer y un hom­bre de­ben equi­li­brar­se en su ma­du­rez psi­co­ló­gi­ca, sus in­tere­ses, mo­ti­va­cio­nes, eta­pa vi­tal, de­seos, pro­yec­ción, ener­gía... Y es­tas co­sas pue­den ser in­de­pen­dien­tes de los años”, sos­tie­ne Ba­rra­ca.

1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.