Las 6 cla­ves pa­ra So­bre­vi­vir a tu je­fe

Gri­tos a to­das ho­ras, mi­ra­das que te ful­mi­nan y ór­de­nes im­po­si­bles de cum­plir... Es el día a día con cier­tos je­fes, y an­tes de dar­se a los an­sio­lí­ti­cos es me­jor pro­bar los con­se­jos de Fer­nan­do Ma­ra­ñón en ‘Defiéndete de tu je­fe’ (Ed. Obe­ron)

AR - - TOMA NOTA -

Si tu je­fe es muy im­pul­si­vo…

No en­tres al tra­po. Pa­re­ce que es buen­ro­llis­ta pro­fe­sio­nal, pe­ro de­ba­jo de su apa­rien­cia ex­tro­ver­ti­da se es­con­de un ser ego­cén­tri­co a quien le im­por­ta un ble­do el bie­nes­tar de to­do aquel que no sea él (o ella). Ma­ni­pu­la a su an­to­jo y se con­si­de­ra in­fa­li­ble. ¿Te sue­na? Pues ni se te ocu­rra lle­var­le la con­tra­ria, pe­ro tam­po­co te de­jes ma­ni­pu­lar: sí­gue­le la co­rrien­te y ga­na tiem­po pa­ra que se le pa­se el pron­to.

Si es un nar­ci­sis­ta…

Haz que tus ideas sean su­yas. Si se te ocu­rre una idea mag­ní­fi­ca pue­de que la re­cha­ce por­que no sea su­ya, pe­ro si él ha da­do con la ver­dad de Pe­ro­gru­llo por ins­pi­ra­ción di­vi­na es­pe­ra­rá que to­dos cai­gáis ren­di­dos an­te su su­pi­na in­com­pe­ten­cia. Lo sen­ti­mos, en es­te ca­so, si te quie­res lle­var bien con él, ten­drás que asu­mir que tus bue­nas ideas pa­sa­rán a ser su­yas. La ven­ta­ja es que pue­de que te dé al­gún día li­bre.

Si es un in­mo­vi­lis­ta…

Ve­te de dócil. No te mi­ra a los ojos, le ate­rra ha­cer un mí­ni­mo cam­bio en el día a día de la em­pre­sa, to­do tie­ne que se­guir sus re­glas y tú eres un tor­ni­llo más den­tro de su ca­de­na de mon­ta­je. Pa­ra él la so­cie­dad no exis­te. Pón­se­lo fá­cil: si sa­bes que cam­biar de pro­vee­dor de fo­lios le pro­vo­ca ur­ti­ca­ria, ¿pa­ra qué vas a pro­po­ner­le adop­tar el úl­ti­mo gri­to en ges­tión em­pre­sa­rial? Si­gue su iner­cia y se­rás más fe­liz.

Si es un his­trió­ni­co…

Ríe­le las gra­cias. Po­dría ha­ber si­do ac­tor por­que le en­can­ta exa­ge­rar, en­fa­ti­zar y adop­tar el rol de co­le­ga... cuan­do es sim­ple­men­te tu je­fe. Or­ga­ni­za cons­tan­tes que­da­das y af­ter works pe­ro, ¡ay, ami­ga!, no es ca­paz de to­mar de­ci­sio­nes por sí mis­mo si no cuen­ta con res­pal­do. Si te ha to­ca­do es­te je­fe en suer­te, lo tie­nes fá­cil: ríe­le las gra­cias y pro­cu­ra com­par­tir con él al­gún que otro ca­fé... le en­can­tan los chis­mes.

Ve de hor­mi­gui­ta...

Es el ti­po de em­plea­do pre­fe­ri­do de los je­fes: sa­be en qué con­sis­te su tra­ba­jo y lo desa­rro­lla con dis­ci­pli­na y se­rie­dad. Son ca­pa­ces de to­mar de­ci­sio­nes so­bre la mar­cha aun­que lle­ven so­bre­car­ga de ta­reas, por­que tie­nen cla­ro su co­me­ti­do y fun­cio­nan de ma­ne­ra me­cá­ni­ca. Imí­ta­las, pe­ro no te ol­vi­des de ser, ade­más de efi­cien­te, leal: las hor­mi­gas tie­nen co­mo des­tino fi­nal el hor­mi­gue­ro y no se dis­traen por el ca­mino.

Evi­ta a gan­sos y hie­nas.

Va­gos, egó­la­tras y ma­la gen­te son a me­nu­do los em­plea­dos fa­vo­ri­tos de los je­fes. No ha­cen na­da, pe­ro lo ven­den tan bien que se con­vier­ten en la mano de­re­cha del in­ca­paz de turno. ¡Me­nu­do equi­po! No en­tres en su jue­go y evi­ta com­par­tir la más mí­ni­ma con­fi­den­cia: un desaho­go inopor­tuno por tu par­te se con­ver­ti­rá en un ar­ma de des­truc­ción que usa­rán con­tra ti. No te lle­ves mal con na­die, pe­ro man­tén las dis­tan­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.